La Nube, consecuencia del cambio en un mundo digital

La Nube, consecuencia del cambio en un mundo digital

La revolución digital está siendo gestada por una nueva competencia liderada por empresas que nacieron en un mundo digital que obliga a las compañías tradicionales a transformarse o desaparecer

Por Edson Ugalde | 30 octubre 2015 | Actualidad, Tecnología

SAN FRANCISCO.- Estamos siendo testigos de una disrupción digital sin precedentes. ‘Hay un cambio brutal’, opina Luiz Meisler, vicepresidente ejecutivo de Oracle Latinoamérica.

El rol de los encargados de Tecnologías de la Información está cambiando y la clave para que los proveedores de servicio logren sus objetivos se debe sustentar en la innovación y la renovación. El responsable de TI debe convertirse en un agente de innovación dentro de la empresa.

Los medios digitales han provocado una transformación en todos los ámbitos. Para el caso de la industria de la publicidad, resulta claro cómo las empresas cuentan ahora con medios más efectivos para llegar a sus audiencias.

‘Antes, teníamos solo anuncios de TV, sin dirección; ahora, la revolución digital nos permite conocer al cliente a detalle y desde cualquier canal, lo cual cambia la relación entre éste y la empresa’, opina Meisler.

Anteriormente, las empresas cuando utilizaban la publicidad se conformaban con un 95% de satisfacción del cliente. Ahora, los medios sociales han influido para que se establezcan nuevos niveles de servicio. El cliente interactúa mucho más con los proveedores.

‘El cliente debe contar con una solución que le permita interactuar’, según Meisler. ‘Ahora, un solo tuit te puede matar’, sentencia el ejecutivo.

‘Nosotros en Oracle entendimos esto’, dice Meisler, por lo que han trabajado en el desarrollo de cuatro modelos que permitan a las organizaciones contar con una plataforma completa para su gestión empresarial: IaaS (infraestructura como servicio), SaaS (software como servicio), PaaS (plataforma como servicio) y DaaS (datos como servicio).

nube-cloud-computingEsta oferta otorga a los clientes no solo la infraestructura sino también las aplicaciones, y el costo de propiedad les permite ofrecer un servicio completo para que los usuarios puedan sacar todo el provecho de la infraestructura tecnológica.

 

América Latina, una región con grandes perspectivas

‘Vamos espectacularmente bien en América Latina’, asegura Meisler, quien confía en que el buen camino de la empresa se sustenta en un equipo de ejecutivos con más de 20 años de experiencia.

Según el directivo, el último año fiscal ha sido el mejor en su historia, gracias a una explosión en el crecimiento de la nube y en la ventaja que supone la capacidad de quitar la complejidad en la operación al cliente.

Anteriormente, la firma ofrecía únicamente dos tipos de soluciones enfocadas a grandes corporativos y a pequeñas empresas. Hoy, la misma oferta es accesible para todo tipo de organizaciones, que solamente deben pagar de acuerdo al volumen que requieren. ‘Nuestra tecnología lo hace viable’, dice Meisler.

 

La nube, una consecuencia

‘No es la nube la que va a cambiar al mercado, es el mercado el que debe migrar hacia la nube’, afirma Cyro Diehl, director general de Oracle Brasil, durante una entrevista en el evento Oracle OpenWorld en la ciudad de San Francisco.

Las empresas, en general, cuentan con soluciones antiguas y con sistemas que fueron hechos hace 10 o 15 años y no son capaces de soportar las aplicaciones actuales, que además se ven obligadas a competir en un mundo nuevo; se necesita agilidad, de acuerdo con Diehl.

Las organizaciones necesitan soluciones nuevas y rápidas para un nuevo entorno competitivo. Las industrias tienen que moverse hacia un nuevo mundo digital.

La revolución digital está siendo gestada por una nueva competencia liderada por empresas que nacieron en un mundo digital que está forzando a todas las empresas tradicionales a incorporarse o desaparecer.

‘La nube es la consecuencia del cambio, y no a la inversa’, asegura el directivo.

‘El cambio a la nube no es opcional, y la pregunta para las organizaciones no es si deben hacer el cambio; la pregunta es cuándo’, concluye Diehl.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *