La nueva amabilidad de Cisco

Por Mundo Contact | 17 abril 2008 | Tecnología

La empresa, famosa por sus compras agresivas, ahora prefiere adaptarse

Cuando Scott Weiss oyó que Cisco Systems Inc. quería adquirir una compañía de seguridad de correo electrónico parecida a la suya, envió una promesa por email a sus empleados: “No seremos el blanco de adquisición”.

Cisco se hizo famosa por comprar decenas de empresas y digerirlas por completo, instalando a sus propios ejecutivos y dejando pocas señales de la identidad de la empresa adquirida. El método transformó a Cisco en la envidia del mundo de la tecnología, donde muchas adquisiciones no llegan a buen término.

Weiss temía perder control de la firma que ayudó a fundar, IronPort Systems Inc., así que cuando Cisco lanzó una oferta a principios de 2006, la rechazó. Sin embargo, el año pasado Weiss accedió a venderla, por US$830 millones. Sus convicciones no han cambiado, pero las de Cisco sí.

El ícono de Silicon Valley ha remozado su estrategia de adquisiciones a medida que intenta ingresar a los mercados tecnológicos más importantes del siglo XXI. La compañía finalmente le hizo a Weiss una oferta atípica. Cisco compraría IronPort pero la dejaría operar como una filial independiente, con sus propios gerentes, marca y fuerza de ventas. “Ellos querían asegurarse de no meter la pata”, dice Weiss. Este mes, Cisco ascendió a Weiss, de 42 años, a la dirección de todos sus negocios de tecnologías de seguridad.

La renovada estrategia de Cisco es similar a la de otras grandes firmas de tecnología, como Microsoft Corp., Oracle Corp. y Sun Microsystems Inc., que intentan no quedar relegadas a un segundo plano ahora que el crecimiento es impulsado por productos basados en Internet.

El otrora huracanado crecimiento de Cisco se ha desacelerado, desde el 30% o 40% anual de inicios de esta década a cerca del 15% actual. Ahora trata de expandirse más allá de su negocio central, la fabricación de conmutadores y routers de tráfico informático y de telecomunicaciones.

El cambio es particularmente llamativo debido a que Cisco, la tercera firma tecnológica estadounidense por valor de mercado, es considerada un termómetro de la industria. Su presidente ejecutivo, John Chambers, desea meter al gigante de redes en mercados nuevos, como el video en línea y las videoconferencias, a través de nuevas adquisiciones.

En la práctica, eso implica agregar páginas al admirado manual de adquisiciones de Cisco, el cual ha sido objeto de estudio por parte de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard. “No podemos comprar una empresa y decirle que siga nuestras instrucciones si no tenemos un entendimiento cabal del mercado”, dice Ned Hooper, responsable de desarrollo de negocios de Cisco, quien encabeza la nueva estrategia de adquisición e integración.

La estrategia de comprar pequeñas firmas innovadoras en vez de desarrollar nueva tecnología desde cero ha ayudado a Cisco a mantenerse a la vanguardia con un flujo constante de nuevos productos, a la vez que ha evitado en gran parte las fusiones desastrosas de algunos de sus rivales. La empresa estadounidense ha adquirido 126 compañías desde 1993, la mayoría de ellas pequeñas firmas estrechamente relacionadas a su negocio de redes.

Empresas “plataforma”

En los últimos cinco años, sin embargo, además de gastar cerca de US$2.500 millones en 44 adquisiciones tradicionales, Cisco invirtió más de cuatro veces esa cifra (US$11.000 millones) en un puñado de empresas a las que llama acuerdos “plataforma”. En vez de los dos meses que usualmente demora en integrar una compañía, Cisco planea tomarse entre 18 meses y dos años para acomodarse en los sectores con los que está menos familiarizada.

Cisco comenzó a experimentar con su nueva estrategia en 2003, cuando pagó US$500 millones por Linksys Group Inc., un fabricante de equipos de redes para hogares. Por entonces, los equipos de redes más sofisticados de Cisco costaban más de US$100.000, mientras que los productos al consumidor de Linksys comenzaban en menos de US$100. Linksys también vendía sus productos a través de minoristas, algo con lo que Cisco tenía poca experiencia. Para evitar dañar la nueva compañía involuntariamente, Cisco ha dejado intacta la marca Linksys, sus acuerdos de producción y su equipo de ventas.

Cisco usó el mismo método cuando compró al fabricante de decodificadores Scientific Atlanta Inc. en 2005, por US$6.900 millones. Aunque la mayoría de las firmas adquiridas está cerca de su sede en Silicon Valley y tienen menos de 300 empleados, Scientific Atlanta tiene su sede en Georgia y 7.000 empleados.

Hay señales de que el nuevo esquema está funcionando. Scientific Atlanta contribuyó con US$2.760 millones, o 8%, de los US$34.900 millones en ingresos de Cisco en 2007. La compañía no reveló las cifras para Linksys, pero ésta sigue siendo líder de su mercado.

Sin embargo, a medida que Cisco busca negocios más alejados, enfrenta la posibilidad de cometer los errores de integración que hasta ahora había evitado.

Un nuevo pacto

Tras años de adquirir empresas y tragárselas, Cisco ha hecho cuatro compras recientes en las que les ha permitido a sus blancos funcionar como unidades independientes.

Linksys GroupScientific-AtlantaWebExIronPort SystemsProductoEquipo de redesDecodificadoresConferencias WebSeguridad WebFecha del acuerdoJunio de 2003Febrero de 2006Mayo de 2007Junio de 2007Empleados3087.6002.200408Ingresos429 millones**1.930 millones*380 millones*380 millones**Valor de la adquisición500 millones6.900 millones3.200 millones830 millones

Cifras en US$

*Reportado por la compañía para el año fiscal antes de la adquisición

**Estimado de UBS para el año calendario antes de la adquisición

Fuentes: la empresa, UBS

Fuente: The Wall Street Journal