La piratería del Apple Watch aparece en China

La piratería del Apple Watch aparece en China

Imitaciones del reloj inteligente ya se venden en el mercado chino a precios que oscilan entre los 40 y 80 dólares, muy por debajo de los 480 dólares en promedio que costará el original

Por Mundo Contact | 11 marzo 2015 | Actualidad, Apps y Gadgets, Tecnología

Apenas dos días después de que se presentara mundialmente el Apple Watch, aparecen imitaciones del reloj inteligente en el mercado chino.

Páginas de comercio electrónico como Taobao ofrecen aparatos muy parecidos al smartwatch de Apple, como el ‘Ai Watch’ o el ‘D-Watch’, de aspecto casi idéntico aunque por unos precios muy inferiores a los originales.

china-ai-watch

Ai Watch chino

Una de estas imitaciones, que utilizan el sistema operativo Android en lugar del iOS de Apple, puede costar entre 250 y 500 yuanes (de 40 a 80 dólares), frente a los 3,000 yuanes (479 dólares) a los que se venderán los Apple Watch auténticos en este país.

Este fenómeno es habitual en el mercado chino, el segundo mayor consumidor de productos de Apple tras Estados Unidos, donde las imitaciones aparecen con enorme rapidez, o como este caso, antes incluso de que los originales lleguen al mercado, el próximo 24 de abril.

Por primera vez, un producto de Apple saldrá a la venta en China en la misma fecha que en Estados Unidos, una señal de la importancia del país asiático, donde ya existen 18 tiendas de la marca con miras a duplicar el número en 2016.

Expertos opinan que el reloj de Apple podría tener menos éxito en el país asiático que el iPad o el iPhone, pues los consumidores chinos todavía no compran tantos complementos tecnológicos para su salud (relojes para medir el ritmo cardiaco, cronómetros para correr, etc.) como lo hacen los consumidores estadounidenses.

La versión ‘Sport’ y más económica del reloj de Apple también se venderá en China ligeramente más cara que en Estados Unidos (120 dólares más), algo que suele ocurrir con la mayoría de los productos de la empresa de la manzana en el mercado del gigante asiático, pese a que, irónicamente, muchos de ellos se ensamblan en fábricas chinas.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *