La portabilidad numérica genera polémica en Chile

Por Mundo Contact | 28 enero 2010 | Tecnología

La empresa VTR rechaza la idea de tener contratos en los que el usuario no puede dejar el servicio antes de un plazo fijo. Entel, por su parte, apoya la iniciativa

Hoy en Chile cualquier abonado a la telefonía fija o móvil puede renunciar a su contrato de suministro del servicio antes que éste expire.

No obstante, esta situación podría cambiar si es que llega a prosperar una propuesta del Gobierno como parte de la introducción en Chile de la portabilidad numérica, que se espera esté vigente hacia finales de este año o principios de 2011, y en donde cada usuario será dueño de su número de teléfono.

Una de las normas que sugirió la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel) es la existencia de “contratos de permanencia”, es decir, acuerdos comerciales en los que el usuario no puede dejar el servicio antes de un plazo determinado, a cambio de condiciones comerciales ventajosas, según manifestó la autoridad. Esto implicaría la modificación del Reglamento del Servicio Público Telefónico.

En todo caso, la Subtel dejó abierta la posibilidad de elección de contratos similares a los actuales donde el cliente puede terminar el servicio público telefónico unilateralmente.

¿Barreras a la entrada?

La propuesta -en consulta y que será votada este viernes por el comité ad hoc formado por las empresas del sector- fue rechazada por VTR, que concretaría su ingreso al negocio de la telefonía móvil a finales de año.

“Estamos en total desacuerdo con la existencia de contratos de permanencia a través de los cuales una compañía pueda imponer plazos mínimos de permanencia o multas por salida anticipada”, dijo VTR.

Y agregó: “La portabilidad tiene por finalidad justamente disminuir las barreras a la salida de manera que cada cliente pueda elegir en todo momento la compañía de su preferencia. En este contexto, la existencia de contratos de este tipo significaría un enorme retroceso y una importante barrera a la entrada para nuevos competidores”.

La visión es compartida por Nextel, que también ingresará al negocio de la telefonía móvil. “Constituye un retroceso en los derechos de los consumidores y una amenaza a la portabilidad numérica”, dijo la firma.

Esta visión es contrapuesta a la de Entel, uno de los líderes de la industria móvil: “Apoyamos la modificación (…) en cuanto a permitir la posibilidad de establecer contratos con permanencia, en el entendido de que dichos contrato ofrecen oportunidades ventajosas a los clientes”.

Si bien serán las empresas las que votarán la propuesta, ésta no es vinculante y el Gobierno puede tomar otra decisión.

Morosidad

Otro aspecto que ha generado resquemores en la industria es un eventual aumento en la morosidad con la portabilidad. Hoy la ley no permite enviar a un moroso de servicio básico (como la telefonía) a Dicom. La firma sólo puede cortar el servicio, posibilidad que se anula con la portabilidad, dijo Movistar.

“La implementación de una alternativa que busca beneficiar al cliente no puede realizarse a costa de un aumento de la incobrabilidad de la industria, ya que ello redundará a la larga en un perjuicio sobre todo el sistema”, sostuvo la compañía.

Frente a esto, Entel pide un sistema similar al que se aplica cuando alguien saca el Permiso de Circulación de un auto, donde se exige que todas las multas en el sistema sean canceladas.

Fuente: El Mercurio, Chile