Inicio Tecnología 2017 Actualidad 2017 La seguridad, el máximo punto de presión para las empresas

La seguridad, el máximo punto de presión para las empresas

SAN FRANCISCO.- Los datos macroeconómicos en Tecnologías de la Información muestran que la industria de Customer IT está creciendo un 20%, más rápidamente que el Business to Business (B2B), el cual se mantiene en 1.0% desde hace 5 años, de acuerdo con Mark Hurd, CEO de Oracle.

En cuanto al desempeño de las compañías, estas muestran muy poco crecimiento en sus ingresos. Según Hurd, algunas de ellas están limitando sus ganancias al recortar gastos y otras están saliendo del negocio por completo. Incluso se ha acelerado la desaparición de diversas empresas de la lista Fortune 500 que alguna vez fueron líderes en sus segmentos.

Ante este panorama, los fundamentos empresariales, de acuerdo con Hurd, deben ser: aumentar los ingresos, reducir los gastos, mejorar el flujo de caja y administrar el riesgo.

Al mismo tiempo, es imprescindible traer la innovación a la organización a través de nuevos modelos de negocio, productos, servicios y experiencias del cliente.

 

Predicciones acertadas

mark-hurd-oracle-open-world-2017Durante la conferencia magistral de Mark Hurd en el Oracle OpenWorld 2017 que se celebra en San Francisco, el directivo mostró los resultados de algunas predicciones hechas previamente y la evolución de estas.

Por ejemplo, se calcula que para 2025 en número de data centers corporativos se reduzca en un 80%. El 2016 el número de unidades era de 2,575 y para este año se reportan 3,873, lo que representa una baja del 15.3%.

También, para 2025 se predice que el 100% del desarrollo y pruebas de aplicaciones se lleven a cabo en la nube. En 2016, este porcentaje era del 45% y para el presente año se ha alcanzado el 52%, es decir, una incremento  del 20% en la tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR).

Según cifras de Cisco, para 2025 todos los datos corporativos estarán almacenados en la nube. En este sentido, el crecimiento entre 2015 (65%) se espera que alcance el 88% para 2020.

Adicionalmente, las predicciones anteriores indican que en 2025, el 80% de las aplicaciones de producción estarán en la nube. Al día de hoy el porcentaje es de 14%, en dos años se espera que llegue a 23% y al 87% en 2025.

 

Crece la presión

La innovación tecnológica y la adopción de los consumidores aumentan a un ritmo más rápido de lo que las empresas pueden mantener, en parte debido a que muchas de ellas aún operan con sistemas y aplicaciones con más de 20 años de antigüedad.

Adicionalmente, el entorno cada vez más amenazante en términos de ciberseguridad provoca que las organizaciones reduzcan sus presupuestos de innovación debido al aumento en gastos relacionados con la seguridad.

‘El más reciente punto de presión es la seguridad’, dice Hurd, y ‘el próximo evento que afecte la ciberseguridad sería más grande de lo que imaginamos’.

Hurd insiste en que la respuesta está en la nube, debido a que esta aporta un menor TCO (Costo Total de Operación), es innovadora, más segura, y aporta tecnologías emergentes diseñadas en aplicaciones.

Por ello, según el directivo, la pregunta no es si se debe migrar a la nube, sino cuándo.

Lee también: Datos, el catalizador de la transformación digital

 

Un claro enfoque en la nube e inteligencia artificial

La estrategia de Oracle es desarrollar las aplicaciones, la plataforma y la infraestructura necesarias para apoyar a las compañías, ya sea para moverse a la nube o bien para arrancar su negocio en la nube.

La recientemente presentada solución Oracle 18c Autonomous Database ofrece a las organizaciones la posibilidad de administrar sus bases de datos de manera 100% automatizada y sin la necesidad de intervención humana, por la mitad de precio de su rival Amazon.

En términos de inteligencia artificial, Hurd asegura que Oracle la está integrando directamente a sus aplicaciones de ventas o de interacción con los clientes. ‘¿Por qué dejar la atención de un cliente en manos de un humano cuando una máquina puede ser capaz de resolverlo?’

‘Estamos apenas en los inicios de una era de verdadera automatización’, asegura Hurd, algo que sin duda optimizará y transformará la forma en que las personas llevarán a cabo sus actividades diarias en un futuro cercano que aún no somos capaces de concebir.

Opinión