Inicio Tecnología Actualidad 2017 La UE reduce ligeramente la multa a Microsoft por posición dominante

La UE reduce ligeramente la multa a Microsoft por posición dominante

5

El Tribunal General de la Unión Europea ha respaldado hoy “en esencia” la decisión de la Comisión Europea de 2008 de multar a Microsoft por abuso de su posición dominante, aunque redujo ligeramente el importe de la multa de 899 millones de euros (unos 1,120 millones de dólares) a 860 millones de euros (unos 1,072 millones de dólares).

La sentencia, dictada hoy en Luxemburgo, aún podrá ser recurrida ante el Tribunal de Justicia de la UE, aunque por el momento la empresa declinó confirmar si llevará el caso ante la máxima instancia judicial comunitaria.

El Tribunal General falló sobre el recurso presentado por el gigante informático, que consideraba la multa -la segunda mayor que aplica la Comisión a una empresa- “injusta y desproporcionada” y alegaba errores de procedimiento por parte de Bruselas a la hora de imponer la sanción.

La corte confirmó la multa coercitiva a Microsoft por no haber permitido que los fabricantes de programas informáticos accedieran en condiciones favorables a la información relativa a la interoperabilidad de los productos (sobre todo sistemas operativos) del gigante fundado por Bill Gates.

Sin embargo, los jueces redujeron la sanción a 860 millones de euros (aproximadamente 1,072 millones de dólares) al tener en cuenta que la Comisión permitió que Microsoft aplicara, hasta el 17 de septiembre de 2007, limitaciones a la distribución de los productos open source (código fuente).

La Comisión decidió en febrero de 2008 imponer una sanción de 899 millones de euros (unos 1,120 millones de dólares) a la compañía de Redmond, al considerar que, de junio de 2006 a octubre de 2007, las tarifas de remuneración que proponía para dar acceso a la información relativa a la interoperabilidad no eran razonables.

Previamente, ya había impuesto otras dos multas de 497 millones de euros (620 millones de dólares) en 2004 y de 280.5 millones de euros (350 millones de dólares) en 2006, por negarse a facilitar a sus competidores datos relativos a la interoperabilidad, y a autorizar su uso para el desarrollo y la distribución de productos que compitieran con los suyos en el mercado de los sistemas operativos para servidores de grupos de trabajo.

En su sentencia de hoy, el Tribunal General confirmó la decisión de multar a Microsoft y desestima todos sus argumentos invocados para su anulación.

En primer lugar, consideró que Microsoft estaba “en condiciones de apreciar” si las tarifas de remuneración que exigía hasta octubre de 2007 para dar acceso a la información sobre interoperabilidad eran “razonables”.

También calificó de “apto” el criterio de Bruselas para evaluar si esas tarifas reflejaban el valor intrínseco de una tecnología en lugar de su valor estratégico (el valor derivado únicamente de la posibilidad concedida de interoperar con los sistemas operativos de Microsoft), y afirmó que la Comisión estaba facultada para apreciar el carácter innovador de esa tecnología de cara a su decisión.

“Apreciar en el contexto del presente asunto el carácter innovador de las tecnologías objeto de la decisión impugnada con referencia a la novedad y a la actividad inventiva, no tiene como consecuencia destruir en general el valor de los derechos de propiedad intelectual, de los secretos empresariales o de otras informaciones confidenciales”, alegaron los jueces.

Por otra parte, el tribunal consideró necesario revisar el importe de la multa coercitiva a fin de tener en cuenta un escrito de la Comisión de junio de 2005.

En él, aceptaba que Microsoft limitara la distribución de los productos desarrollados por sus competidores en forma de “código fuente”, basándose en información de interoperabilidad no protegida por una patente y no inventiva, hasta que se pronunciara la sentencia en el asunto.

Para el vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, la sentencia “confirma completamente” la acción de la Comisión para garantizar que Microsoft cumpliese con sus obligaciones.

“Confirma que Microsoft no cumplió con la decisión de la Comisión y que la Comisión tenía razón al imponer una multa, a pesar de que la corte haya decidido rebajar ligeramente la cantidad”, indicó.

“Toda una gama de productos innovadores que, de otro modo, no habrían visto la luz, salieron al mercado” gracias a la intervención de la Comisión, recordó.

La portavoz de Microsoft en Bruselas, Robin Koch, indicó que, a pesar de que el tribunal redujo un poco la sanción, se sienten “decepcionados”.

Recordó que la multa fue pagada hace años y que la firma participó en 2009 en un acuerdo con la Comisión que “resolvió sus preocupaciones” relacionadas con la competencia.

Por su parte, el portavoz del Comité Europeo por los Sistemas Interoperables (ECIS), Thomas Vinje, celebró en un comunicado la sentencia y destacó que el ajuste de la sanción fue “mínimo”.

EFE

Opinión