Las apps, un universo en expansión

Las apps, un universo en expansión

El éxito de una app radica en cómo interactúa con los usuarios, el vínculo emocional que genera y, sobre todo, qué necesidad cubre o qué tipo de servicio ofrece

Por Laura Sarmiento | 4 octubre 2016 | Actualidad, Articulos, Tecnología

¿Se imagina un mundo sin aplicaciones, sin comunicación virtual y sin mensajería al instante, es decir, sin la posibilidad de compartir información, documentos de trabajo, alertas viales, checar el tránsito, solicitar algún servicio o producto, sin su juego favorito y sin hacer públicos instantes memorables  y no tan memorables?

Para los nativos digitales esto sería impensable; todos ellos están inmersos en el mundo de las apps y las han adoptado en su vida, pero para los que no lo son, posiblemente se terminarían las constantes discusiones respecto al hecho de estar incomunicados en la era digital.

Y es que lanzar una aplicación es fácil, pero mantenerla de manera positiva con todos los cambios, las actualizaciones –tanto en los sistemas como en los dispositivos– y las amenazas incipientes que hay en el mercado, exige una estrategia al interior de la empresa, para que las apps siempre estén disponibles y de la mejor manera posible.

La adopción masiva de aplicaciones plantea un cambio de enfoque en el mundo de la tecnología, ya que los desarrolladores centran sus expectativas en este software, que puede ser descargado potencialmente por cientos de millones de personas en sus dispositivos, principalmente móviles.

Este boom de las apps se fundamenta en dos pilares: por un lado, su gran atractivo, sobre todo, en el caso de las gratuitas y las freemium, entre usuarios móviles de todo el mundo; y en el surgimiento de desarrolladores al calor de esta fiebre.

Sin embargo, el éxito de una app radica en la manera en cómo se interactúa con los usuarios, el vínculo emocional que genera y, sobre todo, qué necesidad cubre o qué tipo de servicio ofrece.

 

Mercado de Apps

Se trata de un mercado amplio, pero claramente dominado por WhatsApp, como número uno en el Top Ten mundial de las Apps, con 41.2 millones de descargas hasta mayo de 2016, según cifras de SensorTower y Nomuta Research.

Se prevé que al cierre de 2016, el mercado de apps a nivel mundial alcance un valor de 51,000 millones de dólares.

Un informe de App Annie destaca que cada año se duplica el número de apps y se proyecta que para el 2020 el mercado generará ingresos por 102,000 millones de dólares; las categorías de juegos y mensajería instantánea son las más demandadas, sin embargo, las enfocadas a resolver problemas de industrias como retail, banca, transporte y las que impliquen transacciones comerciales registran amplio crecimiento.

Durante los próximos cuatro años, la India registrará el crecimiento más rápido en el mercado de apps, seguida de Brasil, Argentina, México, Indonesia, Turquía y China, siendo las pymes los clientes que más requieren de estos servicios, pero que su mayoría no saben para qué las quieren, por lo que antes de hacer un producto como tal habría que preguntarse: ¿qué necesitan los clientes?

Actualmente, la necesidad digital más recurrente para las pymes es cubrir los canales de comunicación, tanto externa con sus consumidores, como internamente para enlazarse y gestionar mejor a los empleados, por lo que las apps son el canal directo con el target al que les interesa llegar, además de ser más económico que otro tipo de campaña y más relevante.

La adopción del smartphone entre los consumidores y la necesidad de realizar cada vez más tareas a través de éste, llevan a las empresas de todo tamaño a desarrollar ofertas digitales para acercarse a los consumidores.

A la par de las startups, que encuentran su nicho en la resolución de un problema, existe la opción de diseñar aplicaciones móviles para empresas como trajes a la medida, es decir, una maquila de soluciones de lo que las empresas particularmente necesitan.

 

Radiografía del mercado mexicano

Si bien la categoría reina en la descarga de aplicaciones móviles son los juegos, 15.7 millones de mexicanos descargan apps que complementan sus labores de oficina y puedan ayudarles a ser más productivos desde su dispositivo móvil.

Según un informe de The Competitive Intelligence Unit (The CIU) estos usuarios descargaron alguna app de productividad en México durante el segundo trimestre de 2016 y 17% pagó por ella, es decir 2.6 millones de personas, cifra mayor a lo que registra el segmento de apps no empresariales en su rubro de paga, en el cual participa 9% del total de los usuarios de la categoría.

El usuario mexicano destina en promedio 80 pesos para la obtención de apps de productividad, negocios o finanzas, y 7 de cada 10 personas pagaron más de 50 pesos por la descarga, es decir que el usuario de apps empresariales muestra una mayor propensión a pagar por el servicio.

Las apps que más descargan los mexicanos son las que ayudan a la administración del correo electrónico, con el 35%; seguidas de las redes sociales, con el 17%; hojas de cálculo con el 12%; y agenda con el 10%, según el estudio App Olympics 2016 realizado por Cheetah Ad Platform.

Las apps de comunicaciones y sociales se usan entre 3 y 10 veces más que otras, siendo  México el mercado en el que más se utiliza este tipo de software, en comparación con otras herramientas.

IDC proyecta que al cierre del 2016, los aplicativos usados para ser más productivos en el trabajo adelantarán a las de entrenamiento y alcanzarán los 40,000 millones de dólares.

El Estudio de perspectivas y estrategias de desarrollo y difusión de aplicaciones móviles de Infotec revela que las apps son percibidas como excelentes herramientas y plataformas de crecimiento para gran parte de las empresas pequeñas y medianas en México.

En una encuesta incluida dentro del estudio, 43% de las pymes mexicanas ha mencionado que el uso de las apps incrementa su número de clientes, el 31% consideró que con ello aumentarían sus ventas, y el 23% contestó que estas herramientas mejoran la productividad en la empresa.

Según cifras de The CIU, los ingresos por este tipo de apps alcanzan los 307.1 millones de pesos, lo que representa un crecimiento de 33.7% al segundo trimestre del 2016.

Las descargas se producen en un 53% desde el smartphone, 24% a través de tablets y 23% mediante la computadora, lo que revela que los dispositivos móviles han pasado de ser simples herramientas de comunicación para constituirse como equipos con plena capacidad de procesamiento y productividad útiles para profesionales y empresas.

 

Qué hace buena a una aplicación

Según los expertos desarrolladores, una buena app empresarial destacará por su facilidad de uso, de navegación y por mejorar la productividad del empleado, lo que se logra cuando coinciden los objetivos del creador y del usuario.

Además, es importante entrar en el desarrollo de aplicaciones empresariales con una estrategia clara, que involucre a todas partes interesadas, lo que permitirá garantizar el  retorno de la inversión y ayudar realmente al usuario.

Todo ello contempla también una buena campaña de promoción, además de una estrategia para mantener la aplicación, realizar cambios y añadir nuevas características.

Y, por supuesto, nada de esto se puede lograr sin el presupuesto y los recursos para mantenerla operando de manera eficiente.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *