Inicio Tecnología Las lecciones de la crisis puntocom ayudan a Cisco a salir fortalecida...

Las lecciones de la crisis puntocom ayudan a Cisco a salir fortalecida de la recesión

9

Pocas empresas salen de una recesión en mejor forma de la que entraron. Cisco Systems Inc. trata de lograrlo por segunda vez.

Para hacerlo, el fabricante estadounidense de equipos de redes ha recurrido al libreto que utilizó para recuperarse del estallido de la burbuja puntocom a inicios de la última década.

En ese entonces, Cisco realizó drásticos despidos temprano, 18% de su plantilla en marzo de 2001, con el fin de no verse obligada a repetir el ejercicio. Luego, comenzó a hacer planes para una recuperación al aprobar inversiones en nuevos negocios, como equipos inalámbricos de Internet. La estrategia le permitió distanciarse de rivales como Nortel Networks Corp. y Alcatel S.A. Ahora, Cisco espera que los mismos métodos la ayuden a salir de esta recesión, aunque los está aplicando de forma más agresiva.

Durante la explosión de la burbuja de Internet, por ejemplo, los ejecutivos de la empresa reconocen que fueron demasiado cautos a la hora de hacer adquisiciones. En esta ocasión, la firma de San José, California, no titubeó. En marzo de 2009, acordó la compra del fabricante de cámaras de video Pure Digital Technologies Inc. por US$590 millones. En septiembre, ofreció US$3.400 millones por la empresa de videoconferencias Tandberg ASA. Un mes después, Cisco acordó la adquisición del fabricante de equipos inalámbricos Starent Networks Corp. por US$2.900 millones.

Cisco también expandió de 20 a 30 la cantidad de empresas recién formadas que financia y estima que cada una tiene el potencial de transformarse en un negocio de US$1.000 millones.

“En retrospectiva, nos preocupamos demasiado del bajón económico y no nos enfocamos lo suficiente en la recuperación”, afirma Ned Hooper, director de estrategia de Cisco, en alusión al estallido de la burbuja puntocom. “Ahora estamos invirtiendo más rápido”.

La experiencia de Cisco muestra cómo las empresas y los equipos de gestión que han salido airosos de una recesión pueden estar mejor preparados para afrontar la siguiente. En lugar de verse obligadas a reaccionar en el momento a los cambios en las condiciones de negocios, pueden aprovechar la experiencia de la recesión anterior.

A pesar de algunas deserciones, cerca de 45 de los 65 máximos ejecutivos de Cisco tuvieron que enfrentar la crisis de hace una década. En esta ocasión, “lo hicimos mejor como equipo de gestión que en 2001”, dice John Chambers, presidente ejecutivo de Cisco.

Las decisiones de Cisco parecen rendir frutos. Su ganancia del trimestre cerrado en enero creció 23% a US$1.900 millones y la empresa proyectó ingresos casi récord para el actual período. La acción ha subido 5,3% en lo que va del año, comparado con un alza de 2,5% del Índice Compuesto Nasdaq, donde predominan las empresas tecnológicas.

De todos modos, los gastos en acuerdos y nuevos negocios contribuyeron a un descenso de 24% en el año fiscal 2009, que culminó en julio del año pasado, mientras que los ingresos cayeron sólo 9%. El pronunciado declive de las utilidades llama la atención si se compara con el desempeño de otros gigantes de la tecnología, como International Business Machines Corp. (IBM) y Hewlett- Packard Co. (H-P), que incrementaron sus ganancias o mitigaron las pérdidas mediante reducciones de costos.

Algunos observadores de la industria sostienen que, en su empeño por expandirse, Cisco podría haber descuidado sus principales negocios. Su participación en el mercado de conmutadores -los equipos usados para dirigir el tráfico en la Web, que equivale a 35% de la facturación de la empresa- cayó de 71,3% en el cuarto trimestre de 2008 a 67,7% en el mismo lapso de 2009, según la firma de investigación Dell’Oro Group.

No obstante, algunos compradores de tecnología reconocen que están utilizando los nuevos servicios de Cisco. Wes Kelley, presidente ejecutivo de Pulaski Electric Systems, un proveedor de electricidad y telecomunicaciones, pensaba en Cisco como un fabricante de routers. “Ahora, están en todo” señala. Pulaski ahora compra cajas decodificadoras y otros productos de Cisco.

Cisco fue una de las primeras empresas en empezar a prepararse para una recesión. A fines de 2007, Chambers fue uno de los primeros presidentes ejecutivos en alertar sobre los problemas económicos que se avecinaban. Un año después, mientras registraba ganancias récord, Cisco divulgó un plan para reducir gastos y congeló los salarios. En febrero de 2009, Chambers anunció 2.000 despidos, 3% de su fuerza laboral.

Pese a los recortes, Cisco siguió invirtiendo. Chambers dice que sacrificó el corto plazo para posicionar a la compañía para el largo plazo. La empresa, por ejemplo, invirtió US$5.200 millones en investigación y desarrollo en 2009, sólo US$100 millones menos que en 2008.
       
Fuente: The Wall Street Journal
 

Opinión