Leen celulares nuevos códigos

Por Mundo Contact | 21 abril 2008 | Tecnología

Con la tecnología de códigos bidimensionales, nuevas aplicaciones se añaden a los aparatos, ya sea como medio de pago o reemplazo de boletos

La revolución de los teléfonos celulares como lectores de “códigos” que almacenan información está llegando a México. Con ellos se podrán comprar boletos de cine o de conciertos sin hacer fila.

Permitirán también pagar el costo de un boleto de autobús y agilizar el acceso de pasajeros en los aeropuertos, al tener el pase de abordar en la pantalla del móvil.

También serán utilizados como medio para hacer promociones y premiar a los consumidores.

Se trata de la tecnología de códigos bidimensionales o “códigos Bidi”, como se le conoce en otros países, que está añadiendo nuevas aplicaciones al teléfono celular, ya sea como medio de pago, reemplazo de boletos o de publicidad.

El Bidi es como un código de barras, pero en cuadraditos, formado por cuadrados blancos y negros que contienen información codificada única para el usuario, que pude recibir casi cualquier teléfono celular, ya sea vía internet o mensaje de texto.

El requisito para la operación de este sistema (para poder leerlos) es que los teléfonos cuenten con cámara fotográfica y con funciones multimedia que puedan recibir la imagen o código.

Este se pasa frente a la pantalla de un lector, que puede ser otro aparato móvil o un equipo tipo scanner, que descifrará el código Bidi, y permitirá el acceso al cine, teatro, pase de abordar o boleto de un transporte.

En México, la empresa Codilink México desarrolla esta tecnología que ya opera en países como España, Estados Unidos, Inglaterra y Japón.

La primera empresa en apostarle a este sistema es Cinépolis, que permite a los espectadores llevar su código de barras en el celular para que se lea en la entrada de la sala sin necesidad de tener el boleto de forma física.

El funcionamiento y contratación de este sistema, explican ambas empresas, inicia cuando el usuario compra el boleto a través de la página web de Cinépolis o en el call center.

Los vendedores le preguntan al cliente si quiere recibir el boleto en el celular a través del envío de un código de barras a su teléfono, o si le mandan este mismo código a un correo electrónico, el cual tiene que imprimir para presentarlo en la sala.

“La gente ya no tiene que llegar media hora antes, lo que se hace es presentar código de barras y el personal que está a la entrada de las salas tienen celulares lectores que escanean el código y valida el boleto”, dijo Rodrigo Riveroll, director de Codilink México.

Esta empresa también negocia con aerolíneas para que los viajeros no pasen por el mostrador en el aeropuerto.

La idea es montar kioscos donde el usuario, que previamente compró el boleto vía electrónica, presente el código de barras a través de su celular y se le imprima el pase de abordar sin tener que hacer filas.

Actualmente, el desarrollo de esta aplicación está en una primera etapa en México, porque aún no hay muchos teléfonos habilitados para recibir códigos.

Fuente: Reforma, México