Inicio Tecnología 2017 LFC también será carrier de carriers

LFC también será carrier de carriers

Jorge Gutiérrez, director general de Luz y Fuerza del Centro (LFC) tiene entre sus múltiples retos el negociar con el rijoso Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), que encabeza Martín Esparza, y quien en forma tajante se opone a cualquier reforma en el sector eléctrico en defensa de sus cuantiosas prestaciones, que les garantiza un contrato colectivo, que entre otras atrocidades, obliga a LFC a contratar a un nuevo trabajador por cada 1,500 nuevos usuarios.

El resultado es que hoy la peor empresa de energía eléctrica del mundo tiene 40,500 trabajadores, de los cuales más de la mitad son totalmente prescindibles y tiene un sindicato que se opone a cualquier reforma de fondo en el sector en defensa de sus canonjías y que no duda en utilizar los instrumentos de trabajo, como son los camiones y camionetas de LFC para bloquear calles en sus mítines de protesta.

Entre los múltiples problemas que enfrenta hoy LFC está el robo, no sólo de energía eléctrica, sino ahora también del cable de cobre que se exporta ilícitamente a China. En total, las pérdidas anuales para la empresa ascienden a 1,500 millones de pesos y para combatir con eficiencia el robo se requiere de un mayor compromiso y colaboración de los trabajadores, pero también de mejores mecanismo de control.

En este sentido, destaca una propuesta de Jorge Gutiérrez para solicitar ante la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) una concesión de carriers de carriers, que por cierto, tiene y no utiliza la Comisión Federal de Electricidad (CFE), a fin de poder utilizar su red de 1,000 kilómetros de fibra óptica para servicios de banda ancha para el gobierno federal.

Desde luego, se requiere también de la cooperación del SME porque de lo contrario los trabajadores podrían boicotear los servicios de Convergencia Tecnológica que pretende ofrecer LFC.

Lo interesantes es que esta es la tercera ocasión en la que Jorge Gutiérrez se tropieza con la misma piedra, es decir, con el SME porque es la tercera vez que dirige a LFC y dentro del sector privado conoció en el sexenio pasado a Felipe Calderón, entonces Secretario de Energía, al presentarle un proyecto para una planta de generación de energia eléctrica que procesa basura como combustible y que opera con éxito en Nuevo León.

La razón por la que Gutiérrez aceptó regresar a LFC es por el compromiso de impulsar una reforma, que sin modificar la Constitución y sin privatizar ni un tornillo de la empresa, sí se traduzca en hacerla más eficiente y moderna.

La gran interrogante es si el presidente Felipe Calderón mantendrá mano firme contra el SME, cuando todos sus antecesores en el cargo han temido un enfrentamiento con los trabajadores electricistas.

Fuente: El Economista, México 

Opinión