Inicio Web 2017 Actualidad Los 6 ganadores y perdedores ante el fin de la neutralidad de...

Los 6 ganadores y perdedores ante el fin de la neutralidad de internet

La derogación de la neutralidad de la red deja 3 grandes beneficiarios y 3 grandes perjudicados

Los 6 ganadores y perdedores ante el fin de la neutralidad de internet
Los 6 ganadores y perdedores ante el fin de la neutralidad de internet

La decisión de la Federal Communications Commission (FCC) en Estados Unidos de derogar la ley de neutralidad de la red deja tres grandes beneficiarios y tres grandes perjudicados en comunicaciones y tecnología.

 

Ganadores:

1. Verizon

Es el operador inalámbrico más grande de los Estados Unidos, que gana con el planteamiento de ‘libertad’ para ejecutar sus redes a su antojo.

Los llamados planes ‘ilimitados’ de la compañía ya estaban restringiendo la calidad de reproducción para muchos clientes; ahora, literalmente no hay nada para evitar para que apliquen tácticas similares en el futuro.

Verizon tendrá menos presión para seguir invirtiendo unos 15,000 millones de dólares anuales en gastos de capital para actualizar y mantener su red. La capacidad de priorizar el uso de datos y utilizar mejor su red existente significa, en cambio, más dinero efectivo para temas como dividendos o recompras de acciones.

Al ser la red móvil inalámbrica más grande, cualquier esfuerzo de aceleración que reduzca el uso de los datos, incluso por una pequeña cantidad por cliente, se sumará de una manera muy grande; y si la gente quiere velocidades más rápidas, está claro que Verizon seguramente les permitirá pagar ese privilegio.

La cereza del pastel son los vínculos de contenido con su marca Oath que contiene AOL, The Huffington Post y Yahoo!

Si los ISP pueden dar preferencia a ciertos dominios sobre otros, es bastante claro a qué sitios se va a inclinar Verizon.

Lee también: Nueva norma acaba con la neutralidad de la red

 

2. Amazon

Jeff Bezos, CEO de la compañía y otros ejecutivos, han expresado públicamente su descontento con el fallo de la FFC. Pero, en general, el fin de la neutralidad de la red es un tema positivo neto para la compañía.

Para esta compañía, la competencia por los servicios probablemente disminuirá, debido a la noción de ‘priorización pagada’.

Sin protecciones de neutralidad de la red, los proveedores de servicios ricos en datos terminarán pagando tasas más altas a las telecomunicaciones para garantizar que su contenido llegue al mercado, como ellos lo quieren.

Algunas compañías podrán transferir este costo adicional a los usuarios finales, y otros ni siquiera se molestarán en competir con estas ‘rutas rápidas’.

Pero Amazon tiene una larga historia de poner una escala antes que ganancias con precios mínimos, por lo que se puede esperar que sea líder de descuento, en vista de que opera como una compañía de Internet orientada al consumidor, con sus operaciones de comercio electrónico, su servicio de video Prime y por todo lo demás que ofrece.

Además, el final de neutralidad de la red probablemente significa que los servidores web pueden ver un aumento de las tarifas, particularmente para los destinos elevados de datos que mantienen.

Una vez más, Bezos dejará felizmente que Amazon Web Services agregue ese costo mientras continua ayudando a las empresas con el almacenamiento y la entrega de contenido. Esto es algo que los accionistas de Amazon pueden manejar en el corto plazo mientras esperan a los competidores.

 

3. Citrix Systems

Citrix es una empresa de tecnología empresarial con presencia en muchos mercados apetecibles para los inversionistas, incluida la computación en la nube y la ciberseguridad.

Es particularmente importante que aproximadamente un tercio de los ingresos de la compañía provienen de su división de entrega de red, que incluye su producto NetScaler.

Esta tecnología equilibra la carga de datos en el sitio en una empresa y facilita a las mismas el uso de sus servidores existentes, ofreciendo un trabajo más eficiente, en lugar de simplemente pagar por más capacidad.

Por ahora se trata de una oferta corporativa de TI, cuando
el concepto general es perfecto para una época en la que los datos son una prioridad para todas las partes.

Se puede estar seguro de que cada sitio de comercio electrónico o empresa de medios va a pensar muy seriamente tanto en sus métricas orientadas al exterior, como en su eficiencia interna. Los tiempos de carga de páginas y el ‘peso’ de un sitio pueden dificultar mucho el llegar a los clientes u operar un negocio de forma rentable.

¿Qué mejor para ayudar a las empresas a navegar esta dinámica que una empresa de servicios tecnológicos establecida, que ya ofrece un menú sólido de valiosos productos de tecnología empresarial?

Lee también: Europa seguirá protegiendo la neutralidad de internet

 

Perdedores:

1. Netflix

Su condición de perdedor es obvia, no solo por el riesgo de que los proveedores de servicios de Internet limiten la transmisión de video en este nuevo escenario.

Desde luego, el riesgo constante de un buffer y de transmisiones permanentemente poco confiables, son una crisis existencial para Netflix. Pero además, el voto no pudo haber llegado en peor momento que ahora.

Las acciones de la compañía han bajado aproximadamente un 8% desde sus máximos de octubre, y lucha consistentemente para aprovechar ganancias pasadas.

Sus inversionistas han tenido preocupaciones últimamente sobre su crecimiento internacional; es importante recordar que casi cada centavo de ganancia proviene de su negocio nacional, que ha registrado un crecimiento plano en usuarios. Los márgenes más estrechos serían un elemento inconveniente.

Además, Netflix enfrenta un verdadero temor a la competencia, ya que el gigante de medios Walt Disney, tiene a los consumidores entusiasmados con su propio servicio de transmisión over-the-top, que será un competidor directo de diversas maneras.

Con una compañía de medios diversificada con muchísimo dinero, Netflix no puede permitirse el lujo de decepcionar a sus consumidores o inversores en el 2018.

Netflix es siempre la elección de moda, aunque cabe recordar que el servicio representaba más de un tercio del tráfico de Internet en 2015.

 

2. Frontier Comunications

Una víctima obvia de la decisión de la eliminar la neutralidad de la red es esta firma, cuyas acciones cayeron aproximadamente un 10% el día de la decisión, lo cual es un síntoma claro de la postura de Wall Street.

A esta situación cabe agregar que Frontier ha bajado aproximadamente un 85% de los últimos 12 meses.

Ante la previsible postura de que para el Partido Republicano menos reglas significan más ‘libertad’, la conclusión es que los pequeños proveedores de servicio de Internet como Frontier, simplemente no podrán operar competitivamente frente a los ISP con mucho dinero.

Después de todo, Verizon y Comcast pueden tener conectividad lenta a Internet mucho más barata, e Internet premium mucho más rápido y confiable. ¿En dónde deja todo esto a una firma pequeña como Frontier?

 

3. Twitter

Queda como antecedente que Twitter perdió sus derechos de transmitir la NFL después de que Amazon lo superara a principios de este año.

Esto es una prueba positiva de cómo las empresas más grandes tienen los recursos para superar a los pequeños. Y se puede estar seguro de que los ISP harán que sus ‘carriles rápidos’ sean accesibles sólo para los grandes que están dispuestos a pagar los precios más altos.

Al parecer, Twitter no tiene salida, lleva una larga historia de dificultades para encontrar el crecimiento, por lo que los datos acelerados del lado del consumidor pueden alimentar este problema.

Si la compañía decide pagar para evitar dolores de cabeza, corre el riesgo de recordarles a los inversionistas que todavía queda un largo camino por recorrer desde un modelo comercial que sea cómodo, rentable y sostenible.

Basta desplazarse por los videos patrocinados y la preponderancia de imágenes en las transmisiones más populares para ver que los datos son importantes, sin importar el número de caracteres.

Y una vez más, ese modelo se está ejecutando en punto de equilibrio, en el mejor de los casos.

El fin de la neutralidad de la red seguramente hará que la evolución de Twitter sea mucho más difícil.

Con información de MarketWatch

Opinión