Los retos al implementar una estrategia de BYOD

Los retos al implementar una estrategia de BYOD

Una correcta estrategia para implementar BYOD en la empresa implica la integración de dispositivos, sistemas operativos y ecosistemas de aplicaciones

Por Mundo Contact | 14 agosto 2013 | Actualidad, Tecnología

BYOD (Bring Your Own Device) o Trae tu propio dispositivo es hoy en día una necesidad evidente que muchas veces resulta ignorada o pasa desapercibida en las organizaciones, como un problema o riesgo obvio que nadie quiere discutir. Pero esta tendencia en Tecnologías de la Información es una realidad inminente que se puede apreciar desde el boom de dispositivos: de acuerdo con IDC Latinoamérica, este año habrá 24.9 millones de notebooks, 73.2 millones de smartphones y 11.9 millones de tabletas en el mercado regional, lo que implica un crecimiento de 9, 39 y 70%, respectivamente, contra el 2012.

Muchos de estos equipos son utilizados por los empleados como herramientas para facilitar su trabajo y, según datos de Gartner, el mercado de soluciones móviles en América Latina crecerá 50% en los próximos 10 años, mientras que a nivel global para 2018, el 70% de profesionales móviles trabajarán con dispositivos inteligentes. Dicho esto, los retos que conlleva implementar BYOD dentro de las empresas van más allá de los dispositivos, ya que involucran una diversidad de sistemas operativos y ecosistemas de aplicaciones, así como temas de seguridad, que preocupan a los responsables de Sistemas.

Incluso las organizaciones que tradicionalmente se han opuesto a BYOD ahora cuentan con ejecutivos, médicos, abogados, entre otros profesionistas, que llegan a las juntas con sus tablets y preguntan cómo pueden acceder a recursos corporativos de TI. Por esta razón, para las empresas que todavía no han establecido una estrategia al respecto, aún es tiempo de priorizar este tema en los primeros puestos de su agenda de proyectos.

¿Por dónde empezar?

Muchas de las instituciones tradicionales poseen una estructura compleja y diversificada y que no pareciera propicia el esquema BYOD: las aplicaciones están atadas a los sistemas operativos nativos y los usuarios almacenan documentos en distintos lugares, por mencionar algunas falencias.

“¿Qué es lo que las organizaciones están haciendo para alejarse de las tediosas labores actuales de gestión de escritorios? La tarea de administrar miles de escritorios individuales tal vez ya sea un reto exigente”, explica Mauricio Zajbert, director de Servicios Profesionales de VMware México y Latinoamérica Norte. “Multiplicar ese esfuerzo por tres veces o más para dar soporte a los dispositivos móviles simplemente no es una opción viable bajo un sistema tradicional de TI”.

En ese sentido,existe una necesidad por simplificar (o incluso eliminar) los procesos inherentes a los escritorios “estándar”, para más bien incluir la separación de datos y aplicaciones de los usuarios, de tal forma que puedan ser transferidos a otros dispositivos, cuando sea necesario, de una manera ágil y segura. Al referirse a escritorios, en el ámbito tecnológico, se alude a un entorno basado en un software que ofrece al usuario de una computadora una interacción amigable a través de una interfaz gráfica, la cual básicamente es el punto de partida de lo que se observa en una pantalla de cualquier PC.

Al simplificar el escritorio existente a través de la separación de los componentes del usuario con respecto a los del sistema operativo, las organizaciones pueden:

  • Reducir la complejidad de la gestión asociada con el soporte de docenas de imágenes y sistemas operativos.
  • Proveer una solución integral para el respaldo y la recuperación de desastres.
  • Activar una ruta sencilla para la actualización de los nuevos sistemas operativos y dispositivos.

De cualquier manera, ¿por qué se necesita un escritorio?

Cada vez es más común que cuando una persona lleva su tablet al trabajo y a juntas. Ya no requiere necesariamente contar con su computadora de escritorio o portátil.  Es posible tomar notas con una aplicación, mientras el visor de presentaciones y el explorador web permiten revisar el correo electrónico, páginas de Internet, web Messenger, entre otros. Aún sin disponer de un browser, las apps de productividad permiten llevar a cabo las labores del trabajo y después sincronizarlas y centralizarlas cuando se cuente con una conexión de red. En conclusión, las aplicaciones son la razón por la cual las personas pueden usar productivamente los dispositivos móviles. Ya sea una calculadora, conversores, noticias, correo u otra aplicación, hay muy pocas cosas que no se puedan hacer actualmente desde una tableta para seguir siendo competitivos en el trabajo.

Es por ello que el experto de VMware sugiere a las organizaciones realizarse las siguientes preguntas cuando estén actualizando las últimas versiones de sus sistemas operativos:

  • “¿Necesitamos gastar tiempo y dinero planeando migraciones equipo por equipo a pesar de que generalmente ni se ha terminado la migración a la versión anterior del sistema operativo?
  • ¿Qué pasaría si usáramos ese valioso tiempo para descubrir la manera de facilitar a los usuarios un acceso seguro para las aplicaciones en dispositivos que permitirán una mayor flexibilidad, creatividad y movilidad?
  • ¿Será que la más reciente versión del sistema operativo permitirá por sí sola a los profesionales una interacción más personal con sus clientes?
  • ¿Acaso el acceso a información clave, los activos multimedia más recientes y las aplicaciones innovadoras en cualquier momento y lugar es lo que nuestros colaboradores realmente han estado necesitando?

La habilidad de segregar a las aplicaciones de los sistemas operativos y entregarlas por medio de una interfaz común (por ejemplo un web browser) permitirá a las organizaciones soportar tablets y smartphones, dispositivos que se han vuelto por demás comunes en el mundo corporativo. Si bien la necesidad de sistemas operativos y computadoras no va a desaparecer en el futuro cercano, el requerimiento de ocupar un entorno basado en escritorios ya es cosa del pasado.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *