Inicio Tecnología 2017 Los teléfonos inteligentes empiezan a protegerse contra los piratas

Los teléfonos inteligentes empiezan a protegerse contra los piratas

Además de hacer llamadas, los teléfonos inteligentes poseen muchas de las funciones que se pueden encontrar en las computadoras: Internet, correo electrónico, programas multimedia, procesadores de texto y hasta hojas de cálculo. Sin embargo, al igual que las computadoras, estos teléfonos son vulnerables a virus y otros tipos de programas maliciosos.

Sin lugar a dudas, el riesgo de que un teléfono inteligente sea atacado es bajo. Pero a medida que la gente empieza a usar estos aparatos para tareas más sensibles, como manejar datos de clientes y transferir documentos corporativos, los expertos en seguridad señalan que pueden volverse más vulnerables a ataques. Por eso, muchas compañías están tomando medidas para proteger estos teléfonos y las redes a las que se conectan.

En el ámbito corporativo, los departamentos de tecnología de la información están limitando el acceso de estos aparatos a las redes internas. Y en el frente de los consumidores, las compañías de seguridad informática están vendiendo programas antivirus.

Son amenazas “reales pero poco frecuentes”, señala Jan Volzke, director de marketing mundial para móviles en McAfee Inc., firma californiana que vende programas antivirus.

Los teléfonos inteligentes son usados principalmente por profesionales que quieren tener acceso al correo electrónico de la empresa y enviar documentos desde cualquier parte. Pero el mercado para estos aparatos está creciendo. El año pasado, por ejemplo, Apple Inc. introdujo el iPhone, que se está volviendo cada vez más popular entre los jóvenes. La compañía de investigación de mercado NPD Group calcula que los teléfonos inteligentes representaron el 17% de las ventas de celulares en el primer trimestre, un alza de 10 puntos porcentuales frente al mismo período de un año antes.

Los teléfonos inteligentes ahora son casi tan sofisticados como las computadoras, dice Ken Silva, director general de tecnología de VeriSign Inc., otra firma de seguridad informática. Por eso los usuarios deberían proteger sus teléfonos tanto como sus computadoras, agrega.

Por ahora, existen entre 300 y 500 versiones conocidas de programas maliciosos, o malware, para teléfonos. Los malware infectan los teléfonos a través de archivos adjuntos en correos electrónicos y mensajes de texto que invitan a los usuarios a bajar programas. Estos también pueden ser enviados a través de conexiones inalámbricas usando tecnología Bluetooth.

No obstante, una razón por la cual los malware no han proliferado es la falta de un sistema operativo dominante, dice Nick Magliato, presidente ejecutivo de Trust Digital, una compañía de seguridad para móviles.

La mayoría de los virus han sido creados para los teléfonos inteligentes que usan el sistema operativo Symbian, que se encuentra en aproximadamente 65% del mercado mundial de estos aparatos, según ABI Research, firma que investiga el mercado tecnológico. Algunos modelos de Nokia, Samsung y Sony Ericsson usan este sistema. Un 11% de los teléfonos inteligentes, incluyendo algunos modelos de Samsung y Palm, usa el sistema operativo Windows Mobile. Los teléfonos que usan otras plataformas, como el BlackBerry, de Research in Motion Ltd., y el iPhone no han sufrido brotes serios de malware, dice David Frazer, director de tecnología y servicios de la compañía de antivirus F-Secure Corp.

Sin embargo, el riesgo más grande proviene de los programas de terceros, como juegos y tonos de llamadas. Symantec y McAfee venden programas antivirus para consumidores, cuya suscripción generalmente cuesta US$30 por año.

Aun así, la mayoría de los teléfonos inteligentes está conectada a las redes de las empresas, lo cual preocupa a los departamentos de informática. Sin embargo, la amenaza más grande a la seguridad de una empresa es la pérdida de un teléfono inteligente, especialmente si está lleno de datos personales o corporativos confidenciales.

Muchas compañías están invirtiendo en tecnologías que borren toda la información almacenada en un teléfono si se pierde o es robado, para que los datos no puedan ser usados para fines criminales, dice Paul Roberts, analista de 451 Group, una firma de investigación tecnológica.

Fuente: The Wall Street Journal 

Opinión