Inicio Tecnología Mensajes de texto representan 25% de la facturación de las telefónicas en...

Mensajes de texto representan 25% de la facturación de las telefónicas en Argentina

9

En 2007, los argentinos mandaron unos 33.000 millones de mensajes de texto (SMS) sin contabilizar los emitidos para descargar contenidos como ring tones . En los próximos meses los envíos crecerán más de un 35%, aunque los operadores alistarán las promociones para que 2008 también sea el año de los mensajes multimedia (MMS).

En los últimos cinco años, los SMS elevaron del 1 al 25% su participación en los balances de las empresas, según la consultora Claves Información Competitiva. En dos años, firmas como Movistar esperan que abarquen cerca de un 50% de sus ingresos.

“Los SMS se convirtieron en una nueva forma de comunicación, quizá les quitaron algo de mercado a las llamadas, pero no mucho. Llegaron para llenar espacios nuevos y sirven para cuestiones muy puntuales”, analizó Leandro Musciano, gerente de Creación de Valor de Movistar.

“Son ideales para comunicarse cuando uno está en reunión o cuando no necesitas que el otro te conteste”, agregó el directivo.

En el fenómeno de los SMS, el precio es determinante: avisar sobre un encuentro o fijar un horario para comer, cuesta hasta tres veces menos que un llamado de voz, con valores que oscilan entre 12 y 15 centavos.

Los SMS internacionales y los que se envían desde el exterior cuestan hasta 65 centavos y están en plena expansión. Personal y Movistar lanzaron el servicio de mensajes internacionales (a celulares de otras empresas en el exterior) hace pocos meses y ya alcanzaron una tasa de envíos de entre 3,5 y 6,5 millones de SMS mensuales.

“Es un canal económico y válido para quienes tienen negocios o parientes en el exterior. Nosotros lo estamos promocionando al precio de uno local y en abril vamos a actualizarlo. Los usuarios tienen que saber con qué empresas tiene convenio su operador, para saber así a cuáles países llegarán sus mensajes”, señaló Ignacio Nores, gerente de Innovación de Personal.

En su visión, los envíos de SMS serán reemplazados progresivamente por “los servicios de mensajería instantánea como el Messenger, que ya está disponible en los celulares. También se multiplicarán los SMS para descargar contenidos”.

Otro motor de crecimiento de los mensajes son los argentinos que viajan. Algunos ya se convirtieron en lo que Musciano denomina “roamers puros. Son aquellas personas que sólo se comunican con la Argentina a través de los SMS, que los operadores internacionales les cobran por unos pocos centavos de dólar”.

“Eso es roaming y no mensaje internacional, hay que separar los conceptos y los precios. Lo bueno para el que viaja es que por recibir los mensajes no paga nada”, destacó el ejecutivo de Movistar.

Avanzada multimedia

A la par de los SMS, coexisten los MMS, aquellos mensajes multimedia que además de texto tienen imágenes. Los proveedores firmaron a principios de 2007 los acuerdos de interoperabilidad de MMS, que permiten básicamente que los mensajes lleguen a números de cualquier empresa.

En la actualidad, los envíos resultan bajos si se los comprara con los SMS: en Movistar calculan 3 millones por mes y en CTI el balance arrojó 150 millones el año pasado. “El tema es reciente y todavía existe la sensación de que los MMS no llegan a todos. Eso irá cambiando y por eso se espera que las tasas de crecimiento de los envíos multimedia superen a las de SMS este año”, destacó Nores.

En la misma línea, fuentes de CTI señalaron que “la interconexión generará un aumento muy significativo en el tráfico de este servicio. A esto se sumará el avance de las redes de tercera generación y el aumento de celulares aptos para MMS”.

Las compañías reconocen el potencial de este segmento que, además, les proporciona más ingresos: hasta 65 centavos por MMS. Y no dejarán su desarrollo librado al azar. Por caso, Movistar bajará los precios a la mitad para sus clientes adheridos al programa de fidelización Comunidad (y aguardará, al igual que sus competidores, que 2008 sea el año de la mensajería multimedia.

Fuente: La Nación, Argentina 

Opinión