Inicio Tecnología 2017 México ocupa la posición 58 de 142 países en competitividad

México ocupa la posición 58 de 142 países en competitividad

Gracias a este ascenso, se reubicó al 40.9 por ciento de la tabla de posiciones; su mejor clasificación desde 2007

De acuerdo con cifras publicadas en el Índice de Competitividad Mundial del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), el 2011 representó un año de recuperación para nuestro país, ya que ascendió ocho posiciones para ocupar el sitio 58 entre 142 países calificados.

El estudio de referencia, registra el promedio ponderado de doce grandes pilares que sustentan la economía nacional, “dentro de los que destacan la inversión y transferencia tecnológica, además de la sofisticación de los procesos de producción. Ambos factores son determinantes para incrementar la competitividad del sector industrial mexicano, aún dentro del ámbito internacional”, comentó Guadalupe Ramos Méndez, consultora y gerente de Mercadotecnia de GCG, firma dedicada a implementar soluciones empresariales ERP y CRM para el mercado medio y corporativo en diversos sectores económicos.

Datos incluidos en el mismo estudio, indican que en el 2011, la Inversión y transferencia tecnológica avanzó con respecto al año anterior, de la posición 32 a la 24, cuando en el 2008 México ocupaba el casillero 60. En materia de sofisticación de los procesos de producción, nuestro país incrementó 15 posiciones para pasar del peldaño 61 que ocupaba en el 2010 al 46 en el presente, y esas cifras se han visto reflejadas en nuestro quehacer cotidiano, pero falta mucho por avanzar. 

Para GCG son encomiables los esfuerzos de los empresarios mexicanos por crear condiciones que permitan maximizar su potencial productivo por medio de sus capacidades tecnológicas y de innovación para fomentar la competitividad, y que sus estrategias al respecto sean independientes de las fluctuaciones normales inherentes a los ciclos económicos. 

México junto con Chile Brasil y Uruguay se encuentra ya en la etapa de transición de la Etapa 2 a la Etapa 3, que es la que califica a los países altamente desarrollados. 

“En GCG le estamos apostando a que la tendencia permanezca y permita a diversas industrias el fortalecimiento de sus negocios por medio de una ejecución correcta y rentable de su operación por medio del uso de soluciones empresariales, especialmente porque el insuficiente gasto de las empresas en I+D y la ilimitada capacidad de innovación pueden poner en peligro la capacidad del país para competir en el ámbito internacional. Debemos revertir esta situación”, concluyó la directiva de GCG.

Opinión