¿Modificar la concesión de Telmex?

Por Mundo Contact | 14 abril 2008 | Tecnología

Telmex lleva ya decenas de meses pidiendo que se le modifique su concesión para que pueda prestar servicio de video. ¿Procede ese cambio a su concesión? ¡Por supuesto! Pero lo fundamental es en qué términos.

A fines del sexenio pasado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes emitió un Acuerdo de Convergencia. En éste -sin mencionar por supuesto a Telmex- se estableció un esquema complicadísimo para que se le autorizara el servicio de video a “los concesionarios con restricciones”. El destinatario era obvio: Telmex.

Si los servidores públicos que impulsaron el Acuerdo de Convergencia quisieron hacerle el favor a Telmex, éste les debiera reclamar, porque el acuerdo “fue desde siempre un niño muerto”, en palabras de Mario Benedetti. Entonces, ¿qué debe modificarse de la concesión de Telmex?

1) Se debe autorizar que preste video, pero de ninguna manera se le debe imponer una contraprestación por ello. O ¿se quiere que Cofetel repita el Unefon-azo de Lozano Alarcón? El Acuerdo de Convergencia refiere a que “en caso de que la Cofetel considere procedente el establecimiento de la contraprestación por la prestación del servicio adicional de televisión y/o audio restringidos y fijado el monto de la misma por parte de la SHCP, la Cofetel deberá notificar a la Secretaría el monto de dicha contraprestación, para que sea establecida en la modificación de los títulos de concesión”.

Recordemos que bajo el principio constitucional de reserva de ley, el único que puede establecer contribuciones (por ejemplo contraprestaciones) o sanciones es el Congreso de la Unión. ¿A quién se le ocurrió investir a Cofetel de facultades que son sólo del Poder Legislativo? Si Cofetel o la Secretaría de Hacienda y Crédito Público impusieran una contraprestación, seguro que Telmex la pagaría, recibiría su concesión y, después, ganaría el amparo. Idéntico a lo que pasó con Unefon cuando en 1999 Cofetel -en vez de descalificarlo de la licitación- le obligó al pago de intereses y hoy el monto que se estima terminará devolviéndole el gobierno federal [con nuestros impuestos] será de alrededor de tres mil 653 millones de pesos.

2) También se debe establecer expresamente la obligación de Telmex de publicar una oferta de interconexión que sea lo suficientemente detallada en cuanto a las condiciones, tiempos, calidad y tarifas, incluyendo la desagregación del bucle local de manera parcial para datos o completa para voz y datos. La Cofetel debe autorizar las tarifas de Telmex para verificar que no sean tan bajas que maten a la competencia y que al mismo tiempo no excedan el precio tope que la propia Cofetel le fija cada cuatro años. ¿Sigue haciendo esta labor Cofetel? Los paquetes son la forma más fácil de eludir la regulación tarifaria. ¿Autorizó Cofetel el Paquete Telmex Negocio sin Límites?

Las tarifas de larga distancia se han reducido por la competencia, por lo que deben quedar fuera de regulación tarifaria. Mientras que las tarifas de los diferentes tipos de interconexión debieran estar incluidos al igual que el acceso local y, quizá también, el nuevo servicio de video.

3) La calidad de los servicios previstos en la concesión responden a una red del siglo pasado. Por ejemplo, si se interrumpe el servicio por más de 72 horas, Telmex debe bonificar a los usuarios. ¡Ese plazo es el mismo desde la Ley de Vías Generales de Comunicación de 1940! Además el título refiere que la SCT (Cofetel) hará “muestreos independientes, aleatorios y permanentes de las calidades”. ¿Cuándo fue la última vez que la autoridad hizo esos muestreos? El capítulo de calidad debiera ajustarse.

4) La facultad de Cofetel para revisar los libros de Telmex (y de cualquier otro concesionario) para verificar el cumplimiento de la ley en cuanto a la prohibición de subsidios cruzados, de trato discriminatorio a competidores, etcétera, debe incluirse en las concesiones.

Sin embargo, no perdamos de vista que ninguna cantidad de medidas regulatorias será suficiente para compensar la debilidad institucional.

Fuente: El Financiero, Clara Luz Álvarez, México