Motorola busca reducir el tamaño de su división de celulares

Por Mundo Contact | 30 octubre 2008 | Tecnología

El nuevo presidente de la división de teléfonos celulares de Motorola Inc. se está moviendo rápidamente para reducir el tamaño de esta alicaída división, simplificando la forma en que fabrica sus aparatos y eliminando trabajos adicionales.

Sanjay Jha, quién también se convirtió en copresidente ejecutivo de Motorola en agosto, decidió concentrarse en el sistema operativo Android de Google Inc. como la plataforma de software para los teléfonos más visibles de la empresa, según fuentes al tanto.

Se espera que Jha presente los detalles de sus planes, que probablemente incluirán miles de despidos, el jueves, cuando la empresa reporte sus ganancias, dicen las fuentes. La compañía ha anunciado 10.000 recortes de empleos desde principios del año pasado. Motorola prefirió no hacer comentarios.

Jha, de 45 años, tiene la tarea de restaurar la rentabilidad de la división de teléfonos móviles de Motorola, que perdió un promedio de US$12 por cada uno de los 28,1 millones de aparatos que vendió el trimestre pasado.

Él apuesta al sistema operativo Android de Google y a tan sólo otras dos plataformas de software para acelerar el desarrollo de modelos nuevos, algo que necesita desesperadamente. Planea desprenderse de al menos otras cuatro plataformas, limitando el número de empleados requeridos para ajustar el software a los diferentes operadores de telefonía móvil.

Esto significa que Motorola podría descartar decenas de diseños de teléfonos que están en desarrollo, lo que potencialmente podría conllevar retrasos en el lanzamiento de productos en los próximos trimestres.

Un sus primeros tres meses en la empresa, Jha se ha concentrado en los problemas técnicos, que incluyen una pesada cadena de suministro. A diferencia de su rival Nokia Corp., que sólo dos sistemas operativos para la mayoría de sus diseños de aparatos, Motorola trabaja con más de media docena de sistemas operativos.

Jha le dijo a los empleados de Motorola a finales de septiembre que reduciría el número de plataformas a tres. La empresa construirá aparatos para el segmento intermedio del mercado con capacidad para navegar en Internet y otras funciones multimedia usando como base el Android.

Sus aparatos para empresas se basarán en Windows Mobile de Microsoft Corp., el cual se usa en su teléfono inteligente Q y usará su propia plataforma, P2K, para los teléfonos más simples, según fuentes al tanto.

También busca tercerizar la producción de al menos algunos de los teléfonos con Windows Mobile, dijeron las fuentes.

No se cree que Motorola presente un teléfono con Android sino hasta el próximo año, según fuentes al tanto. De hecho, su decisión de optar por el Android como su plataforma principal significa que Motorola tendrá que alcanzar a fabricantes como HTC Corp. de Taiwán, cuyo G1 se puso a la venta este mes.

La decisión de simplificar su tecnología llega en momentos en que Motorola se prepara para dividirse en dos compañías. Desea estabilizar su división de celulares, que no es rentable, para que pueda ser separada del resto de la empresa, que también fabrica decodificadores, radios y otros aparatos de telecomunicaciones.

En cuestión de días después de ponerse al frente de la división, Jha le dijo a los empleados que estaba orgulloso de pertenecer al pionero en comunicaciones celulares y les pidió que se concentraran en el desarrollo de aplicaciones y servicios que podrían restaurar el liderazgo de Motorola.

Sin embargo, a finales de septiembre, Jha notó que los problemas de la empresa eran más básicos, desde entregas tardías a interfaces torpes. Jha les dijo a sus empleados que su esposa usaba un LG Voyager y había rechazado el teléfono Motorola que él le ofreció. Ella, al igual que otros consumidores, no quería leer el manual del usuario para descubrir cómo funciona. “Cuando mi esposa cambie [de aparato] se lo haré saber”, dijo, según fuentes al tanto.

La división de celulares tiene dos o tres veces más empleados trabajando en un mismo proyecto que sus competidores, dijo Jha a los empleados. “Tenemos que crear una fábrica que opere bien”, dijo en la reunión, según una fuente que estuvo presente.

Jha ha asumido una estrategia más distanciada con las ventas, donde el declive económico y las demoras en la renovación de la línea de productos de Motorola han limitado la capacidad de los empleados de cumplir los pronósticos. Jha ha limitado sus visitas a sólo unos pocos socios importantes, incluyendo Google, llamando a otros por teléfono para presentarse. “Me encantaría ir a visitarlo, pero primero tengo que saber qué voy a decirle”, le dijo al director de un operador europeo. “Estoy desbordado”.

Fuente: The Wall Street Journal