Movilidad, sí. Seguridad, ¡También!

Movilidad, sí. Seguridad, ¡También!

A finales de 2015, 1 de cada 3 trabajadores tendrá un dispositivo como herramienta de trabajo. ¿Y la seguridad?

Por Mundo Contact | 31 agosto 2015 | Actualidad, Articulos, Datos Duros, Tecnología

Hoy día nos encontramos en un entorno en el que trabajar es algo que se hace, y no un lugar al que se va.

Todos los días estamos conectados a nuestras empresas, interactuando en nuestra vida personal desde cualquier dispositivo y en cualquier lugar, y borrando las líneas entre lo personal y lo profesional.

Esto se ha convertido mucho más en la norma que en una excepción, y es fuertemente reflejado en las estadísticas que muestran los analistas.

Las empresas de América Latina abrazaron definitivamente la movilidad: según datos de la consultora IDC, 110 millones de personas trabajarán con dispositivos móviles este año en la región, donde, a su vez, 3 de cada 10 organizaciones ya poseen más de la mitad de su fuerza laboral en ‘modo móvil’.

Destacan países como Colombia, que posee la mayor penetración en movilidad empresarial (57%), seguido por Venezuela (47%) y Perú (42%). La consultora estima que, para fines de este año, 1 de cada 3 trabajadores tendrá un teléfono inteligente que utilizará como herramienta de negocio.

movilidad-smartphone-seguridadEn definitiva, hoy la movilidad lo es (casi) todo. En un mundo en el cual la conectividad es la norma y la gente busca interactuar todo el tiempo, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo, las empresas necesitan, por un lado, nutrir la creatividad, mientras que al mismo tiempo les resulta indispensable minimizar el riesgo de pérdida de datos e información.

Se trata de una tensión constante, que además requiere trabajar en el muy estrecho callejón que queda entre el espacio de trabajo y la vida social, una frontera cada vez más difusa para la nueva generación de trabajadores.

Por un lado quedan, entonces, todas las ventajas de las tecnologías móviles (las tendencias como BYOD, la colaboración en línea, los equipos de trabajo distribuidos, los documentos en cualquier tipo de formato y en todo tiempo y lugar, etc). Por el otro, el riesgo que conllevan todas esas ventajas: la pérdida de información, el robo de dispositivos (que los trabajadores demoran cada vez más en denunciar) y los incidentes de seguridad (que un 82% cree que aumentarán este año).

Adicionalmente, nos encontramos con el tema de la seguridad de la información empresarial, donde las tendencias como BYOD abren las puertas a generar organizaciones ‘sombras’ de IT manejadas por los mismos usuarios.

Según un estudio de Frost & Sullivan hecho para McAfee, el 80% de los empleados admite utilizar aplicaciones en sus trabajos sin la autorización del departamento de IT de sus empresas. El 15% de los encuestados aceptó haber sufrido algún incidente relacionado con la seguridad o acceso al usar aplicaciones como un servicio.

De un buen y acertado balance entre los beneficios y los riesgos depende hoy la productividad de las empresas, los trabajadores y la seguridad de sus datos. De cuánto riesgo están dispuestas a correr, en definitiva.

No hay que tenerle miedo al riesgo, sino conocerlo, tratar de minimizarlo y analizar si éste compensa los beneficios potenciales o reales que obtenemos. Inconscientemente (o no tanto) evaluamos ese riesgo todo el tiempo en nuestra vida cotidiana, y luego tratamos de ver cómo reducirlo.

Creo que esta nueva y creciente generación móvil, que naturaliza los valores de compartir y colaborar, trae algo muy positivo, también para los negocios.

La generación móvil (lo que denominamos GenMobile) aporta una presencia flexible, transparente y de colaboración en la fuerza de trabajo. Pero esta nueva generación de empleados representa un factor disruptivo en los modelos de relacionamiento con la información laboral.

Un estudio de Aruba Networks, realizado entre más de 11,500 empleados en 23 países, reveló aspectos inquietantes pero necesarios:

  • GenMobile es una fuerza laboral con una indiferencia general de los procedimientos de seguridad: 6 de cada 10 están ‘felices’ de dejar que otros utilicen regularmente sus equipos móviles de trabajo o personales.
  • GenMobile es laxa cuando se trata de consideraciones de seguridad: casi un 33% de los trabajadores admite haber perdido datos por mal uso de su dispositivo móvil.
  • Los empleados de esta GenMobile de buena gana rompen las reglas de seguridad si consideran que eso responde a un propósito mayor: más del 50% de ellos desobedecería a su jefe con el fin de hacer su trabajo.
  • El 20% de los  trabajadores móviles no tiene contraseñas en sus equipos (‘para facilitar su uso por otras personas’, reconoce el 22%).
  • Créase o no, el 39% de los encuestados en el sector de las finanzas admite haber perdido datos laborales. Esto representa un nivel mucho más alto que el promedio de los sectores. Las empresas de tecnología no escapan de esta misma tendencia.

A manera de resumen, la predisposición natural de la generación móvil (GenMobile) de compartir y colaborar, se extiende a los dispositivos corporativos y con la misma indiferencia respecto a la importancia de los procedimientos de seguridad.

En los últimos 50 años, las oportunidades de crecimiento de las empresas se han incrementado de manera exponencial gracias la tecnología, pero al mismo tiempo los peligros de seguridad de los datos han crecido en la misma proporción.

A medida que la GenMobile se convierte en una parte más central de todos los trabajadores, las empresas necesitan entender cómo manejar la productividad y la creatividad, sin poner en peligro la seguridad de la empresa.

Se trata de un nuevo desafío que trae aparejada una oportunidad: si se maneja bien, se aprovecha bien. Para la creatividad y el crecimiento de los negocios, el surgimiento de la GenMobile es una buena noticia.

Para ello es necesario que cada empresa conozca su ‘nivel de riesgo’: una evaluación necesaria para luego adoptar medidas para mitigar esa ‘cultura de riesgo’. Con la herramienta de evaluación en línea ‘Running the Risk’, de Aruba, las empresas pueden obtener su propio barómetro del riesgo y compararse con otras organizaciones en su país y la industria.

La industria debe ofrecer orientación y medidas para garantizar que las organizaciones de TI se preparen con éxito para el impacto de los empleados de la GenMobile, mientras abraza su actitud de colaboración e innovación a la par que se protege la seguridad de datos y activos de la empresa.

Es el momento de ‘correr el riesgo’ asociado a la movilidad, pero al mismo tiempo, las empresas y sus departamentos de TI necesitan ser más inteligentes acerca de la gestión de este comportamiento proclive a ‘compartir y colaborar’ sin sacrificar la seguridad de los datos corporativos y de información.

La vida es riesgo. Cruzar un calle es un riesgo, viajar en lancha, subir una escalera, escalar un montaña… lo que nos ocurra, incluso quedarnos en casa sentados. El asunto pasa por determinar qué nivel de riesgo estamos dispuestos a correr por el logro que querríamos obtener (ya sea disfrutar de una actividad, llegar más rápido, etc.),  y cómo reducirlo.

Como nunca antes, la movilidad enfrenta a las empresas también a esta disyuntiva. ¿Está dispuesto a correr el riesgo? Lo más importante que hay que considerar, es que como todo, los riesgos calculados y con desenlaces predecibles son mucho más fáciles de asumir.  Su empresa debe tener una estrategia de movilidad que incorpore seguridad, y una de seguridad que incorpore movilidad.  No se debe tener una sin la otra.

Movilidad, sí.  Seguridad, ¡También!

Por Roberto Ricossa, VP & Director General de Aruba Networks Latinoamérica

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *