Nuestra actividad online, un jugoso mercado para los Data Brokers

Nuestra actividad online, un jugoso mercado para los Data Brokers

Sin nosotros saberlo, de nuestra actividad en Internet, surge información personal que abastece a los llamados Data Brokers

Por Mundo Contact | 16 junio 2015 | Actualidad, Web

El provecho y beneficios que obtenemos de Internet no es gratuito: la información que recogen los sistemas informáticos provenientes de nuestra actividad en línea se convierten en un producto que se comercializa dentro de un mercado que valora los datos para múltiples fines, ya sean comerciales, mercadotécnicos, de investigación, e incluso delictivos.

Al utilizar motores de búsqueda en páginas web, consultar el tiempo, encuentros en red sociales, participación en foros, etc., estamos descargando automáticamente cookies, esto es, una serie de micro programas que detectan y recaban nuestra actividad online y la entregan al propietario de los sitios web visitados.

Esta información contiene la matrícula en nuestro dispositivo, sitios visitados, así como los que estén abiertos simultáneamente.

Incluso, suele ocurrir que algunos agentes pagan al sitio visitado para instalar sus propias cookies con fines de investigación, análisis, estudios etc., que posteriormente comercializan o incluso venden a terceros.

Sin estar conscientes de la trascendencia que los datos tienen cuando desplegamos nuestra actividad online, proporcionamos datos personales como nombre, ubicación, tarjetas de crédito, etc.

El recurso que tenemos para proteger nuestra seguridad, privacidad e intimidad, es no aceptar cookies y sistemáticamente depurar nuestra computadora o dispositivo, lo cual, aunque limitado, en alguna medida nos protege.

Nuestra actividad en Facebook genera información que se analiza y clasifica con algoritmos para obtener un perfil individual y grupal como consumidores potenciales, con el fin de sustentar y orientar campañas promocionales, publicitarias e incluso políticas.

Más aún, si tiene instalado Facebook en un móvil con la aplicación de mensajería, de manera remota se activa el sistema para acceder a fotografías, mensajes etc., así como para seguir actualizando y documentando nuestra información de perfil.

Si algún lado positivo quisiéramos encontrar en toda esta red de detección y explotación de datos por parte de entidades públicas y privadas, que irrumpen en nuestra privacidad, ponen en riesgo nuestra seguridad y además lucran con nuestros datos, surge la posibilidad, aunque sea remota, de ser atendidos, en el consumo de bienes y servicios, de una manera personalizada y con soluciones que se ajusten a nuestras propias necesidades y modelos de consumo individuales.

Con información de El País

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *