Inicio Tecnología Actualidad 2017 Open source, una fuerza motriz en la innovación tecnológica

Open source, una fuerza motriz en la innovación tecnológica

30

Actulmente, el open source está en todos lados. La tecnología evoluciona más rápido ahora de lo que lo hizo en cualquier otro momento de la historia de la humanidad y la disrupción digital es lo normal.

El código abierto es la fuerza motriz detrás de gran parte de la innovación tecnológica que observamos; todas las megatendencias principales que vemos en tecnología ocurren debido a la participación del usuario; gracias a sus aportes, cada miembro de la comunidad open source ayuda a definir el futuro de la tecnología.

Esto también influye en la forma en que las organizaciones y las personas trabajan actualmente. El open source y sus valores –como la cooperación, la colaboración y la agilidad– juegan un papel fundamental en la capacitación de las personas.

Hoy, para adoptar una cultura de innovación abierta, las organizaciones comienzan por generar el contexto para que las personas actúen e intenten cosas nuevas, en lugar de anticiparse y planear todo con antelación. A través de la acción colectiva de seres extraordinarios deseosos de correr riesgos e intentar cosas nuevas, vemos organizaciones que logran los avances innovadores que siempre persiguen todos.

En la industria de la tecnología, el open source está generando innovaciones increíbles a un ritmo igualmente increíble. En particular, me ha sorprendido la rápida adopción de la tecnología de contenedores por parte de un amplio espectro de compañías que incluían a algunas de las organizaciones más grandes y tradicionales que existen.

Por cierto que era optimista acerca de la promesa que guardaban los contenedores de revolucionar nuestro enfoque de la infraestructura informática. Pero el ritmo en el cual las compañías han adoptado las tecnologías de contenedores open source, y las tecnologías relacionadas como Ansible, simplemente me dejaron perplejo. En los últimos años no habíamos visto que las empresas implementaran nuevas tecnologías en entornos de producción con esa rapidez. Lo que estamos atestiguando en la industria, en mi opinión, carece de precedentes en esa área.

Analicemos lo que sucedió con la virtualización: a pesar de la promesa de ahorros extraordinarios en los costos, le llevó una década o más tener una amplia aceptación. Hoy vemos a empresas que implementan los contenedores en producción desde el primer día.

Lo atractivo de estas plataformas de contenedores emergentes es que operan de dos formas: hacen posible que las empresas reduzcan los costos y los tiempos de implementación y, al mismo tiempo, aceleren la innovación. Los plazos para implementar grandes proyectos de infraestructura informática en toda la empresa solían medirse en semanas, meses e incluso años, en algunos casos. Hoy, cuando los servicios informáticos modernos y ágiles son la norma, los contamos en horas y minutos, lo que constituye uno de los motivos por los que esta tecnología ha pasado rápidamente a ser tan popular.

Otro aspecto interesante de los contenedores es que mientras la tecnología misma no es sencilla –en realidad, es bastante sofisticada–, su uso es sumamente intuitivo. Aunque hoy podamos dar por hecho que hasta los niños pueden tomar un teléfono inteligente o una tablet y comenzar a usarlo de inmediato sin contar con un manual o instrucciones, se trata de un avance revolucionario en el universo de la infraestructura empresarial.

Al hacer que su uso y su adopción sean extremadamente sencillos, las organizaciones pueden obtener retornos significativos de sus inversiones en tiempo y recursos. Esta atención puesta en la experiencia del usuario es algo que veremos como tema recurrente en la tecnología empresarial, en la cual, en términos generales, existen grandes oportunidades de mejora en todo el sector.

Dada la rápida adopción de los contenedores, creo que podríamos estar frente a un cambio abismal en el mundo de la tecnología, en el cual pronto podríamos experimentar tasas de velocidad de nuevas funciones en áreas como la nube privada y pública que no hemos visto en nuestras vidas.

Nos encontramos en la época más emocionante de todas para pertenecer a la industria tecnológica.

Pero a medida que comienza la evolución, vale la pena destacar el papel fundamental que esperamos que juegue el open source en apoyo de la misma. En tanto los contenedores presentan ilimitadas oportunidades para que las aplicaciones dentro de una organización interactúen entre sí, surge la pregunta de cómo podrán las organizaciones mantener y apoyar un entorno tan dinámico. Si usted cuenta con cuatro millones de microservicios que se comunican y se actualizan entre sí con rapidez, ¿cómo controla estas interacciones y gestiona el rendimiento de las aplicaciones? ¿Cómo diagnostica los problemas cuando algo sale mal? En resumen, demandará un replanteo fundamental de toda la tecnología y de las funciones involucradas en la operación de una cartera de aplicaciones.

Las organizaciones ya no pueden depender de una porción de un código fuente para administrar la creciente cantidad de microservicios de aplicaciones que hacen funcionar sus transacciones empresariales esenciales. También habrá obstáculos por superar que aún no conocemos y que surgirán a medida que la adopción de los contenedores se vuelva más generalizada. Es por eso que Red Hat está realizando fuertes inversiones en la infraestructura detrás del centro de control de los datos y las aplicaciones del futuro, porque somos conscientes de cómo la capacidad de adaptación del open source puede jugar un rol crítico en este sentido.

Durante el año pasado, también hemos visto cómo el enfoque open source para la resolución de problemas ha continuado expandiéndose más allá del universo tecnológico para ayudar a combatir algunos de los problemas más peliagudos de nuestra sociedad. Como ejemplo encontramos el acceso libre al movimiento de datos de pacientes, que está ayudando a diagnosticar y potencialmente curar enfermedades mortales. También está la iniciativa del libro de texto abierto, que promete introducir nuevos avances en el ámbito educativo. Incluso observamos cómo los líderes del desarrollo de inteligencia artificial adoptan un marco de trabajo open source.

De igual modo, ha sido muy estimulante ver cómo muchas clases de organizaciones de todo el mundo –desde compañías aseguradoras multinacionales hasta facultades de negocios líderes– se han inspirado en los principios de la organización abierta. Tengo la esperanza de que muchas compañías e industrias continúen viendo el valor de abrir su enfoque empresarial en los próximos años.

En todos los sectores existe innovación gracias al open source. Con cada aporte que realizan, las personas están cambiando el mundo, generando disrupción y trabajando por solucionar problemas que han dejado perplejas a generaciones enteras. La innovación abierta no sólo está presente, sino que además representa nuestro futuro.

Por Jim Whitehurst, presidente y Director General de Red Hat

Opinión