OpenStack, ¿de qué estamos hablando exactamente?

OpenStack, ¿de qué estamos hablando exactamente?

OpenStack es una solución de servicios de IaaS de código abierto que propone consumir recursos de cómputo como servicio y pagar solo por lo que se utiliza

Por Mundo Contact | 19 abril 2017 | Actualidad, Articulos, Tecnología

OpenStack es una solución de servicios de infraestructura IaaS (Infrastructure as a Service) de código abierto bajo licencia Apache y gestionado por una fundación. La solución se impone hoy como una referencia.

 

¿Qué es un servicio de infraestructura?

Consiste en controlar el hardware, sistemas operativos, capas de virtualización, almacenamiento y redes, en una lógica de servicio bajo demanda. En concreto, OpenStack se utiliza para implementar máquinas virtuales optimizando los recursos del hardware.

Parece sencillo, pero se plantean muchos problemas, como gestión de redes, replicación, gestión de la dependencia, y la inteligencia general para hacer todo este fluido, sin impacto para el usuario final.

 

¿Cómo nació OpenStack?

El proyecto OpenStack fue lanzado en 2010. La NASA y Rackspace, uno de los principales proveedores de alojamiento en Estados Unidos, han tratado de ofrecer una alternativa a la oferta de Amazon Web Services.

OpenStack nació para cubrir estas necesidades de mercado de una manera sencilla e intuitiva para las organizaciones, sin necesidad de disponer de un ejército de ingenieros especializados en cada uno de los componentes de la infraestructura.

El futuro de la infraestructura es de utilizar recursos de cómputo como servicio y así pagar únicamente por lo que uno consume.

 

¿Por qué comprar un servidor que cumple mis necesidades de un solo mes al año, cuando puedo aprovechar la flexibilidad de la nube?

La tendencia es pagar por lo que uno ocupa. Esta flexibilidad de ocupar recursos bajo demanda es ideal para las aplicaciones web, que tienen que soportar en algunos momentos grandes picos de actividad y posteriormente grandes valles de inactividad muchas veces de manera no predecible, y pueden beneficiarse, por ejemplo, de funciones de autoescalado según la demanda en cada momento.

 

La licencia Apache y la fundación OpenStack

Para competir con otros proyectos, los primeros participantes decidieron trabajar en dos elementos esenciales para el éxito de un proyecto libre, la licencia Apache y su corolario, la gobernabilidad a través de una fundación:

  • La licencia Apache

Las principales características de la licencia Apache es permitir la modificación y la distribución del código en cualquier forma (libre o propietario, libre o comercial) y exigir el mantenimiento de los derechos de autor de cualquier cambio.

Esta licencia permite proponer una versión privada del código de OpenStack, se puede conectar a todo tipo de software e incluso incluirlo en una solución de terceros. Esta libertad explica, entre otras cosas, el éxito del proyecto.

  • La Fundación

El proyecto tiene una ambición, según lo declarado por Jonathan Bryce, director ejecutivo de la Fundación OpenStack, en una conferencia en Portland, EU. en 2013: “OpenStack debe de ser el estándar para la computación en nube y convertirse en el GNULinux de la nube”.

 

¿Por qué OpenStack se impuso?

La computación en la nube necesita normas y las soluciones deben de ser interoperables para facilitar la migración entre diferentes tecnologías, pero sobre todo para permitir que las soluciones existentes puedan comunicar entre ellas.

En el pasado, las normas han surgido gracias a la predominancia de ciertas empresas o de una voluntad colectiva para crearlos. En el caso de OpenStack, los dos están entrelazados. Algunas empresas, como Amazon, han tratado de imponer normas, pero esto ha sido lógicamente poco seguido por sus competidores. En OpenStack, empresas con metas a veces muy diferentes se ven obligadas a trabajar juntas. De este modo, se ponen de acuerdo en una serie de normas. El entusiasmo para OpenStack tiende a imponer esas opciones en el mercado global.

Hoy en día, las empresas que desarrollan tecnologías que compiten con OpenStack lo hacen de manera que sea compatible con esta solución de nube. Por lo tanto, no es sorprendente ver a VMware o IBM estar entre los más importantes contribuyentes al proyecto. También es posible desplegar entornos virtuales de Microsoft con OpenStack.

 

OpenStack en México

Sabemos que hay un potencial enorme para la tecnología OpenStack en México, pero todavía la adopción avanza despacio en el país. El mercado local de la nube es aún muy joven y a las empresas les cuesta a adoptar este nuevo paradigma y modelo de consumir el cómputo.

Sin embargo, muchas empresas se atrevieron utilizar la solución, incluyendo algunas de las más grandes, como Telefónica, que escogió en este caso la solución del gigante chino Huawei, basada en OpenStack, para su nuevo servicio de nube pública llamada OpenCloud. Ambas empresas alcanzaron un acuerdo global permitiendo ofrecer servicios de nube pública en los mercados donde opera Telefónica. Este acuerdo, que refuerza las capacidades de ambas compañías, ayuda a las empresas a migrar sus servidores a la nube, permitiéndoles utilizar capacidades informáticas, almacenamiento y servicios de backup desde los centros de datos de Telefónica sin necesidad de invertir en equipamiento y pagando sólo por lo que utilicen. El servicio ya está disponible en México, Chile y Brasil y el despliegue hacia varios países más de América Latina y Europa está iniciado.

Seguramente, a OpenStack le esperan grandiosos días en México.

Por Romain Malenfant, Director Comercial en Cobalt Bond

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *