Pago de espectro no discrimina: CFC

Por Mundo Contact | 10 noviembre 2009 | Tecnología

El Senado de la Repúbica aprobó que las empresas salden los derechos en 24 meses

El pago diferido que realizarán las empresas de telecomunicaciones que ganen las frecuencias para servicios de banda ancha, derivado de las próximas licitaciones de espectro, no discrimina a ninguna compañía, por lo que en materia de competencia no hay problema, aseguró Eduardo Pérez Motta, presidente de la Comisión Federal de Competencia (CFC).

Si hubiera sido sólo para empresas nuevas sí habría un trato preferencial, pero así como salió la propuesta no hay problema y “nosotros (la CFC) no prejuzgamos criterios fiscales”.

El Senado de la República aprobó el artículo 244-E de la Ley Federal de Derechos, mediante el cual establece que quien obtenga frecuencias resultado de la licitación del espectro radioeléctrico para explotar servicios de Internet y banda ancha, no pagará los derechos en los primeros dos años. Aunque al principio la propuesta incluía diferir el pago hasta en cinco años.

La semana pasada, Héctor Osuna Jaime, presidente de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), dijo que el pago diferido tenía sentido, dado que las empresas tendrán que invertir en infraestructura. A esta opinión se sumó la de Gonzalo Martínez Pous y José Luis Peralta, comisionados de la Cofetel, quienes coinciden en que aunado a las inversiones que tendrán que realizar las empresas que obtengan las frecuencias, al tratarse de una tecnología nueva, el servicio podrán explotarlo hasta pasado un año.

La otra versión

En contraste, Gabriel Sosa, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), consideró: “Al poner estos criterios en el pago de derechos se favorece evidentemente a una o varias empresas… estas condiciones de excepcionalidad van en contra de la dinámica del mercado y de la competencia”.

Por su parte, Jaime Cárdenas, diputado por el Partido del Trabajo, aseguró que con dicha disposición “se favorecerá a los grupos de poder, al condonar un pago que para otras empresas en otras licitaciones fue inmediato”.

Fuente: El Economista, México