Inicio Tecnología 2017 Philips busca aprovechar auge de telefonía por Internet

Philips busca aprovechar auge de telefonía por Internet

BERLÍN, 3 de septiembre.- La telefonía por Internet o VoIP, como se conoce en la jerga tecnológica, abre nuevas oportunidades para los fabricantes de electrónicos.

Ya le he comentado que la utilización de redes que originalmente se concibieron para transmitir datos, y que ahora se utilizan también para enviar voz, probaron su efectividad, lo cual está cambiando diametralmente el modelo de negocio de las telefónicas en todo el mundo.

No en balde, en el marco de IFA 2006, varios fabricantes dieron a conocer sus productos para VoIP, un mercado que crece a gran velocidad, concretamente a tasas de 70 por ciento anual en el mundo, y que en países como el nuestro se espera que elevará sensiblemente la competencia en el sector de telecomunicaciones.

Nada más para que tenga una idea del mercado alcanzado por esas soluciones, Philips Electronics estima que el año pasado más de 48 billones de minutos de larga distancia fueron posibles a partir de comunicaciones bajo protocolo de Internet.

El auge de ese negocio depende de la rapidez con que se amplíe el acceso a Internet de banda ancha, y que en el caso de México se ve como parte de la convergencia.

Philips precisa que el año pasado se alcanzaron 185 millones de conexiones a Internet de banda ancha a escala mundial, para 2007 esa cifra se elevará a 275 millones y de ahí para adelante se espera un crecimiento exponencial.

Según la misma fuente, en tres años 20 por ciento de la población mundial tendrá acceso a la VoIP, ya sea complementando la función de las líneas fijas o bien como primera opción de comunicación.

De entrada, este cambio obligará a que en empresas y hogares se dé un reemplazo de aparatos telefónicos, que lo mismo funcionen bajo redes convencionales o bien por Internet.

Precisamente en ese negocio, Philips Electronics, que tiene como CEO a Gerard Kleisterlee, es una de las empresas internacionales que pudieron cuajar una estrategia junto con Skype, al lograr la colocación de 113 millones de aparatos hasta el mes de junio, y reportan al menos más de siete millones de usuarios frecuentes de telefonía por Internet.

Definitivamente, el mercado a atacar es la larga distancia, que si bien ya se convirtió en un commodity con la VoIP, se espera que represente cada vez menores ingresos para las telefónicas.

Para ese nicho, Philips puso sus aparatos VOIP 080 y VOIP 841 que, junto con el software de Skype, lograron escalas de calidad que se asemejan a utilizar una red telefónica tradicional, y claro, está consiguiendo costos menores para empresas y familias que comenzaron a migrar a VoIP.

Como sabe, la filosofía de Philips es hacer sencilla la adopción de nuevas tecnologías, y en el caso del VOIP 080, su funcionamiento se activa a partir de lograr una conexión desde un cable USB y listo, mientras que en el caso del VOIP 841 su operación se da a partir de un dispositivo que tiene el tamaño de un libro y que posibilita una conexión telefónica inalámbrica.

Con esos dispositivos, la otra frontera que estaría atacando Philips es la operación de redes Wi-Fi y Wi-Max, que serán todo un desafío para las empresas de celulares.

Para este negocio Philips busca tener más aliados, siendo uno de ellos Microsoft, que también muestra interés por ese tipo de telefonía.

De momento ambos han podido medir su eficiencia en mercados como Estados Unidos y la Unión Europea, pero está próxima su incursión en mercados emergentes que también buscan comunicaciones más baratas.

Como le decía, para crecer ese mercado depende de la rapidez con que se propague el Internet de banda ancha, un servicio que comenzó a comercializar Telmex, que dirige Jaime Chico Pardo, pero donde también están operadores como Alestra, de Rolando Zubirán, y Avantel, de Óscar Rodríguez.

Anote, además, que con la convergencia, que se espera sea una realidad hacia finales de este año, según lo estipulado por la Secretaría de Comunicaciones, de Pedro Cerisola y Weber, las empresas de televisión por cable, lideradas por la Canitec, de Alejandro Puente, también ofrecerán telefonía, lo que sin duda vendrá a dar fuerte impulso a la VoIP.

En fin, en IFA se probó que la telefonía por Internet ya no es una promesa, sino una realidad, y que en el caso de México, ahora reguladores y empresas de telecomunicaciones deben dar los primeros pasos para apoyar la adopción de una tecnología que habrá de acortar la brecha, en materia de telecomunicaciones, que existe en varias regiones del país, pero sobre todo podría contribuir a unja baja adicional en los servicios telefónicos.

Fuente: El Financiero, Rogelio Varela 

Opinión