Inicio Apps y Gadgets Actualidad Píldoras inteligentes no invasivas que detectan enfermedades

Píldoras inteligentes no invasivas que detectan enfermedades

Las smart piIls detectan y diagnostican enfermedades con un proceso menos invasivo

63
Píldoras inteligentes no invasivas que detectan enfermedades
Píldoras inteligentes no invasivas que detectan enfermedades

Las smart pills consisten en pequeño dispositivo que recorre el organismo en busca de posibles señales de alerta para la salud.

Estas píldoras inteligentes son sensores ingeribles, capaces de detectar, diagnosticar y tratar enfermedades dentro del cuerpo humano.

Las píldoras inteligentes prometen ser la revolución de la medicina inalámbrica.

Las pequeñas píldoras son capaces de diagnosticar desde molestias benignas, como hinchazón o dolor intestinal, hasta diferentes tipos de cáncer, asegura Kalantar-zaden, ingeniero en nanotecnología y catedrático de la Universidad RMIT, en Australia.

Este dispositivo con sensores puede realizar mediciones de pH, enzimas, temperatura, nivel de azúcar y presión arterial.

‘Son datos que nos permiten tener una imagen multidimensional del cuerpo humano’, comenta Kalantar-zaden.

Scripps Health es una empresa que trabaja desarrollando nanosansores capaces de recorrer el torrente sanguíneo y enviar mensajes al teléfono móvil del usuario, con información sobre signos de infección y otros problemas cardiovasculares.

La Agencia de Administración de Alimentación y Medicamentos en Estados Unidos ya aprobó la ingestión de un tipo de píldora equipada con una microcámara como alternativa a la colonoscopia.

 

Avances globales

Por otra parte, la PillCam COLON, que fue creada en Israel, está diseñada para pacientes que tienen dificultades para someterse a procedimientos invasivos debido a problemas de anatomía, cirugía previa o enfermedades.

En estos casos, la píldora puede visualizar de forma remota el tracto gastrointestinal y el colon, para detectar pólipos e identificar los primeros signos de cáncer colorrectal.

También existen píldoras de liberación prolongada que podrían usarse para reducir la frecuencia de dosificación de algunos medicamentos, como los antibióticos.

‘Se podría adaptar a muchas medicinas, cualquier medicamento que se dosifica con frecuencia podría ser compatible con este sistema’, dice Giovanni Traverso, científico afiliado al Instituto Koch de Investigación Integrada del Cáncer del MIT (Instituto de tecnología de Massachusetts)

Los investigadores del MIT y del Birmingham and Women’s Hospital de Boston, desarrollaron una pastilla que una vez ingerida, se adhiere al revestimiento del tracto gastrointestinal y libera lentamente su contenido a lo largo de dos semanas.

Esta tecnología ‘proporcionará el cambio más significativo en nuestras vidas’ dentro del próximo lustro. En este plazo, los expertos estiman que el consumo de píldoras Inteligentes se popularice.

Por su parte, ingenieros del Instituto de Tecnología de California, crearon un microchip de silicona de 1.4mm² que se puede adaptar a los nanodispositivos, para determinar en qué parte del cuerpo se encuentran.

El chip, llamado ATOMS, opera bajo los mismos principios que la resonancia magnética. Un principio clave de este concepto es que un gradiente de campo magnético hace que los átomos en dos ubicaciones diferentes resuenen en dos frecuencias diferentes, lo que permite saber dónde están.

‘Nuestro dispositivo imita ese comportamiento’, explicó el ingeniero eléctrico Manuel Monge, principal responsable de la investigación.

ATOMS se encuentra en su fase inicial de desarrollo, pero sus creadores pretenden hacer uno nuevo que sea aún más pequeño para que llegue a los órganos de difícil acceso como el cerebro o el corazón.

‘Esto nos permitiría crear nuevas formas de diagnóstico y nuevas terapias para enfermedades graves’, afirmó Monge.

Los investigadores imaginan que en el futuro habrá una flotilla de nanodispositivos inteligentes circulando dentro de nuestros cuerpos e informándonos de lo que ocurre en nuestros órganos internos para que encontremos soluciones específicas.

Con información de El País

Opinión