¿Por qué los bancos se suman a Blockchain?

¿Por qué los bancos se suman a Blockchain?

Es en el entorno actual –hiperconectado y cada vez más descentralizado y competido– donde Blockchain aporta confianza, transparencia y consenso donde antes no lo había

Por Rafael Ugalde | 31 enero 2017 | Actualidad, Articulos, Tecnología

La situación actual de la banca en términos de márgenes de ganancia, regulación y condiciones para llegar a los clientes en términos operativos, provoca que la gestión bancaria y los modelos de administración interna y comercial estén experimentando un cambio fundamental, que implica finalmente una propuesta de valor en sus interacciones con los clientes.

Las Fintech (empresas de TIC en finanzas-tecnología) han experimentando nuevas exigencias regulatorias así como presiones para elevar la experiencia del usuario y lograr de transparencia, teniendo antes sí la presión que ejercen las GAFAA (Google, Apple, Facebook, Amazon, Alibaba), que están obligando a una  reconfiguración operativa de la banca en sus modelos de gestión interna y comercial.

Ante el surgimiento de plataformas que desintermedian a los operadores de servicios, independientemente de cuál sea su naturaleza, la respuesta de valor es la interoperabilidad y capacidad de gestionar, conectar y utilizar elevados flujos de información y servicios de diversa índole, que teniendo presente una buena experiencia del cliente, resulta ser una propuesta de valor en sí misma.

Es en este entorno hiperconectado y cada vez más descentralizado y competido, donde Blockchain aporta confianza, transparencia y consenso donde antes no lo había, reduciendo barreras y complejidad operativa, para crear un ecosistema global de intercambio de valor.

Se puede pensar incluso en una visión de futuro para el sector bancario que podría cambiar su modelo negocio de la mano de Blockchain y otras tecnologías, operando técnicas renovadas que conviertan a los bancos en empresas más enfocadas a la tecnología que las aleje de sus orígenes.

Los tres elementos que definen el reto del banco del futuro son: un nuevo modelo de entidad financiera que se sustenta en un ecosistema colaborativo con Fintech y otros partners para la monetización de los activos y de los datos de las entidades financieras; una plataforma de Open APIs (Application Programing Interface), con acuerdos de colaboración adecuados; y una plataforma de distribución de servicios financieros en formato BaaS (Blockchain as a Service). Esto permitirá crear nuevos productos y servicios financieros desde los propios bancos o partners colaboradores, bien sean Fintech u otro tipo de empresa.

Si se piensa en el largo plazo, las APIs serán el primer paso para el recorrido en un entorno abierto y conectado, que debe ser complementado con el trabajo de diferentes comunidades open source.

El cliente final debe ser el objetivo, más allá de movimientos impulsados por la competencia. Ante un enfoque de venta de una cartera de productos segmentados en base a un scoring y criterios sociodemográficos determinados, ahora las entidades financieras deben acompañar a sus clientes en todo momento y lugar, facilitando su día a día, aprovechando la ubicuidad que otorga la interconexión entre Blockchain, Identidad Digital, IoT y 5G. Sólo así se podrá conseguir una plena satisfacción y retención de los clientes y la monetización del valor agregado.

Todo esto es posible cuando se logra una evolución de la cultura empresarial, comprometida a una reducción de la complejidad administrativa para ganar flexibilidad, así como una mayor permeabilidad de ideas tanto internas como externas y una amplia tolerancia al error, como forma de dar salida al conocimiento y creatividad internos y conectarnos con el nuevo sistema global de valores.

Nota: Gonzalo Gómez Lardies, responsable de Transformación Digital en Informática el Corte Inglés y Daniel Garcia, responsable de Blockchain en Everis y cofundador de la Academia online Blockchain Toolkit, son los especialistas que han aportado su visión sobre el futuro del sector bancario, del cual el presente es un extracto.

Con información de El Economista.es

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *