¿Por qué los políticos usan Telegram?

¿Por qué los políticos usan Telegram?

La privacidad es tal vez el principal atributo que buscan los políticos españoles en Telegram, ya que permite hacer chats secretos, realizar conversaciones transitorias, e incluso establecer una conversación que desaparezca

Por Rafael Ugalde | 15 abril 2016 | Actualidad, Tecnología

Entre los principales atributos por los que los políticos españoles se inclinan por Telegram —la aplicación de mensajería instantánea— está la privacidad, ya que permite hacer chats secretos, realizar conversaciones transitorias, e incluso establecer una conversación que desaparezca.

Sin embargo, su máxima cualidad radica en las entrañas de su código, que lo hace ser la mejor opción para enviar rápidamente información confidencial por chat.

La gran ventaja de Telegram es que sus chats son seguros al transmitir la comunicación cifrada directamente entre un teléfono y otro, ya que va de punto a punto sin pasar por un servidor intermedio, explica Roberto Amado, director de seguridad de S2 Grupo, compañía especializada en ciberseguridad informática.

En opinión de Amado, ‘Telegram es uno de los cifrados más robustos que hay hoy en día y en el cual se basa la mayoría de las comunicaciones cifradas en el mundo, como las transacciones bancarias, los protocolos de confianza de sitios web… Si se rompiera ese cifrado los cimientos de Internet temblarían.’

De cualquier manera, Amado, considera que ‘WhatsApp implementa medidas de seguridad muy buenas, ha evolucionado muy bien’,  con lo que el usuario común puede usar el sistema sin preocupaciones.

No obstante, a manera de ejemplo, en el competido y delicado ambiente político de España, los políticos están usando Telegram. Este es el caso de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que han sido de los primeros políticos importantes en hacer uso de este herramienta.

El candidato socialista ha elegido esta solución porque ofrece la máxima seguridad y promete que sea prácticamente imposible que alguien pueda acceder a sus comunicaciones. Sin embargo, en la clase política es habitual que se combinen otras aplicaciones, donde WhatsApp sigue siendo la aplicación de mensajería instantánea preferida.

Con información de El Economista.es

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *