¿Por qué quiebran las empresas tecnológicas?

¿Por qué quiebran las empresas tecnológicas?

Grandes firmas tecnológicas han tenido que vender su legado por falta de visión y la dura competencia; ¿cómo evitar caer en esos errores?

Por Lucía Armengol | 30 agosto 2013 | Articulos, Tecnología

El mundo de la tecnología no da tregua. En relativamente poco tiempo, la férrea competencia ha logrado mermar las ganancias de empresas como Palm, Motorola Mobility, Gateway y BlackBerry, las cuales no pudieron sobrevivir y se vieron en la necesidad de vender su legado tecnológico.

Hace solo unos días, Thorstein Heins, CEO de BlackBerry, dijo que la compañía explorará una serie de “alternativas estratégicas”, entre las que figura una posible venta de la empresa.

Sin embargo, José María Fregoso, director de la firma para México y América Latina, señaló que algunas fuentes interpretaron el anuncio como que BlackBerrry está en venta y aclaró: “La realidad es que no; somos una empresa en evolución y estamos abiertos a nuevos cambios. Sin embargo, ni siquiera podemos asegurar que el proceso tenga alguna transacción; los procesos no se dan de la noche a la mañana.”

La empresa se ha visto en problemas para competir contra Apple o contra teléfonos que usan el sistema operativo Android de Google; además, su nueva plataforma BlackBerry 10 no ha logrado ganar el impulso necesario en un mercado altamente competitivo.

Pero la canadiense no es la primera que atraviesa una fuerte crisis: en 2010, por mil 200 millones de dólares HP compró a Palm, otro gigante de dispositivos móviles que a pesar de haber lanzado una plataforma ampliamente elogiada por los expertos en tecnología, no logró superar su crisis.

bancarrotaPalm fue una de las firmas pioneras en el desarrollo de agendas portátiles electrónicas, invirtiendo posteriormente en el mercado de los teléfonos inteligentes.

“Con la llegada del iPhone, el mercado se volvió más competido que nunca para Palm, cuya participación cayó; HP esperaba retomar su liderazgo al adquirirla, pero de nada sirvió porque entre iOS y Android acabaron con los pronósticos”, dijo Megha Saini, analista de la consultora International Data Corporation (IDC).

Por su parte, Motorola registró sus primeras patentes de telefonía celular en  1970. “Durante mucho tiempo fue líder en ese mercado, hasta que llegaron los teléfonos inteligentes, cuando casi quiebra, pero Google la compró en el mejor momento”, señaló el especialista

De hecho, la primera llamada por celular la hizo, en 1973, Martin Cooper, quien en ese momento trabajaba con Motorola. Desde entonces, miles de innovaciones se han registrado legalmente, durante al menos 44 años.

El buscador adquirió Motorola Mobility en agosto del año pasado por 12,900 millones de dólares, con el fin de permitirle reforzar el ecosistema Android, y al mismo tiempo salvarlo de la crisis. “Esta adquisición permitirá a Google expandir el ecosistema (del sistema operativo para celulares) Android y fortalecer la competencia en el sector de la informática móvil”, declaró en su momento Larry Page, CEO de Google.

Pero no sólo los fabricantes móviles se han visto en la necesidad de desprenderse de sus marcas. En 2007, Gateway, una de las cinco marcas de computadoras portátiles más fiables del mercado, anunció la oferta que Acer le hizo por 710 millones de dólares.

El fracaso de Gateway puede ser atribuido a diversos factores, comenzando por su diversificación hacia el mercado de electrónicos de consumo, decisión que le generó pocas ganancias y marginó aún más a la empresa, según el analista de IDC.

 

Kodak en la cuerda floja

Un gigante que se resiste a morir es Kodak, la firma de servicios fotográficos que ahora está en quiebra tras un siglo de fotografiar al mundo.

La compañía americana se declaró en bancarrota en el mes de enero de 2012, tras declarar una deuda de 6 mil 750 millones de dólares. La supervivencia de Kodak parecía destinada al fracaso, pero la venta del negocio de fabricación de cámaras digitales, el negocio de imágenes digitales y más de mil patentes de imagen digital lograron rescatar a la firma.

El juez federal del Tribunal de Bancarrota de Manhattan, Allan Gropper, aprobó la salida de bancarrota de la compañía fotográfica. “Será enormemente valioso para la compañía salir del Capítulo 11 y con suerte comenzar a recuperar su posición en el mercado estadounidense”,  destacó el juez.

Su nueva estructura implicará un perfil público más bajo para Kodak. Los ingresos previstos de la compañía, de unos 2 mil 500 millones de dólares, son casi la mitad de los que tenía cuando se declaró en quiebra. Su plantilla pasó de contar con más de 47 mil  empleados hasta situarse en cerca de 17 mil  trabajadores, al tiempo que se han cerrado trece fábricas y 130 laboratorios de revelado fotográfico.

“Si la estrategia funciona, Kodak podrá intentar continuar con una tradición centenaria. Posiblemente salga más fortalecida, no en términos económicos, sino desde el punto de vista estratégico, pero el reto es grande y en principio tendrán que conformarse con perder la hegemonía que antes ejercían”, comentó Gary Taylor, analista de Gartner.

En opinión de Taylor, las empresas deben admitir el fracaso y poner en marcha el cambio. “Es uno de los aspectos más difíciles de modificar, pero el más necesario. Una actitud soberbia u omnipotente no lleva a nada positivo”. Recalcó que hay que saber asumir cuando un negocio no va bien y se debe tener la suficiente flexibilidad para admitir otras propuestas que ayuden a levantar la empresa.

El especialista también comentó que la planificación y la ejecución equilibrada de los flujos de entrada y de salida de efectivo son esenciales para el éxito y la protección de una empresa bien dirigida. Cuando se deterioran las condiciones financieras, como tiende a suceder en estos tiempos económicos tan impredecibles, los directores deben controlar que se administren y se ajusten constantemente las asignaciones de efectivo. En este clima tan desafiante pueden presentarse cambios significativos en las ventas de un mes a otro, lo cual puede distorsionar severamente el flujo de caja.

Durante esta era de cambios económicos tan acelerados, los ejecutivos de todos los niveles están intentando dar seguimiento y comprender los factores cada vez más complejos que afectan las finanzas corporativas, los mercados, el personal y prácticamente todos los aspectos de la gestión. Cuando se está en problemas, generalmente la reacción más natural es buscar ayuda. A veces es crucial para la supervivencia de una empresa buscar el asesoramiento de ‘especialistas’ expertos y reconocidos.

 

Las redes sociales no se salvan

Otra compañía que lucha por sobrevivir es MySpace, la que algún día fuera red social más utilizada del mundo, incluso llegando a superar a Google en tráfico de visitas en Estados Unidos.

En su proceso de renovación, recibió una inversión de 20 millones de dólares de manos del emprendedor y cantante Justin Timberlake, quien la adquirió por 35 millones de dólares en 2011, luego de una desastrosa gestión del conglomerado de comunicación News Corporation.

Fiel a su vocación, Timberlake intenta explotar el potencial de MySpace como plataforma de servicio de contenidos musicales y de descubrimiento de nuevos artistas. En este sentido, los ejecutivos de la compañía presumen poseer la mayor librería de streaming musical del mercado, con 53 millones de canciones en su haber.

La nueva interfaz ha eliminado completamente las funciones de creación de blogs, juegos y mensajes privados, para reemplazarlas por un innovador diseño basado completamente en la música. Ahora el usuario puede tener contacto con artistas, leer noticias relacionadas a ellos y crear sus propias estaciones de radio, además de conectarse con personas de todo el mundo que compartan sus gustos musicales.

No obstante, muchos expertos consideran que el futuro de la plataforma no es nada prometedor.

 

¿Por qué quiebran las empresas?

Las razones por las que quiebran las empresas tecnológicas pueden ser muy variadas. Sin embargo, en general existen tres posibles escenarios: Incompetencia o mala gestión de los directivos, fraude, o una mala situación del mercado o de la economía. Así lo explica Virgilio Bravo Peralta, director del Centro de Negociación, Mediación, Conciliación y Arbitraje del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.

Además, el descuido de una empresa puede también ser su fracaso, por lo que deben tomarse varias precauciones para estudiar regularmente, organizar, planear y controlar todas las actividades de las operaciones. Eso incluye la observación continua de los estudios de mercado y los datos a los clientes, un ámbito que es más propenso a ser descuidado una vez que se ha iniciado la empresa

Pero, ¿cómo pueden las empresas salvarse de la quiebra?

En una entrevista realizada por la BBC, Sebastien Marotte, vicepresidente de Google en Europa, indicó que la innovación es una divisa altamente competitiva, y es el alma de una compañía como Google. “Sabemos que la habilidad para innovar se está convirtiendo en algo inextricablemente relacionado con la producción neta de la colaboración; en los dos últimos años, las compañías han empezado a entender sus beneficios”.

La sociedad, con sus usos y gustos, ha cambiado y es muy probable que las estrategias que llevaron a una empresa al éxito no sirvan en la actualidad. “Hay que abandonar esas pautas y seguir otras diferentes, detectar dónde está el negocio, partir de lo que hace la empresa y ver en qué puede cambiar su producto, lo que ofrece, innovar para plegarse a las necesidades actuales del mercado”, recalcó el directivo de Google.

En un momento en que todo está en continuo cambio, es muy importante dejarse asesorar. Las organizaciones empresariales, mediante reuniones y cursos con expertos, pueden dar claves muy importantes para sacar adelante un negocio.

También es relevante ver cómo otras compañías han remontado en una situación precaria. Los periódicos económicos y los informativos de televisión suelen poner ejemplos de empresas que, con técnicas muy sencillas, han sabido reorientar su negocio. En muchos casos, es posible aplicar estas pautas en la propia empresa.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *