Inicio Tecnología 2017 Portabilidad celular en EU

Portabilidad celular en EU

Un número telefónico es “portable” si el usuario puede llevárselo cuando cancela su contrato con un proveedor del servicio y se subscribe a los servicios de otro. Tecnológicamente esto requiere que todos los operadores cooperen con una base de datos que asigna dicho número a un operador particular e instruye al resto de los operadores que estén procesando llamadas destinadas a dicho número a enviarlas a la red de dicho operador.

En Estados Unidos, la portabilidad numérica estaba prevista en el Telecommunication Act de 1996 para todos los operadores fijos. El objetivo de la Federal Communications Commission (FCC) al introducirla fue el reducir los costos de cambiar de operador telefónico en que un usuario debe incurrir, mismos que incluyen el imprimir nuevas tarjetas de presentación, e informar a sus amigos y conocidos de su nuevo número telefónico, buscando una mejor calidad de servicio o mejores tarifas. La portabilidad numérica puede disminuir dichos costos de cambio, pero no en forma gratuita.

La decisión de la FCC implicaba que el imponer dichos costos se justifica debido a que sin portabilidad numérica, algunos consumidores estarían atados permanentemente a su proveedor actual de servicios, no importando su baja calidad, estando incapacitados para beneficiarse de la competencia de proveedores de calidad superior. Esto afectaría a toda la base de clientes de los servicios móviles, ya que mientras más cautiva fuera dicha base, menores incentivos tendrían los operadores para satisfacer las necesidades de sus clientes.

Los operadores celulares pelearon legalmente las reglas de portabilidad numérica celular argumentando que las mismas sólo contribuirían en forma marginal al elevado grado de competencia ya existente entre los diferentes operadores por usuarios de servicios celulares, por lo que los elevados costos de su implementación superarían sus beneficios.

La oposición de la industria retraso, pero impidió el establecimiento de las obligaciones de portabilidad numérica celular-celular. De esta forma en junio del 2003 la Corte del Circuito del Distrito de Columbia se pronunció en contra de los desafíos legales finales a la reglas de portabilidad de la FCC.

Asimismo, la coalición de la industria en contra de la medida se disolvió cuando Verizon Wireless anunció su apoyo a la portabilidad numérica al darse cuenta de que, con su reputación generalizada como la red celular más confiable, tenía más que ganar de un incremento de la movilidad de los usuarios celulares. De esta forma, en noviembre del 2003, las reglas de portabilidad de la FCC entraron en vigencia.

Inicialmente, la mecánica para “portar” un número de un usuario enfrentó más dificultades de lo que la FCC esperaba. Lentamente los problemas se fueron resolviendo, y actualmente se considera que la aplicación de la portabilidad numérica fue un gran logro del periodo de Michael Powell como Chairman de la FCC.

A pesar de sus profundas divisiones en torno a la portabilidad celular-celular, la industria permaneció unificada en torno de una propuesta relacionada: la telefonía fija debía ser capaz de satisfacer la solicitud de algunos de sus usuarios de portar su número telefónico fijo al cambiarse con un operador celular. La medida funcionaría en ambas direcciones, de celular a fijo y de fijo a celular, pero todos sabían que la portabilidad fija-móvil operaria para beneficiar a la industria celular, dado que los usuarios estaban considerando a los teléfonos celulares como sustituto de los teléfonos fijos, y no al contrario.

Al respecto, en noviembre del 2003, la FCC ponderó las fuertes dificultades técnicas que enfrentaría la telefonía fija implementando esta modalidad de portabilidad entre diferentes plataformas tecnológicas con los beneficios al consumidor, y se decidió en favor de la portabilidad fija-móvil.

Fuente: El Economista, Fernando Butler Silva, México 

Opinión