Inicio Tecnología 2017 Actualidad 2017 Posible cierre de taiwanesa amenaza el suministro mundial de chips

Posible cierre de taiwanesa amenaza el suministro mundial de chips

chip

La taiwanesa Advanced Semiconductor Engineering Inc. (ASE), la mayor empresa del mundo en empaquetado y revisión de circuitos integrados, afronta la amenaza de cierre por los vertidos de desechos con metales pesados y acidez en un arroyo del sur de Taiwán.

“El cierre de ASE, que controla un tercio de los test y empaquetado de circuitos integrados del mundo, afectaría a la cadena de suministro de semiconductores, clave para la fabricación de computadoras y teléfonos móviles”, dijo hoy, a la prensa en Taipei, el presidente de Macronix International, Lu Chih-yuan.

Investigadores de la policía del sur de Taiwán han realizado registros en las oficinas y fábricas de ASE y se han incautado de documentos y registros informáticos para aclarar la responsabilidad de la empresa en el vertido de desechos tóxicos en su complejo industrial en Nanzih, distrito de Kaohsiung.

Los vertidos de desechos tóxicos amenazan con contaminar al río que alimenta de agua a cultivos agrícolas y piscifactoría cercanos al arroyo Houjin.

Hasta la fecha, se ha multado con 600,000 dólares taiwaneses (20,237 dólares) a la empresa, se ha detenido al director de la planta K7 de ASE y se ha interrogado al vicepresidente de la empresa, Lin Hsien-tang.

El Buró de Protección del Medio Ambiente dio cuatro días más a ASE para que explique lo sucedido y amenazó con el cierre de la planta, en caso de no recibir una explicación satisfactoria.

ASE tiene unos 20,000 empleados, de los que 5,000 trabajan en su fábrica K7, que es la responsable del nueve por ciento aproximado del total de sus ventas.

Importantes empresas mundiales del diseño de semiconductores, como las estadounidenses Qualcom Inc. y Marvell Tecnology Corp. o la taiwanesa MediaTek Inc. son clientes de ASE.

Las rivales de ASE, Amkor Technology Inc. de Corea del Sur y STATS-ChipPAC Ltd. de Singapur son las que más se beneficiarían del cierre de la factoría de ASE en Kaohsiung.

EFE
Opinión