Inicio Web 2017 Precios de banda ancha en Chile, entre los más altos de la...

Precios de banda ancha en Chile, entre los más altos de la OCDE

5

En Chile el costo representa, en promedio, el 1,1% de la renta de los hogares. La media de este grupo de países desarrollados llega a la mitad, mientras que en EE.UU. es de sólo 0,2%.

En promedio, los hogares en Chile destinan el 1,1% de su renta al pago de internet.

La cifra es de la consultora internacional Analysys Mason, que hizo un estudio sobre la banda ancha en Chile a solicitud de la Subsecretaría de Telecomunicaciones.

En el informe se concluye que el precio de la banda ancha en Chile representa una mayor proporción de la renta que en países de la OCDE, club de las naciones más desarrolladas del mundo al cual Chile ingresará durante las próximas semanas, una vez que lo apruebe el Congreso Nacional.

Chile sólo es superado por República Checa y Hungría, en los que el precio de la banda ancha representa el 1,3% y 1,2% de la renta, respectivamente.

En el lado opuesto se ubica EE.UU., en donde los hogares destinan en promedio el 0,2% de sus ingresos al pago de internet. Le siguen Irlanda y Dinamarca, con el 0,3% de la renta.

El promedio de la OCDE es el 0,5% de la renta.

“Los precios relativamente altos en Chile de la banda ancha (sitúa el valor de entrada en $12.500 al mes) podrían colocar barreras al crecimiento de la penetración”, dice el informe de Analysys Mason.

Propuestas

A modo de recomendación, la consultora propone, entre otras materias, el fomento de la compartición de infraestructura entre los operadores de servicios inalámbricos. “Será una de las políticas de distribución más importantes que la Subtel puede implementar para impulsar laprestación universal de servicios de banda ancha”, sostuvo.

La consultora afirma que no hay necesidad de un cambio normativo importante, pero símejorar y acelerar algunas iniciativas que pueden ayudar, dijo.

En esta línea, propone que los edificios deben proporcionar un acceso no discriminatorio a todos los operadores, mientras que las nuevas torres deben entregar un mínimo de infraestructura de telecomunicaciones. “El operador que primero cablea un edificio tiene la obligación de proveer acceso a otros”, dice.

También plantea facilitar el despliegue de redes. “Un marco que estandariza y agiliza los permisos (…) y centraliza el proceso de obtención de los derechos municipales contribuiría”, afirma, poniendo como ejemplo la ciudad de Michigan, que dictó una ley que fija un máximo de retraso admisible a los municipios para el otorgamiento de permisos.

Una de las propuestas más llamativas es incentivar Wi-Fi compartido entre los vecinos. “Podría aumentar la penetración y uso de internet en las zonas menos prósperas, aunque se debe prestar atención al diseño de productos para que no se desincentive a aquellos clientes que se suscriben a un conexión de banda ancha de otra manera”, dice.

La consultora propone además mejorar el acceso a banda ancha entre los segmentos más desfavorecidos de la población.

“Hay varias maneras en que la accesibilidad a la banda ancha podría mejorarse: Incluirla como obligación de servicio universal (ejemplo, Suiza o Finlandia); crear un servicio de bajo precio para los segmentos de la población que no pueden pagarla, y ofrecer subsidios directos a los segmentos bajos”, planteó.

Fuente: El Mercurio, Chile 

Opinión