Precisan riesgos en asignación de frecuencias para telefonía móvil

Por Mundo Contact | 2 marzo 2009 | Tecnología

Un experto y académico del ITAM recomendó que en la próxima licitación se evite que los ganadores paguen frecuencias bajo esquemas de crédito

En la próxima licitación para asignar frecuencias de telefonía móvil se corre el riesgo de que se puedan repetir errores del pasado que derivaron en el reclamo de 3 mil millones de pesos por parte de Unefon y en la acumulación de espectro en empresas que nunca lo explotaron comercialmente, advirtió Ramiro Tovar, académico del ITAM.

La convocatoria para la licitación de espectro para servicio celular se estima que se publicará este mes, y en ella se debe evitar que los ganadores paguen las frecuencias con esquemas de crédito o con facilidades, como ocurrió con Unefon en 1998, recomendó.

En ese tiempo, a la empresa de Ricardo Salinas Pliego se le otorgaron dos prórrogas para que pudiera liquidar las frecuencias por las cuales había pujado y ganó en la subasta, sin embargo, se le cobraron intereses que posteriormente fueron reclamados por la compañía.

Esto derivó en la devolución a Unefon de 550 millones de pesos al término del sexenio anterior, aunque la compañía sigue reclamando 3 mil millones.

“El otorgar crédito a los operadores que resultan ganadores del proceso de subasta incentiva el oportunismo, la especulación y distorsiona el objetivo de eficiencia en la asignación del recurso”, señaló Ramiro Tovar.

Por ello, recomendó que las posturas ganadoras sean liquidadas en su totalidad en una sola exhibición.

Otro de los errores de las subastas es la especulación y acumulación de espectro por parte de una empresa que después no lo explota y por ende, no da servicios al público.

Tovar mencionó el caso de la empresa SAI PCS, quien obtuvo una asignación de frecuencias para telefonía móvil en 1998, pero no salió al mercado.

“Hay preocupación de la autoridad por que se obtenga espectro ocioso para una forma de barrera de entrada a otros competidores. Existen operadores perdidos actualmente que tienen espectro y no lo están usando, es un costo social y para la economía, un recurso que se necesita tener en el mercado”, explicó el académico.

Dijo que para evitar esta conducta se debe considerar la aplicación del pago de derechos por la tenencia de frecuencias sin aprovechamiento comercial.

Esta suma debe ser sustantiva y creciente de tal forma que desincentive el almacenamiento de espectro sin explotar.

Fuente: Reforma, México