Inicio Tecnología 2017 Promueve Japón sus tecnologías móviles

Promueve Japón sus tecnologías móviles

Japón busca ganar una audiencia mundial para sus aparatos, tecnología inalámbrica y servicios de teléfonos celulares

Japón comenzará a promocionar en el extranjero su tecnología de teléfonos celulares, especialmente el popular “teléfono billetera”, informó un funcionario del gobierno.

Aunque Japón tiene algunos de los teléfonos celulares más avanzados del mundo, el país ha fracasado en su intento de ganar una gran audiencia en ultramar para sus aparatos, tecnología inalámbrica y servicios de teléfonos celulares.

La última iniciativa es encabezada por el gobierno con un grupo de fabricantes nipones y empresas de servicios. La intención es ayudar a que Japón logre atraer a los usuarios a nivel global, dijo Masayuki Ito, funcionario del Ministerio de Asuntos Internos y de Comunicaciones.

Entre las innovaciones inalámbricas que intenta promocionar Japón figura su teléfono billetera. La tecnología se basa en un pequeño chip de computadora llamado FeliCa, insertado en cada teléfono celular, que se comunica con un aparato de lectura en negocios, estaciones ferroviarias y máquinas expendedoras y permite hacer pagos sin necesidad de dinero en efectivo.

FeliCa ha sido desarrollada por Sony. Esa tecnología es más común en las llamadas “tarjetas inteligentes”, que son populares en Singapur y en partes de Europa. Pero el gobierno de Japón tiene esperanzas de vender esa tecnología en el exterior para teléfonos celulares.

En Japón, los teléfonos billetera están disponibles desde el 2004. Fueron introducidos por la empresa NTT DoCoMo.

La tecnología más antigua de Japón ha tenido problemas de compatibilidad con otros estándares globales, pero la nueva tecnología permite que los nuevos productos sean usados fuera del país.

Japón lidera al resto del mundo en teléfonos celulares 3G (tercera generación). Hay casi 104 millones de teléfonos celulares 3G en actividad, alrededor del 90 por ciento de los celulares que son usados en Japón.

Fuente: Reforma, México

Opinión