Qué significa una infraestructrura de redes robusta

Qué significa una infraestructrura de redes robusta

Las tendencias en TI obligan a las organizaciones a analizar las capacidades de su infraestructura de redes, para garantizar el flujo adecuado de la información. Entrevista con Humberto Terán, Director Regional de Ventas de Panduit México.

Por Jorge Cervantes | 30 julio 2012 | Articulos, Tecnología

Cuando hablamos de infraestructura de TI, el aspecto físico no sólo es importante: es fundamental. Nos referimos al ambiente físico y el bienestar material de los equipos y las redes.

Si una organización requiere adquirir o renovar su infraestructura tecnológica, debe planear a mediano plazo bajo el entendido de que, para cumplir con las altas expectativas, se debe asegurar un alto rendimiento de la red.

Por su parte, quienes se encargan de instalar u optimizar la infraestructura deben garantizar la capacidad del transporte de la información, asegurando los anchos de banda para ofrecer un servicio de alta calidad.

De poco serviría contar con una conexión poderosa desde el exterior, cuando hacia el interior se carece de una infraestructura robusta y una configuración óptima, diseñada para que la información fluya continuamente sin cuellos de botella.

Recientemente, la empresa Dimension Data afirmó que el 45% de las redes de las empresas serán obsoletas en cinco años, cifra que supone el 38% de incremento con respecto del año 2011.

Según Dimension Data, mientras las empresas están invirtiendo en conectar más dispositivos móviles a sus redes como resultado de la tendencia ‘Trae tu propio dispositivo’ (BYOD, por sus siglas en inglés), se están olvidando de mantener y mejorar su infraestructura de red, es decir, el canal por donde corre la comunicación de todos los dispositivos.

Por su parte, Cisco estima que el tráfico global de computación en la nube crecerá doce veces, desde 130 exabytes para alcanzar un total de 1.6 zettabytes por año en el 2015, un 66 por ciento de tasa de crecimiento anual compuesta. Un zettabyte es equivalente a un sextillón de bytes o a un trillón de gigabytes.

En un estudio, el fabricante de redes predijo que el tráfico del centro de datos se cuadruplicará desde 1.1 zettabytes en 2010 a 4.8 zettabytes anuales en el 2015, representando un crecimiento del 33 por ciento anual.

Asimismo, se espera que la cantidad promedio del tráfico en el centro de datos por hora durante las horas pico aumente hasta 2.5 veces, lo que requiere una planificación para la capacidad adicional de los centros de datos y la nube, así como de conectividad.

Por si fuera poco, ante las enormes capacidades de cómputo que ofrecen los equipos hoy en día y las tendencias de Cloud Computing, ahora es posible contar con infraestructura de almacenamiento y procesamiento ‘prestada’ o ‘rentada’ de terceros. La posibilidad de aprovechar esta ola hace que sea aún más relevante para las organizaciones contar con una fuerte infraestructura de redes.

 

Cómo elegir una infraestructura física adecuada

Humberto Terán, Director Regional de Ventas de Panduit México

En opinión de Humberto Terán, Director Regional de Ventas de Panduit México, el cableado está siendo revalorado por la industria, ya que durante algunos años se consideraba a los transportes físicos como algo poco eficiente. Hoy, las tendencias indican que cada vez más empresas están instalando fibra optica para asegurar los niveles de disponibilidad y eficiencia.

Según la firma Research and Markets, la demanda global de fibra óptica alcanzó los 203 millones de kilómetros-core en 2011, lo cual representa un crecimiento del 10.92% más respecto a 2010.

Por otro lado, Electronics.Ca Publications, una firma especializada en investigaciones de mercado, aseguró en su Reporte Global sobre el Mercado de Componentes de Fibra Óptica, que ese nicho alcanzará un valor de 42 mil millones de dólares hacia el 2017, siendo los motivadores de crecimiento la creciente demanda de banda ancha en empresa y hogares, la mayor penetración de internet móvil y la renovación de infraestructuras de telecomunicaciones en países emergentes.

Terán compartió con Mundo Contact cuatro factores clave que deben tomarse en cuenta para elegir la infraestructura física adecuada:

1. Que sea escalable

Las empresas deben contar con una infraestructura escalable y compatible con el sistema de Cloud, pero sin olvidar que la demanda de rendimiento para clientes internos se incrementa tres veces cada año.

Cada vez hay más servicios empresariales a los que se puede acceder sin gastar demasiado -por ejemplo, servicios de videoconferencia bajo demanda en los que solo se paga el consumo-, pero para beneficiarse de ellos es necesario tener una buena red capaz de soportarlos.

2. Implementación inteligente del data center en físico

Actualmente, gracias a la virtualización y a la mayor capacidad de cómputo que ofrecen los fabricantes, es posible contar con 400 servidores virtuales en un gabinete. Sin embargo, aunque la tecnología ha avanzado mucho en estos aspectos, las compañías deben cuidar temas como la administracion del calor o el uso del aire, y seguir buscando ahorros en el consumo de electricidad.

3. Trabajar con estándares

Existe tanta oferta de aplicaciones y productos, que al tratar de interconectarlos se pueden generar problemas. Para evitar complicaciones de este tipo, las organizaciones deben adoptar enfoques en la estandarización, siguiendo las mejores prácticas en el manejo de los flujos de aire, la disposición de los equipos e incluso en temas como la colocación de los cables.

4. Capacidad para monitorear

“Mientras menos veces sea necesario entrar al sitio donde está la instalación, mejor”, asegura Terán.

En este sentido, lo recomendable es contar con mecanismos y herramientas que permitan revisar y arreglar de manera remota los problemas menores e incluso evitarlos con el monitoreo permanente de su rendimiento.

Si un equipo está gastando más energía o si hay problemas de seguridad, más vale prevenir que lamentar y realizar una detección temprana de potenciales problemas.

Para ello, se pueden establecen alarmas que sirvan como focos amarillos. Por ejemplo, si se detecta un incremento en la temperatura de un centro de datos, es importante que esto pueda resolverse antes de que sea necesario reiniciar los equipos o apagarlos para que se enfríen. Otras variables que se pueden monitorear son la humedad y los flujos de aire.

Además de garantizar un bienestar y cuidado físico del equipo, Jiménez invita a las empresas a reflexionar sobre la importancia de contar con un cableado robusto, para que la organización sea capaz de aprovechar toda la potencia del cómputo actual y las tendencias como virtualización, big data y cloud computing.

En el siguiente video, Terán nos habla sobre las Comunicaciones Físicas Unificadas. Este concepto, creado por Panduit, se refiere a la visión sobre la convergencia de las redes físicas dentro de las organizaciones y el impacto en cuanto a beneficios y capacidades en la transportación de la información:

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *