Rechazo a nuevo monopolio en telecomunicaciones: SCT

Por Mundo Contact | 19 marzo 2009 | Tecnología

Es un tema de competencia económica: el gobierno mexicano no puede renovar las concesiones de MVS, de Joaquín Vargas, tal y como las tiene ahora, porque implicaría la constitución de un nuevo monopolio.

Por eso obligadamente tendrá que dividirse en dos, en tres o en cuatro bloques -en función de la política que determine la Secretaría de Comunicaciones y Transportes que encabeza Juan Molinar Horcasitas-, para procurar la entrada de otros operadores y fomentar la competencia en el incipiente negocio de nuevas tecnologías como el Wimax y el Long term evolution, que permite mucho mayor movilidad y capacidad que la primera.

MVS tiene hoy 190 Megahertz en la banda 2.5 a 2.7, en 70% del país. Es el concesionario que tiene la mayor capacidad en esa banda en México.

Hay otros 11 inquilinos (otras 11 empresas) que tienen 190 Megahertz, en diferentes regiones, o ciudades o localidades, en 30% del territorio nacional. Por eso es tan importante la concesión que hoy posee MVS y que extraoficialmente se valora en alrededor de 3,000 millones de pesos.

En la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) confían en que la división de la concesión de MVS y la prórroga respectiva se resolverá a través de la negociación de un acuerdo con esa empresa y no por el largo y sinuoso camino del litigio.

MVS mantiene 38 amparos que controvierten la falta de respuesta de la SCT a su petición de refrendo.

El juez puede resolver en favor de MVS, pero la SCT sólo estaría obligada a resolver favorable o desfavorablemente para la empresa. Es decir, el juez no puede obligar a la SCT a que renueve concesiones.

Por eso en la SCT -por lo menos en su equipo jurídico encabezado por Gerardo Sánchez Henkel- confían en que antes de que se resuelvan los procesos judiciales, mucho antes, incluso en un plazo de semanas, podrían alcanzar un acuerdo ambas partes.

¿Qué tipo de acuerdo? Uno en el que MVS acepte la división de su concesión, se quede con uno de los dos, tres o cuatro bloques en que sea dividida y reciba autorización para ofrecer nuevos servicios, aparte del de la televisión restringida en MMDS que hoy puede ofrecer. Sería una gran ventaja para MVS, porque en virtud de su tecnología sería la primera en poder ofrecer los nuevos servicios.

En otras palabras, se trata de no sólo la renovación de una concesión, sino de la autorización para ofrecer servicios adicionales.

Es exactamente el mismo caso de Telmex que pide autorización para ofrecer el triple play con un nuevo servicio, el de televisión. Es un servicio adicional. O el de Nextel de Peter Foyo, que pide un servicio adicional: la telefonía móvil.

En el caso de Telmex, empresa y gobierno llevan años discutiendo el tema.

Con MVS puede prolongarse en el tiempo o alcanzar un acuerdo.

Lo único que podría acortar el camino es la disposición de MVS para la segmentación de la banda que tiene concesionada, en función de los criterios de competencia que desea establecer el gobierno.

Segmentación no es maroma nueva

En realidad la segmentación de la concesión de MVS, como la propone hoy la subsecretaria de Comunicaciones, Gabriela Hernández, no es un tema nuevo.

Lo propuso desde hace más de medio año el que fuera el subsecretario de Comunicaciones, Rafael del Villar, tanto al entonces secretario Luis Téllez Kuénzler como al presidente Felipe Calderón.

La idea de Del Villar, apoyada por su jefe de asuntos jurídicos, Gonzalo Martínez Pous, era segmentar los 190 Megahertz, como lo hicieron en Estados Unidos en tres bloques: uno de 74, otro de 42 y uno más de 74.

Luego se cruzó la polémica decisión de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), de Héctor Osuna, de retractarse a fines del 2008 de lo que en enero de ese año había resuelto: el refrendo de las concesiones de MVS.

Luego el escándalo de Purificación Carpinteyro y las ilegales grabaciones, dieron al traste con el camino de un acuerdo.

Lo cierto es que la Ley Federal de Telecomunicaciones en su artículo 23 dispone que la SCT podrá cambiar o rescatar frecuencias concesionadas en los siguientes casos: cuando exista el interés público por razones de seguridad nacional para la introducción de nuevas tecnologías, o para dar cumplimiento a los tratados.

Sin embargo, sería muy largo el camino del litigio y consecuentemente sería mejor un acuerdo entra las partes.

Para la actual subsecretaria de Comunicaciones, Gabriela Hernández, la potencial política de segmentación apenas está en análisis y revisión junto con la Secretaría de Hacienda; es una política pública que está por definirse.

Entre la SCT y MVS la moneda está en el aire.

Fuente: El Economista, Marco A. Mares