Redes sociales.com

Por Mundo Contact | 7 enero 2010 | Social Media

“La red de pantallas ha transformado nuestra forma de vivir … Se han convertido en un instrumento de comunicación y de información, en un intermediario casi inevitable en nuestras relaciones con el mundo y con los demás.”

Gilles Lipovetsky y Jean Serroy

Mucho se ha escrito sobre los acontecimientos considerados como los más significativos de 2009. Evidentemente la crisis financiera, la influenza y el cambio climático fueron tres de los sucesos que encabezan la lista de sucesos, y sin lugar a dudas ocuparon el mayor espacio en los diarios nacionales e internacionales.

Sin embargo, la muerte de Michael Jackson y la agresión física que sufrió el primer ministro de Italia, si bien en términos de periodicidad lejos están de los espacios que ocupó la crisis financiera, sobresale la velocidad de la difusión de la noticia y el número de internautas que mediante YouTube “participaban en el suceso” en tiempo real vía la web, ya que bastaron unos cuantos minutos para que la imagen de la agresión a Berlusconi diera la vuelta al mundo, en un proceso que intenta consolidarse como la democratización de la información.

Más de un tercio de siglo ha pasado desde los primeros escritos que acuñaron el término de “era de la información”; generalmente, éstos partían de una visión bipolar que iba desde el extremo optimista que presagiaba el fin del analfabetismo (entre otros logros), hasta el radicalismo pesimista que señalaba el analfabetismo tecnológico como el mayor modo de iniquidad en las generaciones futuras.

Ambas visiones coincidían, por un lado, en la transformación de los modelos de negocio en Internet, y por el otro, en que ambas posiciones difícilmente permitían observar el abanico de posibilidades que la revolución tecnológica, centrada en las tecnologías digitales de información y su influencia en la comunicación, abría al mundo.

Un ejemplo de ello son las llamadas redes sociales; sólo bastaron cinco años para que lo que surgió de la mente de Mark Zuckerberg (estudiante de informática de la Universidad de Harvard) se transformara en la red de amigos con más de 350 millones de usuarios en el mundo.

Al respecto, de acuerdo con el periódico El País, en Facebook existen 1.6 millones de páginas activas y cerca de 5.3 millones de seguidores de espacios que van desde activistas sociales hasta internautas que sólo buscan la digitalización de sus actividades cotidianas. Tan sólo en España, según la décima edición del informe La Sociedad de la Información, casi tres de cada cuatro internautas son usuarios de las redes y el llamado Faceboom cubre 22.4 por ciento del tiempo de navegación en Internet.

El mismo informe señala que tanto Facebook como Tuenti son de las expresiones más potentes de la capacidad de Internet para crear comunidad; aventura, además, que permiten “mayor transparencia de las personas y las organizaciones” en lo que Manuel Castells denomina la “transformación tecnosocial”.

Evidentemente, lejos estamos de la democratización de la información, y podemos estar de acuerdo o no con las redes sociales, pero es un hecho que éstas y su influencia en la comunicación interpersonal entre niños y jóvenes citadinos va en aumento. Al respecto, Gilles Lipovetsky y Jean Serroy, en “la pantalla global”, cierran la oración con la que se inicia este escrito, señalando que “vivir es, de manera creciente, estar pegado a la pantalla y conectado a la red”.

Quizás habría que regresar a los clásicos y repensar que la comunicación, consciente y significativa, se relaciona con la esencia de la especificidad de la especie humana; sin embargo, no sólo de la manera que históricamente se ha entendido. El mismo Barack Obama, con su constante conexión a la red y su empatía comunicacional, podría dejar sin argumentos al más rígido crítico de las actuales redes sociales.

Fuente: El Financiero, Ricardo Márquez, México