Reguladoras de telecomunicaciones discuten sus desafíos en Iberoamérica

Por Mundo Contact | 7 julio 2008 | Tecnología

Las agencias reguladoras de las telecomunicaciones en Iberoamérica comenzaron hoy en la ciudad brasileña de Sao Paulo una serie de debates para discutir los desafíos del sector durante la XI Cumbre de Reguladores y Operadores.

La Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones (Ahciet), responsable del encuentro, inauguró este lunes la cumbre, que durante dos días debatirá sobre los desafíos comunes que el sector afronta en España, Portugal y América Latina.

El presidente de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de Brasil, Rolando Sardenberg, quien a nombre de su país asumirá en octubre la presidencia del Fórum Latinoamericano de Órganos Reguladores de Telecomunicaciones (Regulatel), destacó la importancia de “conversaciones bilaterales”.

En ese sentido, Sardenberg anticipó que realizará antes de tomar posición al frente del Regulatel visitas a Argentina y Perú para intercambiar experiencias y presentar las modificaciones reglamentarias que experimenta Brasil en los últimos diez años.

“No se trata de tener una reglamentación única (en Iberoamérica). El objetivo es intercambiar experiencias e ideas,” apuntó Sardenberg, quien destacó la presencia española y mexicana en las telecomunicaciones de “todos los países” de la región, a través de Telefónica y Telmex-América Móvil, respectivamente.

De igual manera, Sardenberg valoró los planes de expansión de la brasileña Oi (antigua Telemar) después de la adquisición de Brasil Telecom.

Oi pretende alcanzar los 100 millones de usuarios en 2010, con un 30 por ciento de suscripciones en el exterior.

Otro de los expositores, el argentino Raúl Katz, de la estadounidense Universidad de Columbia, destacó las semejanzas de la región en sus retos para reglamentar la convergencia tecnológica y de ampliar la inclusión digital de la población.

Uno de los problemas apuntados por Katz es el de la inadecuada utilización de los recursos de la “universalización de las comunicaciones en la región,” que en Brasil son canalizados, por ejemplo, a través de un fondo con presupuesto de 5.000 millones de reales (unos 3.105 millones de dólares).

Una de las innovaciones presentadas fue la experiencia de Guatemala, que preside hasta octubre el Regulatel, y donde opera la llamada licencia “única,” para facilitar y reglamentar las inversiones de empresas de televisión en telefonía y viceversa.

Esa situación, según el superintendente de las Telecomunicaciones en Guatemala y presidente del Regulatel, permitió al país centroamericano tener un aumento de la telefonía fija anual entre el 6,0 y 8,0 por ciento, que contrasta con el nivel de contracción vivido por la mayoría de países en 2007.

El director internacional de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) de España, Fabio Del Alisal, detalló que el órgano español regula el espectro desde 2002 y otorga licencias de operación para nuevos servicios de la operadora en un plazo de 48 horas.

Las operadoras en España, sin embargo, deben demostrar su capacidad de acción significativa en el mercado, aunque las empresas del sector WiMax, de banda ancha inalámbrica, funcionan de manera libre porque cuando fue creada la ley todavía el sistema no existía.

El presidente de Telefónica Brasil, Antonio Carlos Valente, en tanto, habló sobre la capacidad de la compañía para captar clientes, y no de perderlos, con la implementación en agosto de un ley que permite al usuario cambiar de operadora sin modificar su número telefónico fijo o móvil. Una ley similar en Chile aún duerme en el Congreso.

Brasil tiene 130 millones de líneas de telefonía móvil que triplican las 40 millones de telefonía fija, en las que Telefónica responde por el 92 por ciento en el estado de Sao Paulo, el más rico y populoso del país.

Fuente: El Mercurio, Chile