Renuncia la cúpula de Alcatel-Lucent en medio de pérdidas y tensión sobre la fusión

Por Mundo Contact | 30 julio 2008 | Tecnología

Patricia Russo y Serge Tchuruk, arquitectos de la fusión que creó a Alcatel-Lucent SA en 2006, anunciaron sus renuncias ayer. Los ejecutivos dejan la empresa después de dos años de esfuerzos frustrados para crear un gigante global de equipos de telecomunicaciones que fuera rentable tras la fusión de dos rivales trasatlánticos.

A dos años de la fusión, Alcatel ha registrado seis trimestres consecutivos de pérdidas y ha perdido la mitad de su capitalización de mercado, pese a que ha tratado de hacer más eficiente su negocio al recortar cerca de 16.500 empleos en todo el mundo y hacer una renovación general, que abarcó desde su fuerza de ventas a su portafolio de productos.

Ahora, con la salida de Russo y Tchuruk, Alcatel-Lucent pasará los próximos meses buscando un nuevo equipo gerencial. Hace más de una semana, la junta directiva recibió propuestas de firmas de reclutamiento en un esfuerzo por adelantar la búsqueda de nuevos ejecutivos y posiblemente nuevos miembros de la junta, según fuentes al tanto.

En una entrevista, Russo dijo que había tomado la decisión de dejar la compañía en los últimos meses debido a que sintió que su misión de unir a la empresa estadounidense con la francesa estaba a punto de completarse.

“El período más difícil de la fusión quedó atrás”, dijo Russo. “El año pasado fue muy duro, pero desde que implementamos el plan de recuperación a finales del año pasado, hemos hecho avances concretos”.

Sin embargo, el cambio de gerencia llega en un momento difícil. Los mayores proveedores de equipos de telecomunicaciones han sido bastante perjudicados por la desaceleración global del gasto, a medida que sus mayores clientes, los operadores de telefonía de todo el mundo, se consolidan. La industria también ha sido afectada en buena parte por las guerras de precios con los nuevos competidores de bajo costo de Asia, como el chino ZTE Corp., que están convirtiendo a sus productos en commodities.

Los fabricantes de equipos tradicionales de telecomunicaciones han visto cómo sus márgenes operativos se han reducido de 7,3% en 2001, durante el colapso de sector, a 6,2% el año pasado, según UBS Investment Research. Los temores de una recesión en Estados Unidos están empeorando la situación para esas empresas a medida que los operadores de telecomunicaciones suspenden las actualizaciones de redes que tenían planeadas.

La salida de Russo y Tchuruk podría alterar el equilibrio gerencial francoestadounidense que la compañía ha tratado de mantener por dos años. Cuando se anunció la fusión, la empresa se esforzó por dividir equitativamente la influencia entre las dos partes. Russo, una estadounidense, se convirtió en presidenta ejecutiva, pero la compañía estableció su sede en París y Tchuruk se mantuvo como presidente de la junta.

En el comunicado, la empresa también dijo que renovará y reducirá su junta directiva. Russo dejará su cargo a fines de año con un pago compensatorio de US$9,4 millones mientras que Tchuruk saldrá el primero de octubre.

Un director, Henry Schacht, quién precedió a Russo en Lucent, renunciará a la junta inmediatamente. Observadores dicen que es probable que la próxima junta preste menos atención a las lealtales nacionales. “Un nuevo presidente ejecutivo externo tendrá la posibilidad de empezar desde cero e ignorar inquietudes nacionalistas”, sostiene una persona cercana a la junta.

Cuando se anunció la fusión, Russo y Tchuruk la presentaron como una forma de ganar escala y reducir costos para competir con los nuevos fabricantes de bajo costo que estaban surgiendo, especialmente desde Asia.

No obstante, Russo pasó apuros para integrar las dos firmas. La reducción de costos que preveía, especialmente en investigación y desarrollo, fue mucho más difícil de exprimir que lo esperado.

Para empeorar las cosas, los competidores de la empresa como Telefon AB L.M. Ericsson se lanzaron al ataque, tratando de robar clientes mientras Alcatel- Lucent estaba distraída.

El año pasado, Alcatel-Lucent se vio forzada a recortar precios e incluso aceptar contratos a pérdida para mantener su presencia en mercados importantes como China e India. Una y otra vez, la empresa advirtió que no cumpliría sus metas de ingresos y ganancias, perdiendo la confianza de analistas y accionistas.

Ayer, Alcatel-Lucent anunció una pérdida de 1.100 millones de euros (US$1.730 millones) para el segundo trimestre, comparado con una pérdida un año antes de 586 millones de euros (US$921 millones). Los ingresos cayeron 5,2% a 4.100 millones de euros (US$6.446 millones), debido en parte a la debilidad del dólar frente al euro.

Fuente: The Wall Street Journal