Inicio Tecnología Reprueban desempeño de la Cofetel

Reprueban desempeño de la Cofetel

4

Entre la CRE, la Cofetel y la CFC, la de telecomunicaciones fue la peor evaluada, con 4.5 en una escala donde 10 es el puntaje más alto

En México, los organismos reguladores en materia de energía, telecomunicaciones y competencia no funcionan adecuadamente, según un grupo de 30 expertos convocados por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Las comisiones Reguladora de Energía (CRE), Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) y Federal de Competencia (CFC) resultaron reprobadas en su desempeño y autonomía frente al Gobierno federal y empresas.

La peor evaluada fue la Cofetel, con 4.5 en una escala donde 10 es la puntuación más alta; le siguió la CRE, con 5.1, y la CFC, con 5.2.

La única que pasó de “panzazo” fue la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), con 6.1.

El panel de expertos concluyó que las cuatro comisiones evaluadas padecen la falta de una visión integral en el modelo de competitividad mexicano y que sus principales retos son la duplicidad de funciones, la incertidumbre jurídica y la claridad de mandato.

Carlos Casasús, ex presidente de Cofetel, dijo que dicha comisión se ve limitada por la doble ventanilla que mantiene con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, lo cual genera confusión y contradicciones en los resolutivos.

Víctor Pavón, doctor en economía, señaló que el régimen de sanciones que aplica la CFC es demasiado débil, lo que genera incentivos perversos para violar la ley.

Además, la calidad de sus investigaciones deja mucho que desear.

Pavón dijo que la CFC debe evitar el ejercicio discrecional de funciones, ya que, por ejemplo, durante 2008 el presidente del pleno emitió 20 opiniones sin intervención del resto de los comisionados.

En el caso de la CRE, se evaluó de manera positiva en segmentos donde existe competencia como el gas LP, pero su papel es muy limitado frente a Pemex y la CFE, señaló la experta Miriam Grunstein.

La CNBV tuvo una buena evaluación en capacidad técnica, pero ineficiente en la regulación del sector ahorro y de crédito popular.

Fuente: Reforma, México
 

Opinión