SDN, la base para el futuro de los centros de datos

SDN, la base para el futuro de los centros de datos

Las redes definidas por software ofrecen fluidez y capacidad para crecer y desplegar nuevos servicios en espacios de tiempo antes inimaginables, pero manteniendo una administración centralizada y simplificada

Por Mundo Contact | 20 junio 2016 | Actualidad, Articulos, Tecnología

A lo largo de la historia de los centros de datos, el avance tecnológico ha significado un constante desarrollo en busca de aumentar la eficiencia y mantener la continuidad de las operaciones.

Cada cambio de arquitectura ha aportado a las redes nuevos retos y ventajas substanciales contra sus predecesores.

En la actualidad, las operaciones diarias en cualquier organización dependen de aplicaciones basadas en la nube, mismas que se ejecutan a lo largo de un gran número de servidores, generando una increíble cantidad de tráfico el cual, a su vez, requiere de miles de conexiones de red.

Se trata de miles de usuarios, clientes y empleados teniendo acceso a aplicaciones en la red de la empresa desde toda clase de equipos y en distintas partes del mundo simultáneamente.

Es en este escenario donde las redes tradicionales basadas en el hardware alcanzan su punto de quiebre, pues resulta imposible hacer crecer el centro de datos de la manera tradicional: agregando equipos, los cuales tendrán que ser configurados y administrados individualmente, lo cual representa un lastre en términos de agilidad de negocio y la habilidad para desplegar nuevos servicios.

 

Un nuevo paradigma

Las redes definidas por software ofrecen a las empresas la fluidez y la capacidad para crecer y desplegar nuevos servicios en espacios de tiempo que antes eran inimaginables, pero manteniendo una administración centralizada y simplificada.

En un ambiente SDN, la red alcanza una eficiencia nunca antes vista pues, en caso necesario, los administradores pueden cambiar y adecuar de manera centralizada la operación de los switches y ruteadores, sin tener que manipular los equipos individualmente. Simplemente, cuando una nueva aplicación o servicio debe ser desplegado, es posible aprovisionar los recursos que requiere de una manera dinámica en cuestión de minutos en vez de días.

 

Beneficios tangibles

El impacto positivo del ambiente SDN en el centro de datos se advierte en un mejor desempeño y en una reducción del costo operacional, al acortar los tiempos de espera al lanzar nuevos servicios, así como en menos horas hombre y errores derivados de la administración y configuración manual de equipos.

Dado que, generalmente, el lanzamiento de una nueva aplicación o servicio está destinado a mejorar la experiencia del cliente, la cual, a su vez, es la que genera las ventas e impulsa el negocio, se puede afirmar que la velocidad de despliegue se traduce en ganancias para la empresa.

Por otro lado, gracias a la virtualización de funciones de red (NFV) es posible reducir también los gastos de capital, al requerir menos equipos físicos para realizar las tareas de manejo del tráfico, mismas que son realizadas por instancias virtuales, lo cual, en un centro de datos, se traduce en menor demanda de espacio y equipo de enfriamiento, por lo tanto, en menor gasto de energía y equipo de respaldo eléctrico.

Otro aspecto que se ve ampliamente beneficiado al llevar SDN al centro de datos es la calidad en el servicio (QoS), ya que permite a los administradores de TI dar prioridad al tráfico de aplicaciones críticas, por ejemplo, aquellas a las que tienen acceso los clientes y que afectan directamente su experiencia.

Finalmente, la seguridad también se beneficia en los ambientes SDN/NFV, al poder manejar y configurar de forma centralizada firewalls virtuales según sean requeridos.

Fuente: Juniper Networks

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *