Inicio Tecnología 2017 Servicio universal y redes de nueva generación

Servicio universal y redes de nueva generación

En los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se está discutiendo si el desarrollo de WiMAX y otras tecnologías inalámbricas de banda ancha tendrán implicaciones sobre las obligaciones futuras de mantenimiento y expansión de la cobertura social de los servicios de telecomunicaciones. Esto, debido a que el desarrollo de soluciones inalámbricas de bajo costo para alcanzar áreas remotas puede conllevar la disminución drástica de los programas actuales que se abocan a dicho objetivo.

En México, el desarrollo de tecnologías inalámbricas puede tener mayores impactos en los costos de la cobertura social de servicios de telecomunicaciones, ya que no sólo observa un número de líneas fijas por cada 100 habitantes inferior al que presentan los países de la OCDE, sino inclusive menor al registrado en otros países con nivel de desarrollo similar (Chile, Argentina, Brasil, etcétera.).

Al respecto, se considera que si la meta es cerrar rápidamente los diferenciales en la cobertura de servicios de telecomunicaciones que se observan respecto a naciones de desarrollo similar, la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) -además de buscar la expansión eficiente de las tecnologías inalámbricas de banda ancha en México-, debe tener facultades para establecer un mecanismo para financiar la oferta de servicios en las zonas rurales y urbanas con menores niveles socioeconómicos.

Existe un gran número de mecanismos que se han seguido en otros países para atacar el problema. Sin embargo, si se busca aumentar en forma drástica la cobertura social de los servicios de telecomunicaciones, respetando las modalidades pro-competencia de la apertura del sector en México y los compromisos internacionales del país en la materia, se tiene que implantar un Fondo de Servicio Universal.

Es decir, un mecanismo para financiar la expansión de la cobertura social de los servicios de telecomunicaciones aumentando la rentabilidad que experimentan las empresas en zonas de alto costo o de bajo poder adquisitivo de la población, a través de transferencias monetarias aportadas por el gobierno y/o la industria.

Este mecanismo de financiamiento buscaría ser neutral y procompetitivo.

a) Neutral en tanto que ninguna tecnología que ofrezca el servicio con mínimos de calidad sería descartada como posible receptora de recursos.

b) Procompetitivo, en tanto que el subsidio se otorgaría al operador que gane en una subasta el derecho a instalar y mantener en operación servicios de telecomunicaciones en las zonas y grupos sociales prioritarios con base en solicitar el menor subsidio.

Ya hay antecedentes en la materia, debido a que en el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2002, se estableció un Fondo de Cobertura Social para las Telecomunicaciones (FCST).

El objetivo del FCST era lograr una mayor cobertura, penetración y diversidad de los servicios de telecomunicaciones para la población mexicana de escasos recursos del medio rural y urbano, incentivando a los operadores para que ampliaran la cobertura del servicio a través de subsidios. Las licitaciones correspondientes fueron ganadas por Teléfonos de México (Telmex) y los recursos asignados fueron sólo de 750 millones de pesos, pero se estableció que se buscaría incrementar su monto a través de aportaciones de los concesionarios, los gobiernos estatales y municipales y organismos internacionales.

Fuente: El Economista, Fernando Butler Silva, Presidente del Colegio Nacional de Economistas 

Opinión