Inicio Tecnología 2017 Slim rechazó fusión Telefónica-Telmex en 2000

Slim rechazó fusión Telefónica-Telmex en 2000

El empresario mexicano reveló que el expresidente español Aznar propuso en el 2000 a Ernesto Zedillo la fusión de Telefónica con Telmex. Las conversaciones entre ambas empresas no fructificaron por el rechazo de Slim

El Partido Popular (PP) acusa al gobierno de intervenir en el futuro de empresas privadas como Endesa. Pero ese intervencionismo no parece ser patrimonio de los gobiernos socialistas. Carlos Slim, el multimillonario mexicano, desveló ayer que el expresidente Aznar propuso en el año 2000 a su homólogo mexicano Ernesto Zedillo la fusión de Telefónica con Telmex, la operadora mexicana que preside Slim. Las conversaciones entre ambas empresas no fructificaron por el rechazo de Slim a la creación del que hubiera sido “el mayor monopolio de Latinoamérica”.

El PP ha criticado duramente al Ejecutivo por su actuación en la crisis desatada por el control de Endesa. Según la oposición, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero rompe las reglas del libre mercado al propiciar la oferta de la italiana Enel frente a la de la alemana E.ON. Pero esa teoría del intervencionismo tiene un precursor, al menos según las revelaciones que hizo ayer de Carlos Slim.

El presidente y principal accionista de Telmex desveló ayer que el presidente José María Aznar propuso “en 1999 o 2000” a su entonces homólogo mexicano Ernesto Zedillo que propiciara una fusión entre Telefónica y el exmonopolio de telecomunicaciones mexicano. El problema es que tanto la operadora española como la mexicana eran ya entonces empresas totalmente privadas.

Con la credibilidad que le da ser el tercer hombre más rico del mundo, Slim precisó que ante la propuesta de Aznar, Zedillo le respondió que Telmex era una empresa privada y que debía hablar con sus directivos.

Y así parece que fue porque, siempre según Slim, el presidente de Telefónica, César Alierta, y el entonces director de Telmex, Jaime Chico Pardo, mantuvieron conversaciones aunque nunca avanzaron hacia un acuerdo concreto.

Telefónica propuso a la compañía mexicana colaborar en el terreno de la telefonía móvil y penetrar conjuntamente en el mercado hispano de Estados Unidos, propuestas ambas que fueron rechazadas por Telmex. Para despejar cualquier duda, Slim aclaró que tanto entonces como ahora ve inviable una fusión con Telefónica porque se crearía “el mayor monopolio de telecomunicaciones de Latinoamérica”.

Independientemente del grado de profundidad de esas negociaciones, lo cierto es que desde que Alierta accedió a la presidencia de Telefónica, en julio de 2000, una de sus obsesiones es arrebatar el liderazgo de Latinoamérica a Slim. Para ello compró en 2002 Pegaso, la segunda operadora de móviles mexicana y, sobre todo, adquirió las filiales latinoamericanas de BellSouth en 2004. Ahora Telefónica compite con Telmex y su filial América Móvil en 15 países de la región. Las operadoras de móvil de Slim aventajan en 33,6 millones de clientes a las de Telefónica.

Precisamente, Alierta eligió ayer a Santiago de Chile para lanzar su programa Ahora, que se ha fijado como objetivo ampliar hasta 150 millones la base de clientes en la zona en 2009, frente a los 115 millones actuales. Alierta, en la convención de directivos latinoamericanos, indicó que la región es la palanca del crecimiento del grupo.

Fuente: El Economista, México

Opinión