Inicio Tecnología 2017 ¿Somos caros en telecomunicaciones en México?

¿Somos caros en telecomunicaciones en México?

Un tema recurrente en el sector de las telecomunicaciones, es si en México la canasta de servicios de telefonía móvil, fija, larga distancia, conexión a internet, telefonía pública, enlaces dedicados, datos y otros es cara. Seguramente estaremos escuchando mucho sobre el tema en los próximos días, principalmente porque está en marcha la revisión cuatrianual del nivel tarifario de Telmex, tal como lo establece su título de concesión. Esto coincide con la inminente publicación de un estudio que afirma que nos encontramos entre los países más baratos en estos servicios.

Repasemos las posturas de los participantes. Generalmente, cada vez que aparece una referencia o reporte que alude al alto precio de las tarifas, la postura de las autoridades es de empeño en descalificar la metodología, información, institución que la genera, y si es posible a todas. También han afirmado que el problema en el poder adquisitivo no es el alto nivel en precios, sino el bajo nivel de ingresos, pero al respecto del PIB per cápita, es poco lo que se puede hacer en el corto plazo.

Por otra parte, la OCDE, el Banco Mundial y el Foro Económico Mundial, la AuditorÍa Superior de la Federación, así como analistas, consultores y académicos coinciden en sus cálculos con la percepción generalizada de los consumidores de que somos relativamente caros.

Amigo lector, ¿con quién coincidiría usted?

Respondamos lisa y llanamente.

1. Es inobjetable que a través de los años hemos sido uno de los países más caros del mundo, eso sin contar nuestro bajo nivel de ingreso, que en conjunto resulta en un bajísimo poder adquisitivo en términos de telecomunicaciones.

2. Sin embargo, en los pasados 24 a 36 meses nuestro mercado ha registrado una importante baja de tarifas, sobre todo de servicio móvil e internet, que finalmente cuentan conjuntamente con casi 55 millones de conexiones. Por
ejemplo, la conexión de internet de banda ancha, inaccesible a la mayoría de los hogares hace 2 años cuando costaba más de 600 pesos, hoy se ubica en 350 pesos mensuales, a lo que cabe añadir que en la semana anterior duplicó, sin cargo adicional, su velocidad de transmisión, lo cual en la fórmula de cálculo resultaría en una disminución de su precio efectivo.

Además, el efecto de la competencia y la fuerte adopción social de los servicios móviles han llevado notoriamente sus precios a la baja, tanto para usuarios de prepago como de pospago. Sin embargo, en el segmento móvil aún no
son competitivos con los observados internacionalmente.

Reconozcamos también que las tarifas de algunos servicios, como la telefonía residencial fija en llamadas locales y la, ya en vías de extinción, conexión a internet vía dial-up o conmutada, han sido competitivas. Además el empaquetamiento de servicios de voz, internet e incluso televisión por cable se han traducido en descuentos entre el 20 y 40% del costo por separado.

3. Finalmente, si bien aún hoy no podemos argumentar que nuestro nivel de tarifas es competitivo, es de esperar que por la continua acción de la competencia, del mercado y de la introducción de las, ya no tan nuevas,
tecnologías como el protocolo de internet para cursar voz, el precio de nuestra canasta básica llegue a un nivel competitivo.

Por lo tanto, es importante acelerar la promoción de una competencia efectiva en el mercado para facilitar el efecto positivo de la creciente penetración de la tecnología. Una operación eficiente del mercado nos puede llevar en un plazo de 2 a 3 años a alcanzar niveles competitivos a nivel internacional. No hacerlo así, nos seguirá costando en términos de bienestar para nuestra población, así como en la tan necesitada productividad de las empresas en México.

Fuente: El Economista
Ernesto Piedras
Economista (ITAM-London School of Economics)
Director General de The Competitive Intelligence Unit (www.the-ciu.net)

Opinión