Sostienen los pobres el negocio celular

Por Mundo Contact | 28 abril 2008 | Tecnología

Las personas prefieren quedarse en esquemas de prepago pues tienen la impresión de que controlan mejor su gasto

Las personas de ingresos bajos se han convertido en el mercado más importante para las telefónicas, ya que en promedio gastan entre 15 y 18 dólares mensuales en tarjetas de recarga para telefonía celular, con tarifas 38 por ciento más altas que en el segmento de pospago.

Según el estudio “Pobreza y acceso telefónico en América Latina y el Caribe”, elaborado por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), el gran negocio para las telefónicas está en el volumen de usuarios que abonan tarjetas, ya que constituyen más del 90 por ciento de la totalidad de clientes en el País.

Sin embargo, pese a ello, el usuario percibe que las tarifas que paga son altas y hace menos llamadas. En México se realizan siete llamadas semanales (1 por día en promedio), mientras que en Colombia se hacen 13, en Brasil 11 y en Argentina 10.

“Las personas de bajos ingresos representan un mercado significativo para los operadores de telefonía móvil, con un promedio de gasto per cápita más alto de lo esperado”, afirmó Judith Mariscal, académica del CIDE.

Por su parte, Yazmín Gutiérrez, analista de Select, señaló que el gasto promedio de los usuarios de prepago alcanza hasta los 18 dólares mensuales, casi lo que cuesta un plan de pospago de los más baratos, que rondan los 20 dólares.

Pero la gente opta por quedarse en esquemas de prepago porque tiene la impresión de que así controla mejor su gasto.

El prepago se han diversificado, ya que antes se compraban tarjetas con un costo mínimo de 100 pesos, pero ahora se hacen recargas electrónicas de 30 y 50 pesos que han sido muy exitosas para las telefónicas, dijo Gutiérrez.

Analistas afirman que la reducción de las tarifas celulares es importante, ya que la capacidad de compra es la barrera más significativa para ampliar tanto el alcance, como la variedad de los servicios móviles para los pobres.

Datos de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) indican que el año pasado, las tarifas en la modalidad de pospago se redujeron 17 por ciento, mientras que las de prepago bajaron solo 4.1 por ciento.

De tal forma que el costo por minuto de las llamadas de pospago se ubica en 1.39 pesos, mientras las de prepago están en 2.26 pesos, una diferencia de 38 por ciento.

“En el caso de los usuarios de prepago, las tarifas sí son significativamente más altas, pero es gente que no está dispuesta a pagar una tarifa mensual por el servicio y en segunda, no consume una gran cantidad de minutos al mes”, dijo Lester García, jefe de la Unidad de Prospectiva y Regulación de Cofetel.

Explicó que aunque muchos clientes de prepago solo reciben llamadas, las telefónicas ganan a través de las tarifas de interconexión que cobran a otras empresas que llevan tráfico hacia su red.

Telcel, principal operador de telefonía móvil en México, registró al cierre del 2007, 46 millones 329 mil usuarios de prepago, contra 3 millones 682 mil de pospago.

Aunque las tarifas para usuarios de prepago son altas, la penetración de los servicios de telefonía celular en los hogares con un nivel socioeconómico D y E llegará a 43 por ciento el próximo año, de acuerdo a cifras de la consultora Select.

Fuente: Reforma, México