Empleados experimentan el implante de un chip en su mano

Empleados experimentan el implante de un chip en su mano

Los 50 empleados que se han sumado al experimento llevan un chip bajo la piel para moverse en su entorno de trabajo, sin necesidad de una clave, una identificación o una llave.

El pequeño chip, del tamaño de un grano de arroz, está implantado bajo la piel, entre el pulgar y el índice de la mano.

La empresa sueca Bihoax International se asoció con Square Market para desarrollar este proyecto, que es el primero que se prueba en Estados Unidos.

La FDA, entidad que regula medicamentos y aparatos médicos, lo aprobó en 2004, pero nadie había tomado la iniciativa en este país; aunque en Europa se utiliza desde hace meses en la firma sueca Epicenter.

La posibilidad de que este dispositivo se utilice para controlar al personal, es real, sin embargo la empresa podría ejercer el control necesario sin recurrir al implante, gracias a los sofisticados sistemas actuales de cámaras y software de reconocimiento facial que permiten rastrear a los empleados.

La pregunta es si les empresas tomarían este caso como ejemplo de lo que se puede hacer para fines distintos del control, por ejemplo para la medición de tiempos y movimientos en procesos industriales.

Por otra parte, se pueden utilizar otros sistemas de rastreo sin necesidad de traspasar la piel. Hace dos años, después de un evento masivo que organizó Google, esta empresa compartió datos generales del comportamiento de los asistentes durante los tres días de duración.

Se pudo saber cuánta comida se consumió, el número de visitas al baño, la media de pasos y escaleras subidas de manera colectiva, los países de origen, edad y sexo.

Con el fin de no dañar los escrúpulos por su identidad, las personas daban su consentimiento para realizar el análisis de datos al registrarse en el evento. Los datos individuales también se compartían con cada persona.

Con información de El País

Leer más