La realidad virtual al alcance de personas discapacitadas

La realidad virtual al alcance de personas discapacitadas

Greg Bednarski desarrolló WalkinVR, un programa informático que permite a las personas con movilidad limitada, hacer uso de la realidad virtual sin que sus limitaciones corporales supongan un impedimento.

La realidad virtual permite la generación de entornos que rompan las restricciones habituales de espacio-tiempo, lo cual hace posible la generación de movimiento, intercambio y comunicación. Esto supone que los movimientos realizados en el mundo real se recojan y trasladen mediante controles y sensores al mundo virtual.

De esta manera, una persona que usa silla de ruedas, o que esté limitada a una cama o bien que tenga un brazo inmovilizado, tenga limitaciones para moverse libremente, lo que supone un impedimento para moverse también en entornos virtuales, lo que resulta en cierto modo contradictorio, teniendo en cuenta las posibilidades que ofrece la realidad virtual.

Un aspecto relevante del sistema WalkinVR es que no requiere ninguna modificación en los sistemas de realidad virtual existentes, ni tampoco hacer modificaciones a las aplicaciones o juegos. En cambio, el asistente utiliza diversas combinaciones de los controladores y de los sensores existentes para introducir en el entorno virtual movimientos que un jugador no puede realizar en el mundo físico.

Por ejemplo, un usuario con un brazo inmovilizado puede simular los movimientos del segundo controlador (el que manejaría con el brazo que tenga en cabestrillo), mediante movimientos hechos con la cabeza, el asistente modifica el entorno habitual, para adaptarse a la persona que está en desventaja con el resto de jugadores, que no perciben esa adaptación personalizada.

En el caso de un jugador en silla de ruedas y con una limitación de movimiento en los brazos también puede hacer uso de otro juego que requiere desplazarse y levantar ambos brazos para moverse por el entorno computarizado, apuntar y disparar. En este caso, el asistente Walking VR compensa ese limitación haciendo un seguimiento del movimiento de los ojos a partir de los cuales simula en tiempo real el movimiento de los brazos. De nuevo, se trata de un juego que existente que sin modificar el ‘driver’ se adapta a la limitación física de la persona.

Según indica Greg, WalkinVR es un desarrollo en beta al que seguirán añadiendo opciones que amplíen las posibilidades de juego y de uso de  la realidad virtual para personas con discapacidades físicas, sin embargo opinan en Road to VR, que resolver este problema no debería ser la tarea de sólo un programador: ‘los desarrolladores de aplicaciones y juegos de realidad virtual deberían consensuar la manera de hacer que los juegos y las aplicaciones VR sean tan inclusivas como sea posible para todo tipo de jugadores’.

Con información de El País

Leer más

Controlan robots con la mirada

Controlan robots con la mirada

La firma suiza ABB y la española Irisbond desarrollan una nueva tecnología que permite controlar robots con la mirada.

El proyecto busca habilitar esta funcionalidad para todo tipo de aplicaciones industriales y sociales, en el ámbito de la discapacidad.

Se trata de una tecnología denominada ‘eye-tracking’ que podría permitir a un cirujano consultar con la mirada el historial de un paciente mientras lo está operando, o a un conductor contestar el teléfono de su coche al recibir una llamada con solo un movimiento de sus ojos.

La solución desarrollada ahora está basada en un software denominado ‘webtracker’ que permite el control de computadoras con el movimiento de los ojos, monitorizados a través de una webcam, y que utiliza sofisticados algoritmos basados en el posicionamiento de la cara y de la visión para permitir a los usuarios interactuar con el robot y controlarlo de una forma natural.

La presentación de este novedosa tecnología, desarrollada bajo el programa Bind 4.0 del Gobierno vasco (España) para fomentar la colaboración entre empresas ya asentadas y emergente, se desarrolló hoy a través de la disputa de una partida de ajedrez entre dos mujeres.

Una de ellas, en silla de ruedas debido a una grave discapacidad de movimientos, estuvo asistida por un robot al que ordenaba realizar distintos movimientos de piezas con la mirada.

Esto fue posible mediante una computadora en cuya pantalla aparecía un tablero de ajedrez sobre el que la mujer posaba la mirada para indicar la pieza que deseaba mover y en qué casilla depositarla.

El robot, situado en medio de la mesa y dotado de dos brazos articulados similares visualmente a los de las máquinas quirúrgicas de precisión, movió así varias piezas e incluso se comió la reina de su oponente.

La máquina, que tiene en su memoria las reglas de ajedrez y que no permite realizar movimientos prohibidos en el juego, controla también las acciones de la persona que no sufre discapacidad, quien le indica mediante un ratón los desplazamientos de sus fichas.

Una vez concluida la partida, el robot se encargó de recoger las piezas y posicionarlas nuevamente en su correspondiente casilla inicial.

Esta investigación abre un amplio campo de posibilidades para nuevas aplicaciones de robótica industrial, especialmente en la robótica colaborativa, incluyendo nuevas opciones de integración laboral para personas con discapacidad.

EFE

Leer más

Crean software para comunicarse con personas con discapacidad auditiva

Crean software para comunicarse con personas con discapacidad auditiva

Personas con algún grado de discapacidad auditiva pueden comunicarse sin que medie un intérprete gracias a un software desarrollado en Colombia que combina 44,000 palabras en español con imágenes, sonidos y vídeos.

“Hablando con Julis” es el nombre de este desarrollo tecnológico y de la fundación que nació en el seno de la familia bogotana Galindo Bermúdez que, ante la necesidad de comunicarse con su hija Juliana, quien escucha pero no puede hablar, empezó a crear en 2006 un sistema que le permitiera ser más independiente.

“Es una solución comunicativa y de aprendizaje para cualquier persona en condición de discapacidad”, afirmó Daniela Galindo, líder del proyecto y presidenta de la fundación sin ánimo de lucro.

Este programa, que cuesta 275,000 pesos colombianos (unos 142 dólares), permite a personas sordas, con síndrome de Down, afasia, autismo, parálisis cerebral o que por accidente o enfermedad perdieron la facultad para comunicarse, construir frases o palabras para hacerse entender fácilmente.

La primera versión del software fue hecha exclusivamente para Juliana y tenía solo 3,000 palabras, indicó Galindo, quien al ver que muchas más personas podrían beneficiarse, decidió, con el apoyo de la empresa privada, crear una segunda edición del programa.

hablando_con_julis2Hoy en día el software cuenta con 125,000 registros multimedia que incluyen videos de palabras en lengua de señas, sonidos e imágenes asociadas a centenares de conceptos como colores, sabores, números, geografía, partes del cuerpo, estados de ánimo y sentimientos.

Ya son 4,000 los usuarios de este programa en Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México, Perú, Venezuela y Colombia, donde además de la licencia del software ofrecen una capacitación durante tres meses para discapacitados y sus familias.

Pero la proyección de “Hablando con Julis” es mayor tras haber sido seleccionado como uno de los proyectos semifinalistas de MassChallenge 2014 o “Mundial del Emprendimiento”, que llevará por cuatro meses a Boston a las mejores startups del mundo para un proceso de mentorías y aceleración.

“Hablando con Julis” es, según Galindo, un sistema de doble vía, es decir, que tanto los discapacitados como sus familiares, docentes y amigos pueden interactuar, algo que facilita su vida diaria, el aprendizaje del idioma y su desempeño laboral.

“Queremos que todo el núcleo social se integre con ‘Hablando con Julis'”, dijo la ingeniera de sistemas que defiende “la inclusión” como clave para la autoestima de estas personas.

Este software está diseñado además para agregarle más palabras e imágenes de acuerdo al contexto y necesidades de comunicación de cada usuario.

La Fundación, que se financia de donaciones y la venta del software -lo que representa el 30% de sus ingresos-, tiene como meta en 2014 seguir ampliando el número de beneficiarios mediante una aplicación para teléfonos inteligentes y tablets, para la que requiere unos 140 millones de pesos (72,000 dólares).

Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que en el mundo hay alrededor de 360 millones de personas con pérdida de audición discapacitante, de las cuales un 87% no aprende a leer ni escribir.

En Colombia, según el Departamento Nacional de Estadísticas (DANE), 456,642 personas no oyen, 337,862 no pueden hablar y 314,106 tienen limitaciones para entender o aprender.

Se puede conocer más sobre este proyecto en el siguiente enlace.

EFE

Leer más