Sector salud mejora con IoT la experiencia del paciente

Sector salud mejora con IoT la experiencia del paciente

En el sector de Servicio de Salud, el Internet de las Cosas (IoT) describe un entorno en el que las etiquetas inteligentes (por ejemplo, códigos de barras y etiquetas de identificación por radiofrecuencia [RFID]), beacons1 y sensores, se fijan a objetos conectados a Internet, dándoles una voz digital. Por ejemplo, cuando los sensores, beacons y códigos de barras se adjuntan a los médicos, a los pacientes, al equipo y a la medicina, los hospitales reciben flujos de datos que proporcionan información importante sobre lo que está sucediendo en sus operaciones. Luego se analizan esos datos y con base en esto, surgen ideas que pueden ser usadas para tomar decisiones más inteligentes.

Todos los datos generados en tiempo real por los dispositivos inteligentes requerirán respuesta inmediata, mientras que el big data ayudará a los profesionales de la salud a revisar e incluso a identificar maneras de mejorar el diagnóstico, la atención y el tratamiento al paciente en tiempo real.

Con las expectativas elevadas de los pacientes, muchos hospitales están contratando a directores experimentados para asegurar una ”experiencia del paciente” ejemplar. Sin embargo, con la demanda de centenares de pacientes diariamente, el desafío de ayudar a los doctores y enfermeras a que esto suceda es cada vez mayor considerando que no puede descuidarse su eficiencia en la operación. Afortunadamente, la administración de activos empresariales (Enterprise Asset Intelligence) y análisis de datos, hacen de esta misión complicada, una realidad.

Un estudio del 2014 de Forrester Consulting, realizado por Zebra Technologies, mostró que el 97 por ciento de las organizaciones de cuidado de la salud encuestadas, concuerdan en que el IoT será la iniciativa tecnológica más estratégica que se llevará a cabo en esta década – señalando el potencial para un ambiente de trabajo más seguro y una experiencia del paciente mejorada.

El Internet de las Cosas (IoT) permite formas de trabajo más seguras y eficientes que ayudan a evitar problemas como gestión de medicamentos, cuidado crítico y más.

El Internet de las Cosas impulsará la industria de la salud y proporcionará la visibilidad y la optimización de procesos, y así, mejorar la experiencia del paciente.

Alex Castañeda, Vicepresidente y Gerente General de Latinoamérica, Zebra Technologies

Leer más

Ericsson lanza servicios de red para el IoT masivo

Ericsson lanza servicios de red para el IoT masivo

Como respuesta a la llegada de las primeras redes comerciales del Internet de las Cosas (IoT), Ericsson complementa sus ofertas de software IoT celular y Acelerador IoT con una completa gama de servicios de red.

Estos servicios permiten que los proveedores de servicios aborden de manera eficaz el despliegue y operación de la gran cantidad de dispositivos IoT que se están introduciendo en las redes LTE.

Estos servicios que se aplican a las tecnologías Cat-M1 (también denominada LTE-M) y IoT de Banda Estrecha (NB-IoT), incluyen el diseño y optimización de la red IoT, así como su despliegue, operación y administración, y se encuentran respaldadas por la oferta de Servicios de Soporte ampliada recientemente.

Peter Laurin, Director de Servicios Gestionados del Área Comercial de Ericsson, indica: ‘Esperamos que los dispositivos IoT superen a los teléfonos móviles como la categoría más grande de dispositivos conectados a partir de 2018, ya que, de acuerdo con el último Informe de Movilidad de Ericsson, habrá 18 mil millones de dispositivos IoT conectados en 2022. Esta absorción masiva requiere un enfoque diferente para la planificación, diseño, operaciones y capacidades de la red, comparado con las redes tradicionales de banda ancha móvil’.

Ericsson también está introduciendo nuevas funciones de software IoT, tales como el soporte de Voz sobre LTE (VoLTE) para Cat-M1, lo cual permitirá a los operadores explorar nuevos casos de uso en los que puede ser ventajoso que los dispositivos IoT soporten servicios de voz, creando oportunidades para expandir los servicios empresariales a áreas tales como paneles de alarmas de seguridad, botiquines de primeros auxilios, wearables, cerraduras digitales, prendas de seguridad desechables y otros tipos de aplicaciones y servicios habilitados para IoT.

Leer más

IoT y la nube detectan terremotos y previenen desastres

IoT y la nube detectan terremotos y previenen desastres

Contar con casi 2 minutos de anticipación ante un terremoto puede salvar vidas. Una vez que el sismo se inicia en el epicentro, las poblaciones alejadas pueden realizar desalojos y atenuar los efectos catastróficos del evento, si son alertadas a tiempo.

Minimizar el impacto de los sismos en las personas, fue la idea que impulsó a Alejandro Cantú para crear la aplicación SkyAlert en México en el 2013.

En este país se producen hasta cuatro temblores al día, con ondas sísmicas que se propagan a una velocidad aproximada de hasta 4.2 kilómetros por segundo, así que un sistema de alerta temprana debe viajar en milisegundos para ganarle la carrera.

SkyAlert empezó a funcionar con sensores propios diseminados en los estados con mayor incidencia de sismos. Una vez recibida la información, ésta se enviaba a los usuarios mediante radiofrecuencia.

En el 2014, el aplicativo pasó, en sólo 4 meses, de 600 a 1 millón de descargas debido a la intranquilidad que generó el llamado Terremoto del Viernes Santo en el centro de México. Ese sismo, de 7.2 grados, afectó a 12 estados y a la Ciudad de México. El pico en la demanda de descargas generó fallas en los servidores de SkyAlert y caídas en el sistema de notificaciones satelitales.

Las deficiencias en la entrega de las alertas evidenciaron que se debía utilizar tecnología escalable, que respondiera con eficacia al incremento de usuarios de la plataforma Fue por esto que SkyAlert seleccionó los servicios de la Nube de Microsoft y desarrolló una nueva versión de la aplicación bajo tecnología Azure.

 

¿Cómo funciona SkyAlert?

Al ocurrir un sismo, es detectado por el sensor más próximo al epicentro, mismo que lo procesa y envía una alerta a otros sensores cercanos. Si dos o más sensores confirman que se trata de un sismo, miden la intensidad y envían una señal al servidor central de SkyAlert, que luego manda una alerta inicial a la Nube de Microsoft.

Una vez recibida la información, Azure la dirige hacia todas las plataformas, bajo las cuales opera la aplicación (Windows Phone, iOS y Android) y en dos segundos el usuario recibe la alerta en su celular. Si el sismo se extiende o se replica, se generan múltiples alarmas en tiempo real.

En la actualidad, la aplicación tiene 62 sensores instalados y supera los 2 millones 600 mil descargas. SkyAlert extendió su alcance y ahora monitorea actividad volcánica, ofrece noticias, permite agregar a contactos a quienes avisar en caso de que se encuentre en una emergencia, activa simulacros programados por el usuario y mediante geolocalización, le muestra los números de emergencia de las autoridades de la zona donde se encuentra.

Con la solución de Internet de las Cosas (IoT) de Microsoft, se incrementó en un 40% el tiempo previo de alerta al usuario, que tiene casi dos minutos para decidir junto a su familia, qué estrategia de prevención adoptar. Además, la aplicación informa sobre la intensidad del terremoto que viene, y algo muy importante, retiene las alertas en las áreas donde éste no se sentirá.

Mediante la solución de Windows 10 IoT en los dispositivos, SkyAlert escaló a una comunicación bidireccional, que permite detectar fallas en los dispositivos e informa sobre los usuarios que estén desconectados del sistema. Además, el uso de componentes en la Nube para IoT permitirá implementar modelos de predicción mediante aprendizaje automático.

Leer más

IoT e Inteligencia Artificial crean nuevos modelos de negocio

IoT e Inteligencia Artificial crean nuevos modelos de negocio

Hoy, la oportunidad de aprovechar la inteligencia artificial (AI) mediante el internet de las cosas (IoT) es enorme. Si ya se tiene el proyecto de capturar datos provenientes del IoT, entonces el siguiente paso es indagar en ellos para que la AI haga mucho más por el negocio.

Hay tres ventajas que el internet “de tus cosas” puede potenciar:

1. Los procesos se optimizan gracias al análisis de datos en tiempo real; por ejemplo, sensores inteligentes que economizan energía e insumos.

2. La toma de decisiones de manera rápida gracias a reportes que ofrecen información oportuna y de valor. Por ejemplo, una plataforma de operación de datos proveniente de sensores y dispositivos que están en contacto con los clientes y usuarios.

3. Recortar gastos debido a una proyección inteligente de la demanda.

 

Las experiencias de los usuarios finales evolucionarán de manera dramática en los próximos años debido al IoT y a la AI.

En 2030 se prevé que 15% de los vehículos serán autónomos y se deberá en gran medida a la combinación de estas dos tendencias. Esto demuestra que las combinaciones de ambas pueden crear nuevos modelos de negocio para una industria y transformar las experiencias de uso. Un automóvil en los próximos años gozará con telemetría, sensores, sistemas de información y entretenimiento, navegación, cámaras, radar y más.

En Microsoft, los investigadores de inteligencia artificial aprovechan la explosión de datos y el poder de cómputo para potencializarlos con algoritmos avanzados para experiencias naturales entre máquinas y personas. De este modo se pueden buscar soluciones a grandes problemas de la humanidad, como optimizar usos de energía, ciudades más seguras, edificios inteligentes y mejores servicios, pero las organizaciones de todo tipo también pueden mejorar el desempeño de sus procesos y optimizar operaciones.

Por el lado del IoT, la promesa es que los activos de la empresa tendrán ojos y oídos, y la capacidad de hablar en tiempo real para así monitorear mejor todo lo que es relevante para una organización para detonar de manera automática alarmas, acciones, diagnósticos y mantenimiento preventivo.

Sólo falta seguir los puntos para entender cómo los datos provenientes del IoT pueden aprovecharse para apuntalar la AI. El Big Data es una tendencia que ya es una realidad para muchas empresas y que mejor forma de adquirir datos que con máquinas y dispositivos que están por doquier en una organización.

Estamos ante un escenario particularmente interesante: Salud con IoT e AI. Hoy ya es posible que un paciente sea monitoreado a distancia; datos como presión arterial, pulso y oxigenación de la sangre pueden ser obtenidos lejos del hospital. Cuando a esta información se le suman datos de actividad física y alimentación es posible detectar algún patrón de enfermedad. Pero aún hay más: si la información de los sensores se cruza con una base de datos pública como la del reporte meteorológico actual y de los años pasados, así como también data pública de ingresos a hospitales, esto hace sencilla la previsión de una epidemia de gripa antes de que suceda. Así se pueden aplicar el IoT y la AI.

El Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial transforman cómo personas, dispositivos y datos interactúan en cada esfera de la vida. No es sólo sobre tendencias tecnológicas, sino sobre transformación digital y la evolución de los negocios para modificar el mundo, desde ámbitos pequeños hasta grandes retos globales pasando por todas las industrias.

Por Ángel Santiago, Director Senior de Nube y Empresa, de Microsoft Latinoamérica

Leer más

IoT, perspectivas hacia un futuro inmediato

IoT, perspectivas hacia un futuro inmediato

Sin lugar a dudas, el Internet de las cosas ‘IoT’ (por sus siglas en inglés) se perfila como una tecnología toral en el quehacer de la vida cotidiana de los próximos años.

La ola expansiva que se prevé inunde a todos los sectores productivos y de servicios, así como las tareas del hogar, ha ido llamando la atención de propios y extraños. Para un buen número de especialistas, el IoT está empezando a cambiar nuestras vidas trayendo atractivos beneficios.

Es importante subrayar que su utilización está basado en lo que podemos denominar la era de conocimiento, en donde el Internet juega un papel sobresaliente en la movilidad de la sociedad, haciéndose cada vez más indispensable.

Asociado a su evolución y desarrollo surgen y seguirán surgiendo novedades que irán cambiando en el corto plazo nuestra visión de las tareas que emprendemos diariamente.

 

Retos

Ante el panorama que se avecina, surge una serie de retos que seguramente irán enfrentando las organizaciones, y en especial los CIO de éstas, por ejemplo: ¿cómo van a manejar los departamentos de TI un sinnúmero de nuevos dispositivos, sistemas operativos y otras ‘cosas’ no manejadas directamente por el personal o los clientes? Sobre todo por las implicaciones que se derivarán de la seguridad que habrá de respaldar el adecuado funcionamiento de los dispositivos que se proponga incluir para automatizar funciones, que por ahora, se realizan con la participación de operadores humanos.

Las empresas que intentan posicionarse con una actitud innovadora en el mercado que atienden, ya detectan, cada vez con mayor acentuación, al IoT como una tecnología que deberán incorporar y cuyos beneficios pronostican estarán visibles en un futuro cercano.

 

En qué áreas de la organización

La duda que de inmediato surge es la de definir en dónde y en qué áreas de la organización empezar a aplicar el IoT. Algunos proveedores y estudiosos de esta tecnología proponen iniciar con un proyecto bien diseñado que sea fácil de implementar, enfocado a mejorar la eficiencia y efectividad de ciertos procesos o servicios que son desarrollados actualmente. Esto permitiría ir ganando experiencia y sobre todo distinguir aquellas áreas de la organización en donde sea conveniente incorporar el uso del IoT.

Podemos mencionar algunos ejemplos de aplicación del IoT como parte de lo que se ha venido implementado en algunas organizaciones:

  1. Disminuir el suministro de energía eléctrica aplicando sensores que detecten la posibilidad de reducir alumbrado en áreas que no lo requieren, apagar equipos de manera remota que deben sacarse de operación, generar alertas de cortes de energía.
  2. Conectar los procesos de control de inventarios en una red conjunta con los proveedores o con el almacén de la organización de manera que se garantice un stock mínimo de partes o productos que vayan siendo requeridos.
  3. Censar las condiciones de vehículos identificando las necesidades de mantenimiento antes de que se conviertan en problemas, detectar y monitorear las rutas que tienen programadas permitiendo auxiliar a los conductores en cualquier contingencia o desvío.

Estos ejemplos no son más que una pequeña visión de lo que puede brindar el IoT a una organización. Dado que en múltiples estratos de los sectores productivos y de servicios están surgiendo oportunidades para aplicar IoT, resalta la enorme trascendencia que está jugando y jugará en la gestión directiva de las organizaciones.

 

La experiencia del cliente

Una de las virtudes que debo mencionar, es el apoyo que el IoT puede proporcionar a una organización para la atención de sus clientes, brindando servicios más rápidos y precisos que nunca, posibilitando atender grandes volúmenes de órdenes acelerando los procesos para cumplir los pedidos con entregas a tiempo.

El concepto y conocimiento base del IoT ayudará a descubrir a los CIO de cualquier organización, nuevas oportunidades de negocio, permitiendo construir soluciones personalizadas para cualquier cliente en un ambiente masivo, con un alcance más allá de lo imaginado apoyándose en la recolección de datos obtenidos por medio de dispositivos instalados en sitios específicos.

Esto presupone una explosión de información que requiere una plataforma de TI, capaz de sintetizar grandes cantidades de datos, obtenidos de un diseño tecnológico orientado al negocio para la toma de decisiones más oportuna y el aprovechamiento de nuevas oportunidades.

Para incorporar a una organización al IoT se recomienda utilizar una analítica de negocio que permita descubrir nuevas oportunidades. Es necesario que el CIO ayude a transformar el modo en que piensan y observan a la empresa los directivos. Hacerles ver que en la era del conocimiento los sistemas tienen la capacidad de aprendizaje al analizar los resultados procesados y encontrar correlaciones que permiten construir nuevas alternativas de mejorar los procesos existentes. Esto debe conllevar al impulso de la innovación y la transformación del modelo empresarial.

 

La OCDE en el IoT

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) tomando como base la herramienta ‘Shodan‘ desarrollada por John Matherly, quien, en 2003 concibió al Shodan para buscar dispositivos vinculados a Internet, realizaron mediciones con esta herramienta, obteniendo la penetración de dispositivos IoT conectados por cada 100 habitantes.

En 2015, esta medición ubicó a México en la posición 18 de 24 países considerados, con 6.8 dispositivos IoT por cada 100 habitantes (OCDE p.85, 2017a). Sin embargo esta medición tiene un sesgo, ya que la existencia de dispositivos con una conexión a Internet no necesariamente implica su uso con fines de IoT.

Una aparente mejor medición es la del número de dispositivos con una conexión machine-to-machine (M2M), es decir, el número de dispositivos capaces de conectarse entre sí sin la intervención humana.

El concepto de comunicación M2M representa una posibilidad más del IoT. En esta medición, México ocupa el último lugar entre 28 países analizados según cifras recientes de la OCDE (OECD, 2017). Estas cifras muestran una amplia brecha con respecto a los países con mayor número de conexiones por cada 100 habitantes. Mientras que Suecia posee la mayor penetración de enlaces M2M con 77.3 por cada 100 habitantes, la penetración en México es de apenas 1.6.

Hago una invitación a las empresas habituadas al uso de tecnologías tradicionales y/o convencionales de tiempo atrás, a intentar el acceso al IoT explorando las ventajas de su operación, permitiéndoles ganar en eficiencia y reducir costos. Recomiendo buscar participantes que puedan auxiliarlos a mejorar las capacidades de la organización, contribuyendo a soluciones integrales para sus clientes.

El IoT se dibuja como una tecnología de enorme futuro para la gestión de las organizaciones modernas, siendo una real promesa que asegurará su rendimiento y competencia.

Por José Luis Mora

Leer más

La virtualización no pasa de moda

La virtualización no pasa de moda

¿Cuáles son las tendencias más hot de las que ha escuchado con mayor insistencia en los últimos años? Sin duda, la nube, la movilidad, el Internet de las Cosas, Big Data. Ahora bien, ¿qué podría decir respecto a la virtualización?

Aunque no se hable mucho sobre ésta, sigue estando en la agenda de muchas áreas de tecnologías de información (TI).

De acuerdo con una reciente investigación de Red Hat, la adopción de la virtualización sigue al alza en el mundo empresarial. Los administradores de TI, los arquitectos de sistemas y los CIO de más de 900 empresas dijeron estar usando la virtualización para consolidar servidores, aumentar el tiempo de aprovisionamiento y proveer la infraestructura para que los desarrolladores creen aplicaciones empresariales innovadoras.

Entre los resultados clave de esta encuesta, destacan:

  • En los próximos dos años, los participantes en el sondeo esperan aumentar su infraestructura y las cargas de trabajo virtualizadas en 18% y 20%, respectivamente.
  • Las aplicaciones web sobresalieron como las cargas de trabajo que se virtualizan con mayor frecuencia, incluyendo sitios web (73%), servidores de aplicaciones web (70%) y bases de datos (67%).
  • En cuanto a los beneficios, los encuestados citaron un aprovisionamiento de servidores más rápido (55%), la reducción de los costos (49%) y la consolidación de servidores (47%).
  • Entre las capacidades más relevantes de la virtualización, mencionaron la confiabilidad (79%), la alta disponibilidad (73%) y el desempeño (70%), seguidos por la seguridad y la escalabilidad.

 

No obstante, a los responsables de TI les preocupa una serie de factores que en un momento dado les dificultaría embarcarse en un proyecto de virtualización.

  • Cerca del 40% de los participantes en la encuesta consideró el presupuesto y los costos como sus principales desafíos. En particular, la gran inversión que tiene que hacerse para migrar las cargas de trabajo a entornos virtualizados y darles el mantenimiento necesario.
  • Estas preocupaciones podrían llevar a los directores de TI a complementar la virtualización con otros entornos para desarrollar aplicaciones. Al cuestionarles sobre qué tecnología implementarían en lugar de la virtualización en los próximos dos años, la respuesta que prevaleció fue la nube privada (60%) y los contenedores (41%).
  • La administración también es percibida como un gran desafío. Si bien no obtuvo tantas menciones como el costo y el presupuesto, sí se destacó la necesidad de tener entornos virtuales más fáciles de administrar (63%).

 

¿Qué nos dice todo esto sobre el estatus de la virtualización en el mundo? Que ha llegado para quedarse y sigue siendo una tecnología determinante para el desarrollo de aplicaciones y funciones que contribuyen a la transformación digital de las empresas. De igual forma, su crecimiento no se limita únicamente a la virtualización de servidores, sino también a las redes y el almacenamiento.

Si bien existen desafíos, especialmente en el área de costos, como se mencionó anteriormente, los beneficios de la virtualización aún son accesibles para las empresas que buscan aprovechar esta tecnología.

Y, en muchos casos, no se utiliza de forma aislada sino como parte de una estrategia más amplia para brindar a los desarrolladores y aplicaciones la infraestructura adecuada que incluye a la virtualización misma, los contenedores, y las nubes públicas y privadas.

Por Jorge Alvarado, Gerente de Arquitectura de Red Hat México

Leer más

3 claves para gestionar correctamente los datos de IoT

3 claves para gestionar correctamente los datos de IoT

El Internet de las Cosas (IoT) se ha convertido en uno de los principales axiomas de la industria tecnológica en los últimos años. De hecho, su prevalencia ha sido tal que ha trascendido las fronteras de su universo primigenio.

Los dispositivos y sistemas conectados están ganando una gran ascendencia en todos los aspectos de la vida, lo que está generando numerosas oportunidades para la minería de datos en pro de una mejora en la toma de decisiones de las empresas.

Aunque todo el mundo es consciente de cuáles son esas oportunidades, la realidad es que muchas organizaciones todavía se encuentran en “modo experimental” con respecto a la avalancha de datos que está generando el IoT y no han integrado plenamente estas fuentes de información en sus estrategias de business intelligence (BI) y analítica.

La duda es comprensible, puesto que las empresas conectadas se caracterizan, entre otros aspectos, por arrastrar consigo torrentes de datos procedentes de las más diversas fuentes. Numerosas organizaciones asumen que tendrán que rediseñar sus entornos de BI si pretenden integrar, limpiar e industrializar su información con garantías. Pero, ¿cómo han de hacerlo?

Para garantizar el éxito de un proyecto de IoT, la información se ha de deslizar discretamente entre los sistemas y procesos empresariales existentes. La mejor manera de alcanzar este objetivo pasa por implantar una plataforma que combine una serie de elementos clave:

 

  • Reporting robusto: Han nacido numerosas herramientas al calor del IoT, pero muchas carecen de la capa de metadatos apropiada, lo que aumenta su potencial de error y dificulta su capacidad para validar y auditar los hitos generados. Resulta perentorio que las compañías sean capaces de producir informes robustos y confiables con respecto a los datos derivados del IoT. De lo contrario malgastarán tiempo y recursos en tratar de corregir inconsistencias, en lugar de mejorar sus políticas de información.
  • Empoderar al usuario de negocio: Los proyectos de IoT deben incluir herramientas de colaboración y preparación inteligente de datos para el usuario de negocio. Sin esta funcionalidad las organizaciones solo conseguirán promocionar el empleo de la analítica entre silos inmanejables de datos y generar discrepancias a nivel informacional.
  • Apps informacionales: Muchas iniciativas de IoT son diseñadas para empoderar a grupos de usuarios no técnicos, por ejemplo, proporcionando a vendedores de tiendas información en tiempo real sobre los comportamientos de sus clientes o facilitando a los profesionales del marketing datos sobre clicks y visitas a sus sitios web. Por ende, el éxito de cualquier proyecto de IoT pasa, entre otros aspectos, por contar con apps altamente analíticas que pongan a disposición de un amplio espectro de usuarios no técnicos la posibilidad de acceder a análisis fiables de datos.

 

Siguiendo estas premisas, cualquier organización podrá capacitar a todos sus usuarios para visualizar y manejar la información, en lugar de solo a un grupo privilegiado de empleados. Gracias a este acceso mejorado a la información, muchas compañías están actualmente monetizando sus datos y descubriendo nuevas fuentes de ingresos.

 

Sector de éxito

La industria de la publicidad es un ejemplo flagrante. Sus compañías están invirtiendo ingentes cantidades de dinero en proyectos digitales, pero en numerosas ocasiones desconocen cómo están funcionando y cuál es su impacto en el negocio. Una agencia de medios digitales podría responder a estas y otras cuestiones, si desarrollara un portal de customer-facing que permitiera a sus usuarios rastrear métricas diversas como páginas vistas, clicks e interacciones, o número de visitantes web. Al combinar esta información con activos publicitarios digitales adicionales como las páginas de fans en Facebook, podría conseguir una visión holística del rendimiento de la campaña y transformar esa información en valor medible a nivel de negocio.

Éste es solo un ejemplo que ilustra el potencial del análisis de los datos derivados del IoT. La información generada por máquinas y contadores, dispositivos de registro de localización, gadgets deportivos y fuentes variopintas de texto desestructurado puede ser operacionalizada para conseguir que una organización sea más eficiente. La clave estriba en confiar en una plataforma robusta de BI y analítica que integre de manera sencilla los datos derivados del Internet de las Cosas con los sistemas empresariales existentes, garantizando los niveles más altos de precisión, consistencia y calidad de la información.

Con este escenario en danza, las organizaciones podrán compartir sin recelos los datos generados por el IoT con un amplio espectro de usuarios y capitalizar todas las posibilidades inherentes a nuestro mundo conectado.

Por Manuel del Pino, Manager Preventa de Information Builders para México, España y Portugal

Leer más

IoT en México alcanza un valor de 3,300 millones de dólares

IoT en México alcanza un valor de 3,300 millones de dólares

El mercado de Internet de las Cosas (IoT) en México alcanzó en 2016 un valor aproximado de 3,300 millones de dólares, y se estima que para este año crezca un 26% con respecto a 2016, para superar los 4,000 millones de dólares, según datos de IDC.

De esta forma, el país alcanza una participación del 0.41% en el mercado global que ascendió a un valor de 812,000 millones de pesos aproximadamente en 2016. En comparación, China y Estados Unidos concentraron en ese año el 55% del valor del mercado global del IoT, mientras que América Latina tenía una participación agregada del 1.57%.

Este impulso de debe principalmente a casos de uso empresarial en áreas como el transporte y la manufactura.

La consultora detalla que más del 50% del valor del mercado IoT en México proviene del uso empresarial, pero para el periodo 2016-2020 las aplicaciones enfocadas en el público masivo tendrán importantes tasas compuestas de crecimiento.

Ejemplos de casos del uso del IoT en el entorno del hogar y los consumidores individuales abarcan áreas como la salud, el bienestar personal, los autos conectados y las casas inteligentes. La materialización del IoT depende en buena medida de la integración de sensores en objetivos y dispositivos conectados que permitan recolectar la información, pero el acceso a redes de comunicación es un aspecto destacado en la implementación del IoT.

Las redes celulares figuran como importantes habilitadoras del IoT por el potencial de cobertura de estas redes, pero también por la capacidad de atender una pluralidad de conexiones cada una con distintos requerimientos de ancho de banda.

5G Americas destaca que las comunicaciones máquina a máquina (M2M) como base del ecosistema IoT pueden aprovechar redes ya instaladas como 2G y 3G, pero también beneficiarse de los avances de Long Term Evolution (LTE). Esta tecnología sigue presentando mejoras como LTE-M, diseñada para soportar conectividad del ecosistema de IoT.

Fuente: 5G Americas

Leer más

La informática evoluciona del cloud computing al fog computing

La informática evoluciona del cloud computing al fog computing

El cómputo en la niebla (fog computing), término acuñado por Cisco, implica el uso de uno o más dispositivos cercanos al usuario, incluyendo su móvil, para distribuir la información en lugar de enviar los datos a un único servidor en Internet.

Lo que se denomina ‘información inmaterial’ permanece distribuida en redes públicas y privadas sin estar almacenada en un lugar concreto. De este modo no hay un servidor que pueda ser objetivo de ataques maliciosos y sólo el dueño legítimo del información puede acceder a ella.

‘Mientras que la nube está ahí arriba en algún lugar del cielo, distante, remota y deliberadamente abstraída, la niebla está cerca del suelo, donde las cosas se concretan’, explica Christopher Mims, columnista de The Wall Street Journal.

Ahora bien, la distribución de la información entre uno o más dispositivos y centros de datos más próximos al usuario, supone una mejora en la velocidad de acceso, en el tiempo de latencia y en la disponibilidad de los datos.

En el internet de las cosas, la idea es que los objetos cotidianos estén conectados entre sí. Por lo tanto, entre los dispositivos candidatos a formar parte de una red de computación en la niebla, se pueden incluir también aquellos que utilizamos habitualmente, tales como tablets, teléfonos móviles o impresoras, incluso televisores y artículos del hogar incorporados al IoT.

Con información de El País

Leer más

Toma solo 10 minutos hackear un dispositivo

Toma solo 10 minutos hackear un dispositivo

A los ciberdelincuentes les toma menos de 10 minutos en comprometer un dispositivo, lo cual resulta preocupante dado el número de dispositivos de Internet de las Cosas (IoT) que actualmente ya están disponibles.

Diversas organizaciones estiman que hay entre 6 y 12 mil millones de dispositivos IoT, y se espera que este número crezca más allá de los 26 mil millones para 2020, lo que representa una amenaza potencial dada su falta de características de seguridad,  convirtiéndolos en un objetivo ideal para los atacantes que buscan construir botnets.

Según el ’12o Informe Anual Global de Seguridad de la Infraestructura (WISR)’ elaborado por Arbor Networks, los tamaños de ataques DDoS han crecido rápidamente, con un CAGR de 68% en los últimos cinco años. El promedio de tamaños de ataque aumentó un 23% en 2016 y se registraron 558 ataques de más de 100 Gbps, contra los 223 en 2015, y hubo un gran salto en la proporción de organizaciones que vieron los ataques multi-vector más complejos el año pasado.

Los sectores del transporte, manufactura y los relacionados con el Smart Grid –los cuales son los que concentran más del 50% de la inversión en IoT en México, de acuerdo con IDC–, podrían convertirse en el blanco perfecto de los ciberdelincuentes.

Otras verticales que también están en la mira son las relacionadas con servicios, principalmente el de salud, así como el retail.

Según estimaciones de la firma de consultoría Gartner, más del 25% de ataques identificados en empresas involucrará a Internet de las Cosas en 2020, a pesar de que IoT representará menos del 10% de los presupuestos destinados a seguridad informática.

Leer más
Página 1 de 2312345...10...»»