IoT: el Internet que transformará todo

IoT: el Internet que transformará todo

Internet de las Cosas es un pujante negocio que para 2025 se estima haga realidad la conexión de 80 mil millones de dispositivos en todo el mundo a la red de redes.

Todo estará conectado, desde las personas a través de sus gadgets, el hogar, los vehículos, fábricas, industrias y desde luego, las ciudades, con lo que IoT será el ‘Internet de Todo’.

Según i-Scoop, la manufactura, el transporte y las empresas de servicios públicos son las industrias preparadas para invertir más en IoT durante los próximos años, con lo que Internet de las Cosas es el punto en el tiempo en el que se conectarían a internet más ‘cosas u objetos’ que personas.

Para 2020 se espera que esa cifra alcance los 50,000 millones (7 dispositivos por cada ser humano en la Tierra) y según un estudio del Boston Consulting Group (BCG) el gasto B2B en tecnologías, aplicaciones y soluciones IoT superará los 267 millones de dólares.

Esta interconexión está cambiando al mundo y la transformación continuará de manera vertiginosa. IDC estima que para 2025, 80 mil millones de dispositivos estarán conectados a Internet, frente a 11 mil millones en 2016; para ponerlo en perspectiva, esto equivale a un crecimiento del 300% cada cinco años.

En cuanto a volumen de datos, el crecimiento será aún más explosivo. En 2015 toda la data generada en el planeta llegó a unos 16 zettabytes. En 2025 alcanzará los 163 zettabytes y 20% provendrá de IoT.

Las empresas analizan estos datos para extraer insights que permitan potenciar productos existentes, mejorar o crear nuevos modelos de negocio y entregar mejores experiencias de consumo. Según McKinsey, las aplicaciones IoT generarán un impacto de 11 trillones de dólares en 2025.

En resumen, el Internet de las Cosas consiste en que cualquier dispositivo tenga acceso a Internet, y por tanto, una dirección IP. Ante este panorama, diversas ciudades prueban soluciones IoT que optimicen su infraestructura, servicios básicos y trámites de gobierno. El futuro inevitable es que los usuarios deberán ceder parte de su privacidad para que las empresas tengan acceso a sus datos, los analicen e interpreten y los usen  a fin de aumentar sus ventas.

 

IoT en México

De acuerdo con la Consultora Deloitte, para el 2020 México tendrá 200 millones de dispositivos conectados a la red, lo que posicionará al país en el Top 5 de países latinoamericanos con mayor adopción de IoT.

El valor del mercado en México alcanzó los 3,300 millones de dólares en 2016, impulsado principalmente por empresas de transporte y manufactura. La cifra da a México una participación del apenas el 0.41% en el mercado global, que ascendió a un valor de 812,000 millones de dólares. Y para fines de 2017 se espera  tenga un crecimiento de 26% y llegue a los 4,158 millones de dólares, según estimaciones de IDC.

Ante la acelerada demanda de datos y servicios en nuestro país, empresas como: TelcelAT&T y Philips Lighting desarrollan proyectos de conectividad y soluciones.

Para finales del año, América Móvil tendrá lista la red 4.5G, más robusta que la 4G LTE que tiene ahora y trabaja en diferentes aplicaciones: coches conectados, tecnología personal para el cuidado del usuario, artículos del hogar; así como en soluciones para la manufactura, salud, comercio, seguridad y transporte, entre otros.

AT&T busca integrar a México y Estados Unidos en un mismo mercado de soluciones a través de su red LTEM y apuesta por el segmento empresarial, aunque sin dejar fuera la conectividad doméstica. Actualmente, asesora en el diseño y conexión de equipos en sectores como el automotriz, salud, ciudades inteligentes, empresas, casas, gadgets y dispositivos personales. También ofrece dispositivos conectados a internet como wearables (‘dispositivos vestibles’ que se incorporan al cuerpo), visores para realidad virtual, pantallas 4K y vigilancia remota para mascotas.

Phillips Ligthting desarrolla soluciones de luz, tanto para el hogar como la industria a través del IoT y se argumenta que más allá de la iluminación, se tendrá un ahorro al controlar la luz al adaptarse a situaciones y eventos específicos monitoreando los datos.

A nivel hogar, Apple ofrece una serie de soluciones compatibles con su sistema operativo que pueden ser activados y desactivados, a través de la aplicación HomeKit, desde la que se controla la seguridad.

Cabe señalar que al adoptar IoT los equipos conectados pueden enviar datos y ser monitoreados desde ubicaciones remotas, lo que permite saber en tiempo real el estado de los dispositivos enlazados a sensores de movimiento, volumen, iluminación, temperatura y peso.

 

El caso de IoTNet

IoTNet trabaja en 20 ciudades en México con el 30% de la población e instalaciones a cargo de la compañía Sigfox, y en sus planes de expansión para 2019 promete llegar a zonas rurales instalando 2,500 antenas para su señal, así como ocupar el 85% de la población.

Actualmente, IoTNet construye una red de Internet de las Cosas, dando vida a los objetos a través de  la tecnología Sigfox, para proporcionar conectividad de bajo consumo y bajo costo total. En Francia, Sigfox es todo un éxito y forma parte de una nueva generación de compañías de alta tecnología que desarrollan soluciones para el IoT.

La tecnología de Sigfox es simple: se trata de una red inalámbrica que se especializa en la comunicación con millones de dispositivos de baja potencia, que no requieren de grandes flujos de datos, ni de grandes cantidades de energía para funcionar (de hecho permanecen ‘dormidos’ durante 90% del tiempo).

Esa idea ha resonado en el mundo: La firma ha obtenido 309 millones de dólares en 5 rondas de inversión, que incluyen a Telefónica Ventures e Intel Capital y ya cubre en su totalidad a Francia y España, se extiende con velocidad por Europa y desde el año pasado da cobertura al 100% de la ciudad de San Francisco, California.

La empresa tiene un proyecto con el gobierno de Jalisco para incrustar en el pavimento de sus casi 150,000 estacionamientos, dispositivos que le den vida a estos espacios. A través de sensores, IoTNet y las autoridades locales en Guadalajara pretenden crear un ecosistema de geolocalización, para que los conductores al momento de llegar al estacionamiento, sean avisados, a través de sus dispositivos en qué lugar hay espacio disponible para dejar su vehículo.

También IoTNet trabaja en colaboración con empresas tecnológicas para desarrollar hieleras inteligentes, que ahorren tiempo y procesos en la logística de hielos para las tiendas de conveniencia como OXXO. A través de un dispositivo en los congeladores que guardan el producto, las empresas repartidoras recibirán una señal de aviso cuando ya no contengan mercancía en existencia. Los camiones repartidores al momento de recibir la señal podrán trazar sus rutas de entrega, sin perder tiempo en sus recorridos y se ahorrará dinero.

También un startup en Guadalajara, busca una solución para eficientar la producción de leche y trabaja en un dispositivo que se instalará en la oreja de las vacas para enviar información a los productores: movimiento, temperatura, sonidos, entre otros datos,y así saber exactamente qué día esa vaca puede ser inseminada.

Como vemos, IoT tendrá un efecto más transformador en las industrias que no están basadas en tecnología hoy en día, lo que supone un desafío sobre todo, para los proveedores de soluciones que para ser competitivos deberán responder a los requerimientos de cada sector, industria, empresa, hogar e incluso usuario.

Leer más