Las aplicaciones cloud deben ser parte de los servicios financieros

Las aplicaciones cloud deben ser parte de los servicios financieros

Actualmente las empresas reconocen que la tecnología es determinante y un aliado clave para sobrevivir en esta era moderna y de transformación digital.

De igual forma, sumar las soluciones de TI a las estrategias de negocio permite un flujo más eficiente en los procesos, en especial en esta épocas de movilidad, que habilita a los clientes a realizar operaciones prácticamente desde cualquier dispositivo.

Las industrias, sin importar su giro, están buscando nuevas formas de mejorar el rendimiento de las aplicaciones en sus negocios; un gran ejemplo de todos estos cambios son los servicios financieros, industria cuyo negocio se enfoca principalmente en los datos y manejo de transacciones.

Todo esto implica retos como la disminución o casi nula tolerancia a los tiempos de inactividad; los usuarios no aceptan excusas de por qué no pueden acceder a sus cuentas, transferir dinero y realizar pagos en cualquier momento del día.

La buena noticia es que hoy en día existen aplicaciones basadas en la nube y plataformas de flujo de trabajo para aumentar la velocidad y eficiencia de las TI, resolver las amenazas de seguridad más rápido y liberar la innovación en diferentes áreas de la industria financiera. No basta con adoptar tecnología, las empresas deben actuar y moverse rápido para destacar en este mundo competitivo.

Existen ya en el mercado soluciones de infraestructura de nube siempre activa, garantizando así que el cliente esté siempre conectado y que sus equipos o aplicaciones no sufran caídas por ningún motivo. Esto es posible al contar con una arquitectura única de múltiples instancias que permite al  cliente personalizar completamente los servicios en la nube y realizar actualizaciones según su propio horario.

Contar con una plataforma de gestión de servicios y operaciones de TI basadas en la nube, permite que las empresas dedicadas a los servicios financieros aceleren la entrega de TI, reduzcan los costos de TI y eliminen los cortes de servicio para que pueda invertir más en innovación digital. El desarrollo de plataformas que automaticen el cumplimiento de informes, será un acelerador  para los negocios.

Las soluciones de infraestructura de alta disponibilidad ofrecen redundancia de instancia entre dos clústeres de centro de datos en cada geografía. Esto significa que se puede escalar para satisfacer las necesidades de las empresas globales más grandes.

Las organizaciones necesitan un promedio de 201 días para detectar un fallo de seguridad y 70 días para contenerlo. En ese momento, los atacantes pueden haber robado datos de los clientes, extraído dinero, y arruinado la reputación de las empresas. Por ello es necesario encontrar puentes que optimicen los negocios y además cumplan con las demandas de los usuarios.

La interrupción es la nueva normalidad, por lo que es necesario impulsar la innovación y la eficiencia en toda empresa, en especial tratándose de dinero. Las aplicaciones de nube ofrecen múltiples ventajas para mejorar el servicio al cliente y aumentar el compromiso de los empleados, además de una plataforma para crear aplicaciones personalizadas basadas en flujo de trabajo para cualquier proceso de negocio o aplicación de cliente.

A lo largo de los años hemos sido testigos de la evolución de los bancos y las empresas dedicadas a ofrecer servicios financieros, pero esto se debe a una inversión en herramientas que les permita brindar y garantizar el servicio a sus clientes.

Es fundamental que las organizaciones estén alerta de las oportunidades que ofrecen las innovaciones tecnológicas, estar conscientes de que la pérdida de datos, transacciones e inactividad de servicios, pueden llegar a reflejarse en pérdidas económicas y en mala reputación. Contar con las herramientas adecuadas permite a las empresas financieras garantizar la satisfacción del cliente y el éxito en las operaciones.

Por Mauricio García-Cepeda, Director General de ServiceNow para México e Hispanoamérica

Leer más

TI híbrida y nube híbrida, no son lo mismo

TI híbrida y nube híbrida, no son lo mismo

Las exigencias de la transformación digital hacen que la disponibilidad y la agilidad de la infraestructura de TI se estén convirtiendo en aspectos esenciales para subsistir y competir en un mercado en donde incluso muchos de los paradigmas tradicionales van quedando en el pasado.

Para responder a los requerimientos de este cambiante escenario de negocios, el Cloud Computing se ha convertido, sin duda, en una opción prácticamente imprescindible para las empresas de todos los tamaños y sectores.

En este contexto, la nube ha ido abriendo paso también al nuevo concepto de TI híbrida, una tendencia que busca combinar lo mejor de las soluciones tradicionales on-premise (aplicaciones locales) con las basadas en la nube y que se perfila como clave para el presente y futuro cercano, ya que, como afirma la consultora Gartner,  muy pronto –en 2020– será muy extraño encontrar empresas que no hayan adoptado el Cloud en algún ámbito de sus TI.

‘Aunque muchos usan como sinónimos TI híbrida y nube híbrida, en sentido estricto, no son lo mismo.  Por TI híbrida entendemos un enfoque en donde una empresa usa y gestiona una parte de sus recursos o infraestructura de TI basado en soluciones in-house, mientras otros servicios están basados en la nube, con todo lo que ello significa’, explica David lacobucci, director de ventas de Level 3 en Chile.

El ejecutivo detalla que la adopción de la TI híbrida está impulsada, entre otros factores, por la necesidad de las organizaciones de mantener el control de sus datos, la rentabilidad que ofrece la nube en términos de costos, especialmente en el caso del SaaS (Software as a Service) y el PaaS (Platform as a Service) y, por cierto, como respuesta a los requerimientos variables que puede tener hoy el negocio.

‘La TI híbrida materializa la aspiración de alinear al máximo la TI con el negocio, pero también posibilita, a través de los servicios basados en la nube, lograr la máxima sintonía y eficiencia de las TI para responder ante necesidades inesperadas o ciclos especiales del negocio, ya que puede incrementar capacidades o distribuir cargas de trabajo de manera más ágil, tal como lo exige la digitalización actual’, agrega el ejecutivo.

 

Prioridades

Según Technology Business Research, los proyectos de TI híbrida alcanzarán los 150 mil millones de dólares en 2017, cifra que equivale aproximadamente a las tres cuartas partes del tamaño total del mercado Cloud.

Iacobucci sostiene que la TI híbrida se posiciona así como una de las principales prioridades estratégicas de las empresas, cuestión que ha llevado a los gerentes a poner sus ojos con mayor atención en la conectividad, dando más prioridad a sus planes para desplegar mejoras significativas en su infraestructura de red.

‘Acorde a los datos de una investigación realizada recientemente por TechTarget y que consideró a más de 170 profesionales del área, los tomadores de decisión de las empresas están preparando sus redes para poder usarlas efectivamente en una arquitectura de TI híbrida, en donde se pueda obtener una mayor flexibilidad de los recursos privados junto con los basados en la nube para lograr un mejor desempeño operativo general’, comenta Iacobucci.

De acuerdo al mencionado estudio, la agilidad (59%) es la principal motivación para adoptar una TI híbrida, seguida por el alineamiento entre TI y negocio (53%), la disponibilidad o performance de la aplicación (42%) y la seguridad (37%).

‘Este estudio ratifica la importancia que hoy asignan las empresas a los servicios basados en la  nube, ya que más de la mitad de ellas afirma que en ella están sus principales cargas de trabajo, entendiendo al Cloud Computing como un elemento central en sus estrategias de transformación digital’, enfatiza Iacobucci.

‘Asimismo, la investigación pone en evidencia lo crucial de la conectividad respecto del Cloud Computing, puesto que las empresas exigen a sus proveedores cada día mayor seguridad, los más altos niveles de disponibilidad, la menor latencia (suma de retardos temporales) posible, así como capacidad suficiente de su ancho de banda’, añade el directivo.

Además de los beneficios relacionados con la reducción de costos, a juicio de Iacobucci, la TI híbrida destaca antes que todo por ayudar a mejorar el negocio y por su capacidad para facilitar la gestión de la infraestructura de TI. ‘Una arquitectura de TI híbrida es más escalable y brinda, en general, una mayor fiabilidad y seguridad, siendo una característica destacada su mayor capacidad para lograr una gestión simplificada y un mayor nivel de automatización’, afirma.

Desde ese punto de vista, el ejecutivo considera que las organizaciones y los encargados de TI deben privilegiar el uso de herramientas y métricas de monitoreo que permitan contar con una mayor visibilidad de sus TI mientras se focalizan en los servicios y en el usuario final.

‘La TI híbrida combina lo mejor de dos mundos que algunos veían como separados y hace posible que muchas compañías que, por razones de seguridad o regulación deben mantener sus datos críticos en sus propios servidores, puedan hoy contar con una arquitectura más flexible y que, además, mejora los niveles de redundancia (solución a problemas de protección y confiabilidad), mientras permite desplegar nuevos servicios de TI con mayor rapidez, abriendo el paso a la innovación sin límites’, concluye Iacobucci.

Leer más

El futuro de las empresas y sus procesos

El futuro de las empresas y sus procesos

El Internet ofrece cada día innumerables posibilidades para que las empresas desarrollen nuevos negocios y estrategias novedosas, estando siempre a la vanguardia y manteniendo un espíritu innovador.

Para crecer hay que aprender, y para lograrlo, adaptarse a las tendencias que involucran a los mercados es algo que las industrias deben considerar como una prioridad.

Al día de hoy, gran parte de las operaciones que se ejecutan dentro de las compañías se originan y convergen en la red, ofreciendo una capacidad operativa y de reacción como nunca antes en la historia.

Esta revolución, impensable hace unos años, hoy es una realidad. El mercado se ha adaptado y aprendió a usar estos recursos como un medio para facilitar su andar; esta transformación de conducta es algo que las empresas requieren para su crecimiento y permanencia en el mercado.

Nos encontramos en una época en que se exige inmediatez y velocidad tanto en procesos como en la respuesta que se da a los clientes. La transformación digital poco a poco se erige para ser la norma; acceder a la información en tiempo real provee un panorama positivo ante empresas que requieren tener un control de su día a día de forma dinámica, pero sobre todo, sencilla.

Revolucionar la perspectiva a detalle del negocio y los datos que son generados otorga una poderosa ventaja competitiva; las empresas dependen hoy más que nunca, de un conjunto de herramientas que les habiliten un seguimiento y control sobre cada una de sus unidades. Un dominio absoluto al ser capaces de generar datos bien ejecutados.

Esto resulta en un cambio de paradigma para las industrias, en un cambio violento y potente de la zona de confort para cada una de ellas; pensar que los datos empresariales estarán alojados en la nube, logrando ser accesibles en cualquier momento, despierta un sentimiento de incertidumbre para las industrias y cada uno de los negocios. ¿Por qué deberían alojar su información en un ambiente ajeno a sus instalaciones?

Esta época que se torna cada vez más digital, desembocará también en aplicaciones inteligentes que respondan de forma natural e intuitiva, y en soluciones personalizadas y diseñadas para proveer servicios inmediatos tanto a usuarios finales como a las mismas empresas. La sinergia entre los datos y aplicaciones dedicadas, resultará en un futuro promisorio para usuarios e industria.

Como parte de ellas, cada uno de los actores están obligados a adaptarse, aprender y ser parte de una revolución digital, transformando de forma dinámica los procesos, y estructuras, pero sobre todo la relación entre empresas y clientes. Los tiempos están cambiando y de forma positiva. Hoy, es el momento de la revolución.

Por Jose Luis Varela, Vicepresidente IT Transformation, Oracle de México

Leer más

La virtualización no pasa de moda

La virtualización no pasa de moda

¿Cuáles son las tendencias más hot de las que ha escuchado con mayor insistencia en los últimos años? Sin duda, la nube, la movilidad, el Internet de las Cosas, Big Data. Ahora bien, ¿qué podría decir respecto a la virtualización?

Aunque no se hable mucho sobre ésta, sigue estando en la agenda de muchas áreas de tecnologías de información (TI).

De acuerdo con una reciente investigación de Red Hat, la adopción de la virtualización sigue al alza en el mundo empresarial. Los administradores de TI, los arquitectos de sistemas y los CIO de más de 900 empresas dijeron estar usando la virtualización para consolidar servidores, aumentar el tiempo de aprovisionamiento y proveer la infraestructura para que los desarrolladores creen aplicaciones empresariales innovadoras.

Entre los resultados clave de esta encuesta, destacan:

  • En los próximos dos años, los participantes en el sondeo esperan aumentar su infraestructura y las cargas de trabajo virtualizadas en 18% y 20%, respectivamente.
  • Las aplicaciones web sobresalieron como las cargas de trabajo que se virtualizan con mayor frecuencia, incluyendo sitios web (73%), servidores de aplicaciones web (70%) y bases de datos (67%).
  • En cuanto a los beneficios, los encuestados citaron un aprovisionamiento de servidores más rápido (55%), la reducción de los costos (49%) y la consolidación de servidores (47%).
  • Entre las capacidades más relevantes de la virtualización, mencionaron la confiabilidad (79%), la alta disponibilidad (73%) y el desempeño (70%), seguidos por la seguridad y la escalabilidad.

 

No obstante, a los responsables de TI les preocupa una serie de factores que en un momento dado les dificultaría embarcarse en un proyecto de virtualización.

  • Cerca del 40% de los participantes en la encuesta consideró el presupuesto y los costos como sus principales desafíos. En particular, la gran inversión que tiene que hacerse para migrar las cargas de trabajo a entornos virtualizados y darles el mantenimiento necesario.
  • Estas preocupaciones podrían llevar a los directores de TI a complementar la virtualización con otros entornos para desarrollar aplicaciones. Al cuestionarles sobre qué tecnología implementarían en lugar de la virtualización en los próximos dos años, la respuesta que prevaleció fue la nube privada (60%) y los contenedores (41%).
  • La administración también es percibida como un gran desafío. Si bien no obtuvo tantas menciones como el costo y el presupuesto, sí se destacó la necesidad de tener entornos virtuales más fáciles de administrar (63%).

 

¿Qué nos dice todo esto sobre el estatus de la virtualización en el mundo? Que ha llegado para quedarse y sigue siendo una tecnología determinante para el desarrollo de aplicaciones y funciones que contribuyen a la transformación digital de las empresas. De igual forma, su crecimiento no se limita únicamente a la virtualización de servidores, sino también a las redes y el almacenamiento.

Si bien existen desafíos, especialmente en el área de costos, como se mencionó anteriormente, los beneficios de la virtualización aún son accesibles para las empresas que buscan aprovechar esta tecnología.

Y, en muchos casos, no se utiliza de forma aislada sino como parte de una estrategia más amplia para brindar a los desarrolladores y aplicaciones la infraestructura adecuada que incluye a la virtualización misma, los contenedores, y las nubes públicas y privadas.

Por Jorge Alvarado, Gerente de Arquitectura de Red Hat México

Leer más

La transformación digital, en el ‘core’ de Intel

La transformación digital, en el ‘core’ de Intel

La transformación digital es un desafío y un cambio fundamental en cómo diseñar, producir y mercadear nuestros productos y servicios; sin embargo, muchas empresas no tienen claro este concepto, según Mario Villalta, director del programa de TI en Intel.

En este sentido, los CIO son los que muestran más nerviosismo al no saber cómo enfrentar los principales desafíos.

La transformación digital se puede lograr a través de la innovación en TI. El reto es cómo implementarla en los tiempos y presupuestos de TI.

Según Villalta, el 50% de las empresas líderes de Fortune dejarán de existir debido a la obsolescencia, a pesar de que un 70% de CIOs de dichas empresas ya piensan en transformación digital.

Estos datos fueron revelados en el marco de la presentación del Informe Anual de TI de Intel, el cual tiene como misión compartir las mejores prácticas, lecciones y experiencias en la implementación de TI.

Intel ha generado 110 millones de dólares en valor de negocio gracias a la innovación en TI, de acuerdo con Villalta. Dicha transformación les ha permitido optimizar su cadena de suministro y hacer más eficaces sus esfuerzos de marketing y ventas.

La compañía tiene casi 221,000 dispositivos administrados en su infraestructura, de los cuales 151,900 son PC móviles, 53,780 smartphones, 14,900 desktops y 500 tablets. En 2014 contaban con 84,000 servidores, una cifra que se elevó a 144,000 en 2015 y para 2016 llegó a los 185,000.

 

¿Cómo hacer más con menos?

Según Villalta, las organizaciones que logren encontrar la respuesta a esta interrogante lograrán mantenerse vigentes.

El ROI (Retorno de Inversión) lo han encontrado en:

  1. Advanced Analytics: Big Data, Inteligencia Artificial, Machine Learning, Analítica predictiva y Analítica prescriptiva.
  2. Data Centers: la innovación en diseño, enfriamiento, electrificación, diseño de racks y blades, ha sido fundamental. De contar con 152 centros de datos en 2003, se han reducido a 56 únicamente en 2017.
  3. Cloud: El futuro está en la nube híbrida.

 

Según el informe, en 2014 cada empleado le costaba a la empresa 13,560 dólares al año, mientras que en 2016 la cifra se ha reducido a 12,200 dólares, gracias a la optimización de TI. De 106 mil empleados que tiene Intel actualmente, 5,775 pertenecen al área de TI.

En opinión de Villalta, los data centers pueden bajar hasta un 44% en costos de refresh, y se puede llegar hasta un 65% con servidores desagregados; es decir, se pueden lograr ahorros en gastos operativos de hasta un millón de dólares al año.

La compañía también ha conseguido una mejora de 39 semanas en comercializar sus productos a través de una plataforma de aprendizaje automático que descubre posibles errores durante la fase de diseño de un producto antes de que entre en la fase de manufactura.

El informe completo puede descargarse en este enlace.

Leer más

5 factores clave en la transformación digital

5 factores clave en la transformación digital

La penetración de banda ancha en América Latina se duplicó de 2010 a 2015, según datos de Frost & Sullivan Latinoamérica y Avaya.

América Central, por su parte, bien puede tener un desempeño estelar: para 2017, se prevé que el crecimiento de su economía triplique el de Latinoamérica en su totalidad, con un incremento del PIB de 4.1 por ciento.

Ambas compañías presentaron una perspectiva de la trasformación que experimenta la región y cómo la penetración móvil, pronosticada en 78% para 2020, se ha convertido en el eje de la transformación digital.

Se trata de una gran oportunidad para todas las compañías de la región sin importar su tamaño o el sector al que pertenezcan. Sin embargo, de acuerdo con el informe, las claves del éxito dependerán de cinco factores:

  1. El impulso de transformación debe venir desde la cima, el presidente ejecutivo y los líderes de las compañías deben ser los primeros en generar ese cambio.
  2. Mejorar no es suficiente: las empresas deben explorar nuevos modelos de negocios.
  3. Innovar es imprescindible si se quiere alcanzar éxito.
  4. Impulsar las alianzas existentes y crear nuevas será clave para acelerar el negocio.
  5. El cambio es ahora: Transforme su negocio o algún otro lo hará por usted .

 

Los nuevos competidores, la digitalización, los nuevos modelos de negocio y los productos como servicio son las fuerzas detrás de ese cambio. En particular, el mercado de nube pública y las oportunidades que esta trae para la región este año llegará a 2,800 millones de dólares, según las previsiones; esto representa un crecimiento de 31.5% desde 2015.

En servicio al cliente, el escenario es también auspicioso para las empresas que adoptan el camino correcto. Frost & Sullivan demuestra cómo esta ‘era de consumo tecnológico’ implica mayores expectativas por parte de los clientes: experiencias conectadas, siempre disponibles y on demand; experiencias constantes y sencillas, con baja tolerancia para experiencias negativas y alto esfuerzo.

Leer más

Chief Digital Officer, el líder de la transformación digital

Chief Digital Officer, el líder de la transformación digital

“¿Y quién será el responsable del proyecto?”. En los consejos directivos de las organizaciones, dicha pregunta no siempre tiene una respuesta fácil y puede producir silencios incómodos.

Los planes de transformación digital causan las mismas reacciones. Las empresas, en todas las latitudes e industrias, reconocen la importancia de iniciar esta evolución, pero llegado el momento, la cuestión surge de inmediato: ¿quién debe liderar el viaje hacia la innovación?

En muchas organizaciones, la respuesta se ha materializado en un nuevo rol corporativo: el director de Digitalización, o Chief Digital Officer (CDO), a quien se le encomienda concretar la evolución innovadora del negocio. Por la sustancia digital del cargo, que indudablemente exige una sólida competencia tecnológica en materias como Internet de las Cosas, Big Data, movilidad, desarrollo de aplicaciones, entre otras, se asume que el director de Sistemas (CIO, por sus siglas en inglés) es un candidato ideal para la responsabilidad.

Sin embargo, de acuerdo con encuestas entre corporaciones globales, sólo el 35% de los CIO dirigirá la transformación digital de sus organizaciones. Un dato que sugiere que los directivos de Tecnologías de la Información (TI) no son la primera opción para comandar una iniciativa tan trascendente. Estos especialistas también deben afrontar una pregunta, al parecer, sin respuesta sencilla: “¿Y por qué yo no?”.

 

CDO: una evolución posible para el experto TI

En la elección de un líder para dirigir la transformación digital, según los expertos, la mayoría de los CIO pierde la oportunidad en la misma situación: no logran demostrar, en forma contundente, que su habilidad tecnológica está firmemente alineada a los valores de negocio.

Por ejemplo, los CIO pueden proyectar un gran conocimiento sobre IoT (sus características, formas de implementación, costos de infraestructura), pero pierden confianza ante cuestionamientos que un CDO debería responder: ¿qué significará IoT para la experiencia del cliente? ¿esta innovación generará nuevas oportunidades o líneas de negocio? ¿tendrá un efecto negativo en una oferta? ¿cómo influirá IoT en la estrategia de ventas y mercadotecnia?

En ese sentido, en el marco de una transformación digital, el CDO entiende qué necesita cambiar, por qué debe hacerlo y cuál será la repercusión de negocio, mientras que el CIO se concentra en cómo realizar la modificación.

No obstante, un líder del área de Tecnología o Sistemas puede tomar las riendas de una iniciativa digital si cambia su enfoque y desarrolla nuevas capacidades. Entre otros aspectos, debería poner atención a:

  • Mejorar la comunicación con los líderes de negocio. En sus diálogos con los gerentes y directivos de otras áreas, es necesario reducir el uso de palabras como “algoritmo”, “protocolo” o “zettabytes”, y privilegiar conceptos como “trayecto del cliente”, “ventas multicanal” y “experiencia del usuario” –entre otros. Esto implica una nueva actitud y enfoque: no sólo pensar en el costo, la implementación y la gestión de la innovación, sino en cómo utilizarla para alcanzar metas de negocio que generan valor a la empresa.
  • Definir nuevos parámetros de colaboración. Dado su foco y experiencia en la operación, los CIO tienden a hablar y pensar en escala de “proyectos”. Hoy, la prioridad es interactuar con los distintos departamentos empresariales, entender sus objetivos y plantear “resultados de negocios”. El CDO es un habilitador de capacidades, no un gestor de tareas. Los mejores CDO detectan las necesidades de las áreas corporativas, incluso antes de que éstas las reconozcan.
  • Nueva escala de valores. En la dinámica de su equipo de trabajo original, el departamento de Sistemas o Tecnología, el CIO debe inculcar una cultura de la velocidad, la agilidad y el foco en el cliente. Esto creará una mentalidad “de CDO” entre los especialistas técnicos, lo que enriquecerá su visión de la empresa, la toma de decisión y el liderazgo.
  • Colaboración multidisciplinaria. En su camino a la posición de CDO, un líder tecnológico hará bien en acostumbrarse a trabajar con especialistas en ventas, mercadotecnia, logística, administración, producción, redes sociales, atención al cliente, etc. Sumar la perspectiva de estos colaboradores, en las metas de TI, fortalece la capacidad de análisis y ejecución de un CDO.

 

Más allá de estos aspectos, para asumir el timón de una transformación digital, los CIO deben superar un gran desafío. En muchas ocasiones, abrumados por las tareas operativas de TI que deben atender todos los días, los CIO no tienen tiempo para desarrollar la visión, la creatividad y las capacidades que exige el rol de CDO.

En este aspecto, las soluciones de código abierto empresarial son un apoyo ideal. Soluciones de software para infraestructura, automatización, desarrollo y gestión de nube entre muchas más, facilitan la administración y operación de la infraestructura de TI existente y habilitan el camino a tecnologías emergentes. Ambas capacidades permiten que el líder de TI se concentre en la transformación innovadora del negocio, y tome mucho menos tiempo en tareas operativas.

Un CIO que se compromete con una nueva visión y el desarrollo de nuevas habilidades puede, sin lugar a dudas, ponerse al frente de una transformación digital, la transformación de la organización hacia el futuro de un negocio que evoluciona.

Por Olivia Salas, Directora de Marketing de Red Hat México

Leer más

La transformación digital no es una moda pasajera

La transformación digital no es una moda pasajera

Los últimos 100 años de esta era han sido emocionantes; hemos evolucionado en las radiocomunicaciones, pasando por los transmisores, los chips, los satélites y llegando a las PC y el Internet.

Hoy, vivimos la era de la computación en la nube, de las aplicaciones y, claro, de la realidad virtual. Esa última dejó de ser un deseo solo para los gamers y pasó a ser algo importante para algunas empresas.

Datos de la consultora IDC indican que para el 2020 el 40% de las 3,000 principales empresas latinoamericanas verán que la mayoría de sus negocios dependerá de su capacidad para crear productos, servicios y experiencias mejoradas digitalmente.

Con tantos acontecimientos y cambios de comportamientos, y hasta de conceptos, resulta extraño imaginar que sus procesos de negocio y su mercado no hayan sido atendidos. Ellos fueron profundamente impactados, serán más todavía, y todo eso puede ser una gran oportunidad.

Siendo un pequeño distribuidor, gran industria o incluso productor rural, ustedes saben que su negocio está regido por las mismas reglas que existen desde por lo menos 50 años. Pero también saben que su contador emite facturas electrónicas, que su almacén podría tener sensores de conteo automático, que su plantación puede ser rastreada a través de satélite o drones y que el cliente, muchas veces, sabe más acerca de su negocio que el propio vendedor.

La transformación digital no es una moda pasajera. El término propagado por la consultora Gartner existe, básicamente, para explicar que las compañías y gobiernos pasan por una ola de cambios profundos: los procesos nunca volverán a ser como antes. Hoy y mañana, la avalancha de software en la nube, aplicaciones e inteligencia artificial con analíticos va a sacudir los cimientos de su negocio, cambiará el mercado de los consumidores, pero lo más importante es que dará mucho más control, más posibilidades y, por supuesto, muchas más oportunidades.

La paradoja entre control y creatividad en la gestión siempre ha sido un tema candente en las escuelas de negocios y entre consultores; así, la transformación digital es un enfoque que comprende esta supuesta división de conceptos.

 

La tecnología y la forma de trabajar

Actualmente, es inaceptable que existan áreas de una empresa que no hablen y se ayuden mutuamente. El trabajo colaborativo no alineado es la base de la creatividad y esto es posible gracias a las plataformas digitales de trabajo, en un entorno único, donde el control y la libertad no son antagónicos.

Por ejemplo, tener portales, chats y flujos de trabajo integrados a los sistemas del negocio y contar con archivos organizados en un entorno digital –con inteligencia artificial para hacer la gestión del conocimiento automáticamente– ofrece las mejores respuestas para cualquier búsqueda.

Los datos, que en la era digital tiene más valor que el dinero, forman parte fundamental de su estrategia. Conociendo bien su negocio, por dentro, es mucho más fácil aplicar y correlacionar estos datos con la información de su mercado, su región y así sucesivamente.

Sólo existe una certeza para los próximos 100 años: vamos a vivir micro revoluciones cada cinco años en promedio. Los procesos te llevarán lejos y una pequeña o mediana empresa tendrá los mismos beneficios que una corporación global, ya que el acceso a los sistemas se ha convertido en algo más accesible, gracias al costo decreciente de los chips de memoria y procesamiento en la nube.

Usted puede tener en su empresa una plataforma de desarrollo y construir usted mismo su transformación digital que lo lleve a responder rápidamente a las condiciones cambiantes del mercado y a ofrecer nuevas experiencias al cliente.

Por Mario Almeida, director de movilidad y ecofluig de TOTVS  

Leer más

La brecha digital se ha vuelto un abismo

La brecha digital se ha vuelto un abismo

Las economías desarrolladas digitalmente en todo el mundo continúan progresando gracias a mayores inversiones y adopción de Tecnología de la Información y Comunicaciones (TIC).

Al mismo tiempo, las economías en desarrollo digital también han comenzado a acelerar su crecimiento mediante la inversión estratégica en las capacidades de TIC y su viaje hacia la transformación digital; sin embargo, la brecha sigue creciendo.

Esos son algunos de los hallazgos en el recién anunciado Índice Global de Conectividad (GCI, por sus siglas en inglés) 2017 de Huawei, el cuarto estudio anual que muestra cómo los países están progresando con la transformación digital basada en 40 indicadores únicos que cubren cinco tecnologías: banda ancha, centros de datos, nube, Big Data e Internet de las Cosas.

La inversión en estas cinco tecnologías clave permite a los países digitalizar sus economías. A través de una planificación centralizada, la potencial conectividad puede ser aprovechada totalmente y las capacidades de TIC pueden apoyar el crecimiento positivo de las economías nacionales.

De acuerdo con GCI 2017, el progreso global hacia una economía digital está acelerando su ritmo. El puntaje mundial del GCI subió cuatro puntos porcentuales desde 2015. El informe muestra que las TIC se han convertido en un motor del crecimiento económico.

De los 50 países analizados, 16 se consideran Frontrunners (delanteros), 21 son Adopters (adoptadores), mientras que los 13 restantes son Starters (arrancadores). Estos grupos reflejan el progreso de las naciones en la transformación digital.

Los Frontrunners (PIB promedio per cápita de 50,000 dólares) son en su mayoría economías desarrolladas, incrementando continuamente la experiencia digital de los usuarios, utilizando Big Data y IoT para desarrollar sociedades más inteligentes y eficientes.

Los Adopters (PIB promedio per cápita de 15,000 dólares) se enfocan en aumentar la demanda de TIC para facilitar la digitalización de la industria y el crecimiento económico de alta calidad.

Los Starters (PIB promedio de 3,000 dólares) están en la primera etapa de la construcción de infraestructura de TIC y se enfocan en aumentar el suministro de TIC para dar más acceso a las personas al mundo digital.

El informe dice que los planificadores económicos deben prestar atención prioritaria a la creciente desigualdad, señalando que “la brecha digital se convierte en un abismo digital”.

“Al examinar tres años de datos en el GCI, vemos una creciente desigualdad, una versión TIC del ‘Efecto Mateo’, la teoría de la sociología que dice: ‘los ricos se hacen más ricos y los pobres se hacen más pobres’”, reporta el estudio. Esto sugiere que los grupos o individuos que tienen una ventaja acumulada con el tiempo no sólo triunfan, sino que aprovechan su ventaja inicial para alejarse cada vez más de los competidores. Los legisladores deben entender que esta creciente brecha digital afectará a todos los sectores de la economía y la sociedad.

“Las naciones que no pueden construir un crecimiento económico sostenible también pueden tener dificultades para alimentar, educar y proporcionar oportunidades de trabajo para su gente”, se menciona en el informe.

Los Frontrunners lograrón un aumento de 4.7 puntos GCI de 2015 a 2017 aprovechando las capacidades de la nube, Big Data e IoT. Los Adopters experimentaron un incremento de 4.5 puntos en promedio. Los Starters más lentos cayeron más lejos en su capacidad de competir en la economía digital, con solamente una mejora de 2.4 puntos en el conteo total de GCI.

Las áreas clave en las que la desigualdad es un problema incluyen las suscripciones a banda ancha móvil, la mano de obra de TI per cápita, la inversión en TIC por PIB, la descarga de aplicaciones por habitante y la base instalada de IoT per cápita. Cabe señalar que un aumento de un punto GCI es equivalente a 1) un aumento de la competitividad del 2.1%; 2) un aumento de 2.2% en la innovación nacional; y 3) un aumento de 2.3% en la productividad.

El estudio GCI 2017 revela que la relación entre la inversión en TIC y el crecimiento del PIB es generalmente aceptado en el gobierno y la industria. Examinando los datos del GCI 2017 con numerosos modelos de pronóstico económico, el informe dice que una nación que aumentó la inversión en inversión de TIC en infraestructura un 10% adicional anual de 2017 a 2025, puede beneficiarse de un efecto multiplicador. “Usando este modelo de impacto económico encontramos que cada dólar adicional de inversión en infraestructura de TIC podría traer un retorno de 3 dólares en el PIB en la actualidad, 3.70 dólares en 2020 y el retorno potencial aumenta a 5 dólares en 2025”.

“La brecha cada vez mayor ha tenido un impacto significativo en los países a medida que se desarrollan y se abren camino hacia la transformación digital”, dijo Kevin Zhang, Presidente de Marketing Corporativo de Huawei. “Para mantenerse competitivas, las naciones en una etapa temprana de la transformación digital necesitarán priorizar el desarrollo de la infraestructura TIC, especialmente la conectividad de banda ancha y la adopción de la nube a un nivel estratégico en planificación económica para activar los recursos locales y alcanzar un crecimiento sostenible. Al mismo tiempo, las naciones que apuntan a capitalizar su estado de Frontrunner desearán priorizar la nube como un catalizador potente para iniciar una reacción en cadena de la transformación a través del big data y de IoT”.

Los 50 países evaluados por el GCI 2017 representan el 90 por ciento del PIB mundial y el 78 por ciento de la población mundial.

Leer más

El CIO moderno debe alinearse a las necesidades del negocio

El CIO moderno debe alinearse a las necesidades del negocio

La transformación digital provocada por el surgimiento de nuevas tecnologías y herramientas ha motivado un cambio en la percepción de las organizaciones respecto a sus plataformas de tecnología de información y comunicaciones (TIC).

Brindaré una serie de puntos reflexivos en torno a esta transformación y a continuación una visión de lo que estos puntos están motivando para el futuro de las organizaciones y los negocios que atienden.

 

1. La nueva era digital de las tecnologías de información y comunicación demanda que las empresas y organizaciones en general busquen, para permanecer y participar en los mercados que atienden, avocarse a optimizar sus presupuestos de TI disminuyendo sus costos de operación, mantenimiento y administración, utilizando los nuevos dispositivos y ambientes que han surgido para ello.

2. En la actualidad, la visión de una plataforma propietaria de TI al 100% se observa cada vez menos atractiva. La posibilidad para las empresas de utilizar sistemas externos para realizar sus procesos o parte de ellos como una alternativa, se ha ido convirtiendo en una constante cada vez más demandada, lo cual ha favorecido que las operaciones de negocio, sean menos costosas y más eficientes.

3. Los CIO de las empresas modernas deben estar alineados a las necesidades del negocio, para que, derivado de ello, sea elegida la plataforma tecnológica que atenderá los procesos, observando todas las posibles alternativas que se tengan a disposición para satisfacer las expectativas de la organización al menor TCO posible.

4. En el contexto actual, las organizaciones deben entender que asegurar la calidad de las soluciones de infraestructura tecnológica no es suficiente para afianzar la rentabilidad del negocio. Deben asegurar la calidad total de los servicios o productos que otorgan a sus clientes.

5. La tecnología tiende a ser descentralizada en toda empresa. Los líderes de las unidades de negocio deberán convertirse a través de sus CIO en los principales tomadores de decisiones para las compras de tecnología, de manera que se garantice un firme compromiso de la dirección con la innovación y la excelencia operativa.

6. Deberá prevalecer un binomio entre los directivos de la organización y el CIO, con un enfoque que aproveche las experiencias de adaptación a los cambios realizados para atender su mercado, observando la evolución de la tecnología para incorporar todo avance que pueda potenciar los objetivos del negocio.

 

Los puntos expuestos arriba tratan de brindar una visión resumida sobre el estado del arte, de lo que significa establecer y administrar una plataforma de TI en una organización hoy en día.

Las tecnologías de información y “comunicación”, con mayor acentuación de aquí en adelante, deben ser consideradas como parte de los principales objetivos de los líderes de las unidades de negocio. Éstas deben ser consideradas con la visión de que cualquier negocio requiere, para lograr sus fines, integrarse al mundo real que excluye de competir y tener éxito a aquellas organizaciones que se abstengan de operar sus procesos al margen de una adecuada digitalización.

Un aspecto a recalcar es lo que ha venido sucediendo en el pasado en relación a la adquisición de las plataformas de TI que han sido y son utilizadas en las empresas, en donde varios o múltiples tomadores de decisiones participan en esta actividad, lo cual da por resultado una fragmentación del poder de compra frente a los proveedores, incrementando los costos.

La pluralidad de alternativas para diseñar una plataforma de TI requieren ser evaluadas sobre todo en función de los objetivos del negocio. Es necesario descartar la idea de que el CIO es el único encargado para elegir una solución “ad hoc”, considerando a la tecnología como una herramienta más, sin haber considerado su adquisición como una parte fundamental del negocio, decisión que debe ser tomada fundamentalmente por el líder de la organización. Sobre todo por lo que expongo en el punto “d” anterior, asegurar la calidad total de los servicios o productos que otorgan a sus clientes.

La evolución de las TIC está en un constante proceso de expansión y cambios, invitando a sus usuarios a estar atentos de las novedades que surgen y la posibilidad de potenciar su posición en el mercado. Esto da como resultado un nuevo enfoque hacia la administración de sus plataformas. La administración de cualquier negocio requiere ser manejada integrando como parte de ella a las TI.

Una práctica que ha empezado a darse es la descentralización en la adquisición de tecnología; las áreas de negocio autorizan sus propios dispositivos, crean sus propias aplicaciones y compran su propio hardware y software. Este tipo de prácticas puede resultar conveniente siempre y cuando estas adquisiciones se realicen bajo un plan integral coordinado y vigilado por el área de TI, de otro modo, la descentralización sin control aumentaría las vulnerabilidades de seguridad drásticamente.

Algo fundamental en una organización es que el departamento de TI permanezca como responsable de la seguridad cibernética, teniendo la función de calificar ante la dirección cualquier desviación o vulnerabilidad que pueda presentarse por la incorporación de elementos que trate de instalar cualquier área interna.

Una buena práctica es inducir dentro de las organizaciones, que las diversas áreas que la integran tengan el permiso y autorización de impulsar la innovación, todo ello bajo acuerdo con el departamento de TI. En ese sentido, los CIO y su personal actuarán como consultores, brindando orientación, propuestas y esquemas de seguridad para nuevas soluciones tecnológicas.

Leer más
Página 1 de 612345...»»