Inicio Tecnología 2017 Techo estructural del segmento móvil (Columna de Ernesto Piedras)

Techo estructural del segmento móvil (Columna de Ernesto Piedras)

No deja de impresionar el crecimiento que está teniendo el mercado móvil en estos últimos meses del año: 1.1 millones de líneas en promedio cada mes entre octubre y diciembre. Así, al término del año tendremos en el país más de 56 millones, con lo que se habrán agregado aproximadamente 10 millones de líneas en tan sólo un año.

De manera regular, el dinamismo del segmento móvil ha resultado en que el número de usuarios ha ido creciendo en los últimos cinco años a una tasa media anual de 23%. Sin embargo, el número de líneas no podrá crecer de manera
indefinida.

La pregunta relevante aquí es ¿cuál es ese techo o potencial de crecimiento? Esta pregunta es importante tanto para fines de negocio de las empresas operadoras de servicios en el sector de telecomunicaciones y sus proveedoras de
equipo, pero también lo es para las autoridades en el campo de la política pública del sector y de desarrollo social, porque ya no hay duda del impacto que de estos servicios se deriva en términos de bienestar social y productividad.

Inevitablemente el mercado de telecomunicaciones móviles alcanzará un punto de inflexión a partir del cual seguirá su crecimiento, pero a tasas decrecientes, para alcanzar “asintóticamente” el techo estructural del segmento.

El techo del mercado mexicano

En un análisis desarrollado por The Competitive Intelligence Unit con base en información macroeconómica y sociodemográfica, se identifican las diferentes fases del mercado potencial, con sus restricciones y áreas de oportunidad para los operadores.

A menos que haya un cambio tecnológico que reduzca significativamente la inversión necesaria en infraestructura y de esa manera reducir costos (y tarifas) que permitan una mayor penetración y cobertura móvil, la teledensidad
móvil alcanzará el rango de 67-70%, o en otras palabras, 76-80 millones de líneas móviles en 2010. En términos generales, la proporción de líneas potenciales respecto al total de la población proyectada para cada año, se
obtiene restando a la población menor a 10 años, a la población en pobreza extrema (según definición de capacidades de la Sedesol), y a la vez ajustando por duplicidad derivada de las personas que tienen más de una línea. Así, entre las principales variables identificadas como determinantes de la demanda se encuentran:

Edad de la Población Asequible. Además de identificar a la pobreza, se identificó como limitante de la penetración a la población de 10 años o menor, tanto por razones de poder adquisitivo como por hábitos sociales asociados. Se encontró que la disminución previsible de la proporción de la población de 10 años y menor, opera en términos de expandir el mercado asequible por las empresas.Número de usuarios que poseen más de un acceso móvil. Los incentivos para poseer más de una línea o teléfono móvil, tienen que ver principalmente con tres factores. Primero, el que podemos llamar Tecnológico-Regulatorio, que se refiere a los usuarios que debido a la plataforma que utilizan para comunicarse, incurren en altos gastos de interconexión con otros operadores y reducen su consumo habilitando otra línea con un operador distinto. Segundo, el Geográfico, relativo a las personas que tienen contratada una línea en su lugar de residencia y cuando cambian de ciudad contratan un número adicional. Y tercero, el Socioeconómico/Profesional, como aquellos que ya poseían una línea móvil y reciben un teléfono extra por parte de su empleador. Si bien es cierto que existen países como Finlandia y el Reino Unido cuya penetración móvil reportada rebasa, tan sorprendentemente como pueda sonar, el nivel de 120%, debe tomarse en cuenta la diferencia de hábitos de consumo de dichos servicios y el poder adquisitivo, por lo que su experiencia no es directamente previsible para el mercado mexicano.Pobreza Extrema. Como era razonable esperar, se encontró que la principal limitante para la penetración de estos servicios móviles es la pobreza, que caracteriza a un porcentaje importante de nuestra población. Es por ello que medidas regulatorias como la introducción de “El que llama paga” incrementó en el pasado dramáticamente la demanda en amplios segmentos de los niveles socioeconómicos medio y bajo.

Es importante mencionar que la tendencia de la pobreza ha sido a la baja, sin embargo, en México dicha cifra alcanza aproximadamente una cuarta parte de la población total. Sin embargo, destaca el hecho de que reducciones razonables de la pobreza extrema elevan el techo del mercado potencial a niveles superiores a los 86 millones de líneas.

Con todo, es de esperar que los operadores móviles tengan para competir aproximadamente 24 millones de líneas en los próximos cuatro años. Sin embargo, es tarea conjunta de la política pública del sector, así como de las autoridades de desarrollo económico y social, trabajar de manera efectiva para continuar expandiendo el techo del mercado móvil. Por su parte, a la fecha el mercado y las empresas que en él operan, han hecho buena parte de ese trabajo.

Fuente: El Economista, Ernesto Piedras, Director General de The Competitive Intelligence Unit (www.the-ciu.net) 

Opinión