Telcel, clave en licitación de espectro

Por Mundo Contact | 10 noviembre 2009 | Tecnología

De no participar, se corre el riesgo de declararse desierta, advierten analistas

Analistas advirtieron sobre los riesgos que habría si Telcel decide no participar en la licitación en la nueva banda del espectro para servicios móviles, los cuales podrían ir desde menor recaudación hasta que el proceso se declare desierto.

Gabriel Sosa Plata, especialista en telecomunicaciones, dijo que el gobierno no recaudará lo esperado, y si la empresa se ampara, entonces se entorpecería el proceso para la entrada de un nuevo participante.

Es posible que Telcel se ampare en contra de las modificaciones a la Ley Federal de Derechos, que exime del pago de esta contraprestación, por dos años, a los operadores que ganen estas frecuencias, expresó.

La telefónica dijo estar en desacuerdo con estas nuevas disposiciones por considerar que implican un trato diferenciado frente a los operadores actuales, que nunca tuvieron esos privilegios, y podrían generar distorsiones en la próxima licitación del espectro. Ante esto, la empresa anunció que será hasta que se publiquen las bases de licitación cuando tome una determinación sobre estas medidas fiscales.

En este sentido, Sosa Plata consideró que debido a que la Comisión Federal de Competencia (CFC) fijó un límite de acumulación de espectro a cada operador de 80 MHz, en la suma de tres bandas, Telcel sólo podría aspirar a 10 MHz en la región 9 en la banda de 1.7 -2.1 GHz, que es en la que se otorgarán los privilegios fiscales.

“Telcel tiene más que perder que ganar con la próxima licitación, pero que no participe daría ciertas ventajas a nuevos operadores como Televisa, además de que el valor del espectro que recuperaría el gobierno sería menor”, dijo.

Ramiro Tovar Landa, director de Estudios de Regulación del ITAM, manifestó: “Sin duda la no participación de Telcel en la subasta de 1.7 GHz tendrá un efecto negativo en las posturas a ser ofrecidas en la subasta por el resto de los participantes”.

Se trata de una licitación en la que, de manera gradual, se desincentiva la llegada del mayor número de interesados, tanto por el tope a la acumulación de espectro, que no favorece la introducción de nuevos servicios por parte de los actuales competidores, como por el condicionamiento que la CFC imponga a la participación de cada uno de los interesados potenciales. “Ante esto, el efecto sobre la recaudación que tendrá dicha subasta será negativo, pues a menor número de participantes menos es el monto necesario en la puja para ganarla”, destacó.

El también experto en temas de competencia advirtió que el gobierno se equivoca si piensa que con el subsidio que implican las reformas a la Ley Federal de Derechos se elevará el monto de la puja.

“Los beneficios de la reforma son uniformes a todos los participantes, y debido a la posible exclusión o no participación de Telcel por insuficiencia en el tope de acumulación de espectro o exclusión por resolución de la CFC, el efecto sobre la puja de los restantes será negativo y por tanto podría ser una licitación desierta o fracasada en términos de recaudación”, subrayó.

Fuente: El Universal, México